Análisis y Repaso: “The Punisher”, “Punisher Zona de Guerra” y «The Punisher: Dirty Laundry»


A poco que os guste el cine de acción o los comics, seguro que habéis oído hablar del personaje de The Punisher (No voy de snob por mencionarlo en inglés, simplemente llamarlo El Castigador se me hace raro). Y se ha hablado mucho para bien o para mal de sus adaptaciones en el cine (Película de Dolph Ludgren aparte, que solo tomaba licencias del comic en vez de adaptarlo). Una fue vilipendiada sin piedad en su salida por su falta de violencia explícita (Con el tiempo ha ido ganado adeptos), y la otra fue directa al mercado del BR/DVD.

Hace dos días vi por fin "Punisher Zona de Guerra" ¿Mi conclusión? Pues la misma: La primera de Thomas Jane sigue siendo superior. Pero guardad las piedras, porque Zona de Guerra no es mala. Es más, me planteo seriamente comprar el pack de las dos, si lo encuentro a buen precio en BR. Procedamos pues, a analizarlas primero y al final, las compararé cara a cara.





The Punisher (2004):

La historia, levemente alterada del comic, nos presenta a un Frank Castle agente del FBI en su última misión antes de su retiro (No por edad, simplemente quiere dedicarse a su familia) y en esta última misión, muere por error el hijo de uno de los jefes de la mafia más peligrosos del país. Este, haciendo responsable a Castle y por deseo de su mujer, manda asesinar al susodicho y a su familia. Castle milagrosamente sobrevive, y decide tomarse la justicia por su mano, al regresar tras una temporada recuperándose de sus heridas con ayuda de un extraño, y ver que nadie ha movido un dedo por hacer justicia.

Lo voy a decir claro: Si esta película tuviera no solo sangre a borbotones, sino momentos realmente crudos (Si habéis visto Dredd de Karl Urban, ese tipo de violencia) estaríamos hablando de la mejor adaptación de The Punisher hecha jamás. Pero una vez sabes que es PG13, queda analizar lo que la misma nos da. Y lo que queda, es el hecho de que tanto Thomas Jane como el director Jonathan Hensleigh se leyeron los comics de Punisher e intentaron plasmar todo lo que pudieron de él, pese a no mostrar tanta casquería como ellos hubiesen querido.

¿Por qué digo esto? Porque Punisher, al contrario de lo que muchos idiotas afirman, no es solo sangre y brutalidad o sadismo frío.

Frank Castle es un ejército de un solo hombre. Eso no significa que sea bueno con las armas y ya esta. Es un estratega increíble, es casi imposible pillarle con la guardia baja, nunca descansa, y no solo es peligroso físicamente, además lo es en el campo psicológico. Es un hombre que te joderá la mente antes de ir a por ti. ¿Cómo? Irá haciendo que tus amigos, mujer o amante, hombres de confianza, etc… se vuelvan contra ti, o tú sospeches de ellos. El castigo por tanto acaba siendo físico y psicológico.

Por tanto, en la película vemos como Castle, al contrario de cualquier otra cinta del género, no se limita a coger armas y dispararlas sin ton ni son. Lo primero que hace, es buscarse un enemigo dentro del clan Saint, y hacer que se vuelva contra ellos. Poco a poco, va planeando la caída de Howard Saint haciendo que su mano derecha parezca que le va a traicionar y que encima, se tira a su mujer, haciendo que el mismo Howard los mate a ambos. De paso, jode sus operaciones y hace que la gente que usa sus servicios prescinda de él. Al final, Punisher se lo hace saber todo antes de matarlo de forma dolorosa, para que sufra el doble. Es posiblemente, una de las mejores venganzas que habrás visto en la pantalla del cine. Y lo mejor es que para Punisher, no es una venganza. Como el mismo dice en la película “Esto no es por venganza, la venganza es una respuesta emocional. Para mí, solo existe el castigo”.





Y va mas allá. Cuando haces daño a sus aliados, no es el típico héroe al que le entra crisis existencial y se pone en plan “ay miarma, que malo que por mi culpa ha muerto gente bla bla lo dejo bla bla”. Eso solo lo cabrea aún más. Y no es de los que duda al disparar. Si eres de los malos, tiembla.

Las actuaciones y el casting son soberbios. Thomas Jane es The Punisher tanto en la forma de ser, como en sus actos. John Travolta también lo clava como el típico villano calmado pero psicópata. Asimismo, enemigos de Punisher del comic como El Ruso… simplemente, es comic en movimiento para bien.

