Opinión Personal: Pixar, o hasta los mismísimos de las lamidas de falo al estudio.


Lo digo claramente y desde el principio para que si queréis, os caguéis en mi: salvo Los Increíbles y Toy Story 2, todo lo que ha hecho Pixar me parece de bien para abajo como mucho. No es que sea sobrevaloración lo que tienen (Que también), sino un fanboyismo propio de los sectarios de Apple cuanto menos. Y lo peor es que la gente se empeña en comparar otros estudios de animación con la misma y resulta, en mierda tirada gratuitamente simplemente “porque no es de Pixar”

Últimamente se dice que sus últimas películas (Brave, Cars 2) no son tan buenas. Y no es así señores. Es lo mismo de siempre, pero pasa como si comieses hamburguesa de McDonalds todos los días. Los primeros días todo serían risas y jolgorio. Al 7º día comiendo lo mismo estarías hasta los cojones.

Porque todas siguen el mismo esquema. O casi el mismo: Pringado/Persona o cosa que no esta contenta con su vida quiere triunfar. De repente aparece algo/evento que le ofrece la oportunidad de cambiar y ser el puto amo. Durante un tiempo lo consigue, hasta que descubren su secreto. Entonces siendo rechazado buscará su “inner truth” y triunfará, ganándose el favor de la comunidad y la confianza en si mismo.



De esta, ni un puto personaje evita caer en los clichés, o evita ser típica historia vista 1000 veces antes… hasta el protagonista es insufrible. Verla es una puta tortura.

Y la gente se le va llenando la boca de que “Es que son adultas” o “es que gustan tanto a niños como a adultos”. Ya, por eso la que más gusta a los crios es Cars 2, que irónicamente es la mas vilipendiada por adultos al ser claramente infantil. Señores, la dualidad es algo que raramente se alcanza. Es como la gente que dice que solo una película PG 18 es adulta. Un tema adulto se trata por ejemplo en “Como un hombre ama a una mujer”, por citar una película medianamente conocida que trate sobre problemas cotidianos. O si te vas al terreno de la ciencia ficción, tenemos Gattaca en la que se plantea un tema adulto que te hace pensar. Pero un chef que maneja sus manos a través de los tirones de pelo de una rata dentro de su gorro no es adulto. Joder, es hasta antihigiénico, si te paras a pensarlo. Y mezcla mierdas como espíritus y ostias. Eso de adulto poco. Y para los niños, meten chistes fáciles y coñas de egb como mucho. Ojo, no digo que la animanción no pueda tener temas adultos. Lo que digo es que mezclar cosas no suele acabar bien, y Pixar no es una excepción a esta regla.

Y eso me jode, porque yo cuando veo una película me gusta que tenga claro a quien quiere llegar. Puede que no sea a mí al público al que se dirige, pero al menos, que ella misma sepa que quiere ser. Por eso he disfrutado tanto de Los Increíbles. Aparte de ser una muy buena película de superhéroes y ser mas o menos original, tiene claro que quiere ser una película de aventuras para todos los públicos. No en vano fue realizada por Brad Bird, que curiosamente se fue del estudio por peleas con los máximos dirigentes de Pixar por su forma de dirigir las historias. Es mas, Los Increíbles inicialmente iba destinada a ser otra película típica de pixar en esto de tirar a ambos lados (Si habéis visto el como se hizo y las escenas eliminadas presentes en el DVD o BR, lo sabréis) pero lo quitaron precisamente, porque pensaban que entonces la película entraría en tierra de nadie.



Y recordad, niños. Si debéis realizar vuestros sueños de chef, llevad una rata a la cocina. Todo saldrá bien. Y si la rata es de color azul y sabe cocinar, dejad de meteros LSD.

Eso es lo que, y hablando de la competencia, disfruto de películas como Kung Fu Panda o Monstruos contra Alienígenas. La primera nos trae un panda que es un pringado pero esta contento con su vida. Y eso es lo que lo hace adorable. No es el típico estereotipo de “quiero una vida mejor”, que aunque sueñe con ella sabe cual es su sitio. El destino acaba dándole lo que desea pero cuando se da cuenta de la responsabilidad que ello conlleva se asusta. Y tiene que hacerle frente, le guste o no. Y al final de su viaje, sigue siendo el mismo que al principio. Aparte de humor fino y coñas al género de películas de ostias por doquier. Monstruos contra Aliens por otra parte, te da precisamente lo que el título de la película dice. Y ciertos momentos de la película son inmejorables (El discurso del malo sobre porque es malo, es desternillante y una clara crítica a “soy el malo porque el mundo me ha hecho así y no te mato cuando puedo porque quiero que me comprendas). Son películas que saben lo que quieren hacer. Y coño, no tengo que tener 10 años para disfrutar una película de animación infantil o simple.