La historia está perfectamente hilada, y no daré más spoilers de los que he puesto aquí. Es una historia que quizá no entre en tu top 10, pero no sentirás que pierdes el tiempo viéndola.





Punisher Zona de guerra:

La película sigue un par de años mas tarde de donde acaba la primera. Punisher ha acabado con casi todo el crimen de la ciudad, pero en una de sus incursiones mata a un agente infiltrado por error y se cuestiona si debe seguir haciendo lo que hace.

La película no se corta con escenas cruentas en esta ocasión, y tiene momentos muy bestias. Ray Stevenson da el pego como Punisher (Aunque a mi ver Thomas Jane era un poquito mejor). Pero la culpa de eso la tiene el guión.

En esta ocasión, media película es ver a Punisher con clichés que no solo no le pegan en absoluto, sino que encima ya hemos visto dos millones de veces en otras películas del género:

Blabla he matado a uno de los buenos por error lo dejo bua bua: Punisher no haría eso. Se atormentaría, si, pero nunca pensaría en dejarlo ni se pondría sentimental. Como poco, tendría aún mas determinación para seguir adelante. Encima, es un cliché estúpido y sobreusado, porque sabemos desde el mismo momento de la presentación del mismo que no lo acabará dejando tras un discurso de algún secundario o tras encontrar la paz interior (En esta película, lo primero).

Deja a la familia perseguida en su guarida protegida por un mindundi/No protege a su amigo a sabiendas de que van a por él: Punisher es un estratega nato. Nunca se le pilla con la guardia baja y siempre piensa 4 veces antes de dar un paso. Aquí no es solo el hecho de que caiga en estos errores, es que son errores en los que ningún ser humano con dos neuronas vivas caería. Todo en aras de darle más “dramatismo” a la historia, cuando no funciona porque sabemos lo que va a pasar al ser, al igual que el primer punto arriba mencionado, un cliché sobreusado hasta la saciedad en otras películas del género.

El malo (Jigsaw) tiene a tiro a Punisher, pero no lo mata: Esta ya es de traca. Estoy hasta los cojones no solo de este cliché, sino del típico “Tengo rehenes, suelta el arma… ok, ahora en vez de pegarte un tiro y ganar, voy a echarte un monólogo sobre lo mucho que molo y lo idiota que eres”. En este caso, Jigsaw además LE DEVUELVE EL ARMA CON UNA BALA. MADRE-DE-DIOS. Ni The Punisher en esta película es inteligente, ni Jigsaw tampoco. Y hablamos de uno de los enemigos más emblemáticos del comic, el equivalente a el Joker de Batman.





Hay más clichés y momentos repetidos, pero estos tres son los mas sangrantes.

Las actuaciones, salvando a Ray Stevenson que como he dicho, hace lo que puede, son malas. Empezando por el malo principal, Jigsaw, que intenta ser algo parecido a lo que fue Jack Nicholson en la 1º de Batman de Tim Burton, pero se queda en una especie de payaso sobreactuado que no consigue imponer, ni dar miedo o algo de humor, aunque sea humor negro. Su hermano da mucho más miedo y mal rollo cuando le dejan lucirse, pese a ponerlo como un psicópata random. Los “amigos” de Punisher como Microchip o su amigo de las bandas, pasan sin pena ni gloria al igual que el personaje negro del FBI que quiere cogerle, pero al final cambia de opinión.

Los puntos positivos vienen en la ambientación (Muy oscura, a la par del comic, con ese aspecto industrial oxidado y decadente) y en la atmósfera, realmente conseguida y que hace que compense un poco los puntos negros arriba mentados. Además, ciertos momentos recuerdan a The Punisher (El momento escopeta al detener a un criminal).

Los tiroteos son espectaculares y muy bien llevados. Es una pena que solo haya dos, el del inicio y el del final. En medio hay alguna secuencilla de acción, pero nada importante. No aburre, pero tampoco sorprende. En cambio y como he dicho, en los mentados tiroteos tenemos momentos muy buenos como por ejemplo, cuando Punisher le rompe la cara (Literalmente) a un enemigo de un puñetazo. No diré más para no reventar sorpresas.





Cara a cara:

A poco que hayáis leído mis conclusiones, sabréis lo que voy a decir aquí. He de decir, que si la primera tuviese algo más de la violencia de la 2º, estaríamos hablando de un filme de culto al nivel de Dredd. Pero sin eso, sigue siendo una cinta de acción y venganza muy buena.

Porque, a los que hayáis vito ambas os digo esto: ¿Recordáis la escena de la tortura del vecino con Piercings de Castle? Si es así, ¿Recordáis lo que hizo Castle cuando acaba dicha escena? Nada de sentimentalismos baratos, simplemente se levanta, se carga a los que se quedaron atrás y se prepara con mas ganas para el asalto final. ¿Y recordáis como sentisteis rabia por lo que el cabrón que le torturó le hizo? Eso no lo sientes en ninguna parte de Zona de Guerra. En parte porque mientras The Punisher de Thomas Jane se molesta en presentarte a los secundarios buenos y malos, y darle una personalidad a cada uno hasta que acaban sufriendo, Zona de Guerra presenta estereotipos con patas o con dos líneas y espera que sientas algo cuando les viene encima la negra, que por otra parte, se ve venir desde antes de darle al play.

Por esta y aún más razones, la primera película es una cinta de inicios de un superheroe (O antiheroe), que ya quisiera para sí más de un susodicho. Y es sorprendente como, con el paso de los años, crece la gente a la que le gustó dicha cinta, sobretodo fans de Punisher que, cuando pasó el cabreo e "Oh, no hay sangre" y empezaron a mirar el resto de la cinta, se dieron cuenta de que había algo mas.

La segunda en cambio, es una de esas películas que enseña (Aunque no sea su intención) que la violencia no lo es todo para representar un personaje, o contar una historia. Comparémosla con otra cinta de superhéroes con gore explícito: Dredd. Esta última usa la violencia como un elemento más de una historia en el que todo funciona como un reloj. ¿Porque? Porque no esta para impactarte, sino para que aceptes que es un mundo en el que la justicia de guante blanco es imposible, y si no eres duro, estás muerto. Además, Dredd es más Punisher que el mismo Punisher de Zona de Guerra. En Dredd, su compañera es secuestrada, y lejos de deprimirse, lanza un ultimátum que hace acojonar a todo el edificio en el que se halla atrapado. Llega al final y tenemos un stand off en el que Dredd, y haciendo gala de su credo, hace lo que sea por hacer justicia, sin miedo ni remordimientos.





¿Significa que Zona de Guerra es mala? No. Simplemente y en mi humilde opinión, no esta a la altura de la primera. Si hubiese seguido el esquema de la de Thomas añadiéndole crudeza habría sido una joya, pero tal y como esta se queda en una aceptable cinta de acción, que solo por el principio y el final merece la pena ver, aunque solo si se es fan del género.

Como fan de The Punisher, seguiré esperando que algún día alguien tenga huevos y nos saque una versión +18 del personaje, pero no esperando que la casquería me distraiga, sino que ayude a contar la historia de uno de los antiheroes mas brutales del mundo del comic. Mientras, me quedo con la versión de Thomas Jane, a mi ver una más que dignísima cinta del personaje. Pero Zona de Guerra aún siendo inferior, no es mala. Es tristemente una oportunidad desaprovechada, pero no se pierde el tiempo viéndola.





The Punisher: Dirty Laundry:

Este corto esta producido por Thomas Jane, y protagonizado por él mismo, con un papel de secundario para Ron Perlman (Hellboy). Este corto, que no se presentó en España, narra una pequeña historia de Punisher cuando se acerca a una lavandería en un barrio de mala muerte a hacer la colada.

Imaginad un comic pequeño pasado a la gran pantalla en 12 minutos. Eso es lo que es este corto: Como ver en movimiento un pequeño capítulo de Punisher. Tenemos una pequeña banda que aterroriza el barrio, un Punisher que sin levantar sospechas decide la mejor forma de atacar, planificando y buscando un método de castigar de la forma mas expeditiva posible a los pandilleros. En este corto no hay una sola bala, todo es combate cuerpo a cuerpo. Mención especial al final, donde Punisher no mata al jefe… a este se le reserva un final mas "especial".

El corto es, sinceramente, lo mejor que le ha pasado a Punisher. Deseo con todas mis fuerzas que Thomas Jane pueda hacer algún día una película de The Punisher tal y como el la quiera. Podríamos llegar a ver un peliculón epiquérrimo. De momento, tenemos esta pequeña joya de 12 minutos. Gracias, señor Jane.

Despido esta entrada con una frase de la primera película que me encanta:

Si vis pacem, para bellum: Si quieres la paz, prepárate para la guerra.