Pasamos a otro de los supuestos puntos fuertes de Pixar: La animación y su calidad. Cierto que es muy buena en el peor de los casos. Pero la animación no convierte algo en obra maestra, al igual que los buenos gráficos no convierten un videojuego en bueno. Ahí tenéis Final Fantasy: La Fuerza Interior, cuya animación sigue siendo impresionante aún a día de hoy, pero fue vilipendiada por su argumento (Y porque la gente se esperaba ver Final Fantasy VII en pantalla, pero eso es otra historia). Y ojo, que a mí esa película me encanta (La tengo en VHS, en DVD y caerá en BR cuando la vea a un precio asequible). Precisamente, Final Fantasy LFI es una película que solo tira a temas adultos, siendo incomprensible para un niño si la ve.

De modo que las historias suelen ser clichés, intentan contentar a todos los públicos y se quedan en tierra de nadie, la animación es muy buena, ¿Qué nos queda? El fanboyismo.

Vamos con un ejemplo personal: Yo soy fan de Arnold Schwarzenegger. Pero eso no significa que me gusten todas sus películas. Recuerdo cuando fuimos a ver su última película antes de que entrase a Gobernador de California, Daño Colateral, y tanto mi colega como yo salimos de la sala decepcionadísimos. Ni siquiera la presencia del Austriaco compensaba la cinta un solo minuto. Y no me dio miedo decirlo. Pero además, cuando alguien me dice que “Commando” es una peli llena de clichés o estúpida, se lo concedo. También le digo que si vió Commando esperando ver dilemas sobre la guerra o el sufrimiento en el campo de batalla de forma realista y rigurosa, iba mas perdido que un pulpo en un garaje. Aparte de que dichos clichés y estupideces hacen a la película lo grande que es, pero eso ya es cuestión de gustos.



En toda entrada que se mencione Final Fantasy LFI hay que poner a la doctora Aki Ross ¿Quien no querría encontrar su espíritu? .

Pero con Pixar, uno no sabe que esperarse. Entre la gente que alaba lo que saquen, sea lo que sea, y la experiencia previa con sus películas, no sabes que vas a ver, para mal. Y ya te vale decir algo como que no te gustó, porque entonces es que no tienes ni idea de cine. Y jode, ahora con el auge de Internet, la expectación que se levanta con cada imagen, teaser o trailer que saca el estudio. No puedes ir al baño sin que la cisterna te pregunte si has visto lo nuevo de Pixar, o que alguien te suelte lo de “Va a ser un peliculón” con solo ver la imagen (La humanidad, haciendo juicios de una imagen, noticia o trailer desde 4000 a.C.).

En resumen, que no aguanto a Pixar. Pero realmente no es culpa de ellos. Es culpa de la gente que los defiende y los sube a un puto pedestal. Me pasó como con Blade Runner, que la gente la ponía por las nubes, que si orgasmo cinéfilo, que si la obra magna de la Scifi,… y luego la ví y sin ser mala, no me pareció para tanto. Comentas dicho pensamiento y la gente en vez de decir “bueno, a ti no te pareció para tanto y a mi si, no pasa nada, ni tu opinión invalida la mía ni viceversa” te salen los típicos subnormales o infraseres entendidos de cine diciendo que “si no la entendiste bien” o “si no viste el montaje del director que es la que mola” o si no tienes puta idea de cine y tus gustos son los de un mandril, y etc… y claro, le vas cogiendo aún mas tirria a la película de marras cuanto mas ves estas opiniones.

Me pasa tanto con Pixar lo de coger tirria, que no he visto ni pienso ver Toy Story 3, al menos, por ahora. La primera no estaba mal, la segunda me gustó mucho mas (Porque se dejaban el puto cliché de –personaje descubre que es un fraude y se deprime por ello pero encuentra su inner strenght- y tiraban a algo menos visto, la subida de fama a la cabeza, además, de que no solo es el duo Woody-Buzz, sino que se le deja mas cancha a los secundarios). Pero la 3º me da miedo precisamente, por lo arriba que la ha puesto la gente y las corridas tan brutales cada vez que alguien habla de la peliculita de marras, que si el final te hace llorar, etc, y no ves a nadie diciendo “pero tal cosa podría estar mejor”.

Todo esto podría resumirse en “que malo es el fanboyismo”. Pero hay que argumentar las cosas. Aunque contra los fanboys, no sirva de nada.