Análisis y Repaso: Red Faction Guerrilla (Xbox 360, PC)





De entrada seré honesto. Cuando compré este juego y me lo pasé, me dejó un sabor agridulce, tirando a no gustarme demasiado. Mis razones eran la pésima historia por partida doble: Tenía potencial en la misma que no era aprovechada y tenía muchas sinsentidos. Pero con el tiempo, y si bien no se ha convertido en uno de mis favoritos, sí que entiendo que el juego fue muy bueno jugablemente. De hecho, es una evolución desde el primer Red Faction en ese sentido para bien. El problema es, que solo evoluciona ahí. Si Guerrila es tu primer título de la saga o de tu experiencia videojueguil, te encantará. Si antes has jugado al primer Red Faction, o has jugando a otro juego con una historia mínimamente decente, te parecerá un título a medio gas. (Si solo has jugado al Red Faction 2 Guerrilla te parecerá GOTC –Game of the Century- por lo menos).

Vamos pues, con el análisis de marras.

Historia:

Tras los eventos del primer Red Faction, en los que la revolución de EOS y Parker acabaron con el dominio de la corporación Ultor en Marte, pidiendo ayuda a la EDF (Earth Defense Force, O Fuerza de Defensa Terrestre) para que estos últimos pusieran orden, ha resultado que han puesto orden para mal. Las cosas están aún peor que cuando gobernaba Ultor en el planeta, de forma que ha llegado el momento de volver a alzarse en armas y derrocar de nuevo a la los opresores de los obreros.

Encarnamos a Alec Mason, un simple trabajador que tras la muerte de su hermano a manos de la EDF, tomará las armas y se liará a tiros con todo lo que se cruce en su camino.

En cierto sentido y hablando del argumento base, el juego parece un reboot del 1º título de la saga. Es muy parecido, salvando que esta historia ocurre en la cronología de la saga, en vez de ignorar los eventos del primer juego. El problema, es que ninguno de los personajes de la historia tiene un mínimo de carisma. Yo ahora mismo, solo me acuerdo del Protagonista y no por su carácter o por alguna frase. Ahora mismo no recuerdo ni a un triste villano o secundario. La historia es solo una excusa, y eso es un problema viniendo de la saga que viene, o mirando la calidad de los otros apartados del título Si esto fuese un Minecraft, o un juego de coches de Rally, no haría falta un argumento, pero al ser una saga de acción con una revolución de por medio, estaría bien al menos tener una razón de más por la que jugar.

Quiero hacer una mención especial a la nave de combate Hydra. Si, esa que en toda la historia te dicen “Uuuuh, la hydra viene”, “uuuh, la hydra me asusta” y etc etc… y no hace NADA. Pero nada de nada ¿Eh? Ni una triste secuencia o un video de un acto pasado que nos muestre porque hemos de temer esa nave. Ligrim (Un bloguero y amigo mío de por aquí, al que le gusta mucho el juego) y yo, tenemos la teoría de que en realidad la Hydra es una figura de cartón piedra orbitando Marte, con un foco de luz detrás. Me parece sangrante (E hilarante por la coña de la silueta, pero sangrante al fin y al cabo) porque es como si en Star Wars nos dicen “Uuuh, que viene la estrella de la muerte” y antes de que haga nada, se la cargan. Te quedarías pensando “Bien, ¿Y porque era eso peligroso?”



Red Faction Redecoring Invernaderous.

Gráficos:

Incluso a día de hoy el juego sigue manteniendo el tipo. La saga abandona el pseudo-linealismo, para ponernos en un entorno totalmente sandbox donde podemos movernos por donde queramos, teniendo total libertad de ir y destruir lo que nos apetezca.

Eso sí, se ha abandonado el hecho de destruir lo que es la roca y los elementos naturales (Que se puede en menor medida, pero no es el pilar central de la destrucción) Ahora se ha hecho más énfasis en la destrucción de los edificios y lugares artificiales de Marte. Y esta esta muy bien hecha, siendo gráficamente una gozada ver como los edificios se caen por nuestras tropelías.

Las animaciones de los personajes son excelentes, al igual que todo lo que toca al motor gráfico. Esta vez, se hizo un trabajo excepcional con el mismo, no habiendo peros.

Sonido/FX:

El juego vino en España traducido y doblado al Castellano. El trabajo de los actores de doblaje era bueno, para las pocas líneas de diálogo que tenían.

El apartado tanto de música como de efectos de sonido es normalito. En la música la saga nunca se ha caracterizado por ser fuerte, pero en los efectos de sonido sí que me esperaba algo más. No son malos, pero uno se esperaría algo más de estruendo cuando ve caer un edificio, por poner un ejemplo.



La revolución, con martillo entra.

Jugabilidad:

Aquí es donde jugablemente Guerrilla da un paso más en la saga. Coge el primer juego, le añade movilidad y énfasis en la destrucción de edificios y es Guerrilla (Aunque personalmente me hubiese gustado algo más de destrucción en los paisajes propiamente dichos). El juego se basa en liberar sector a sector Marte, empezando por el Sector de Parker (Un guiño al primer juego), y llegando al final mientras destrozamos todo cuanto se encuentre a nuestro paso.

Tenemos uno de mis recursos favoritos, y es que los cascotes de la destrucción hacen daño, lo que es muy satisfactorio cuando, sobre la marcha, planeas la demolición de un edificio para que aplaste a un escuadrón de enemigos entero en su caída. Eso se nos puede volver en contra, ya que también nos puede hacer daño a nosotros (¿O es que vosotros demoleríais un edificio estando aún dentro?). Asimismo vuelven los vehículos, esta vez con más énfasis en ser elementos de destrucción del entorno (Del estilo de reventar edificios mediante colisiones o explosiones). El control de estos es satisfactorio y divertido.

Tenemos las misiones de la campaña, bastante sencillas y de fácil conclusión, estando la chicha en las misiones secundarias, que nos darán para bastantes horas, al igual que los retos. Lo que no esta tan bien, es la ingente cantidad de coleccionables, que mas que un aliciente para explorar, es en este caso una manera aburrida y artificial de alargar el juego. Chorradas como destruir carteles que no sirven para nada, salvo para dar más vida a un juego que, con la mitad de los coleccionables, seguiría teniendo una duración excelente.

A medida que destruyamos edificios y completemos misiones, ganaremos chatarra (El dinero del juego), con la que mejoraremos nuestras armas y al mismo Alec Mason a la vez que compramos equipamiento (Ese Jetpack es para mí uno de los añadidos más divertidos). Las mejoras se notan mucho cuando las compramos, y están muy bien implementadas, mejorando el juego pero sin llegar a sentirnos extremadamente poderosos.

Los tiroteos están muy bien resueltos, con un control muy ágil y un arsenal bastante grande que nos permite llevar cuatro armas al mismo tiempo. La munición no escasea y los enemigos tampoco, y al estar siempre en inferioridad numérica, conviene pensar antes de atacar. Pero nunca hemos de pensar que es acción táctica, ya que el juego tira muchísimo más hacia el arcade.

Multijugador:

Pese a contar con los típicos modos de juego (Combate a muerte, por equipos,…) tiene algo que lo hace extremadamente divertido. Es muy frenético y no deja lugar al descanso. No al estilo de Unreal Tournament o Quake 3, sino en su mismo estilo. Si lo tienes tú y tus amigos, probadlo tanto entre vosotros, como contra otros jugadores online. Diversión asegurada.



Un puente muy lejano. The Mars Version.

Conclusiones:

Al precio que está ahora en Steam (9 €), es compra recomendada si te gusta hacer el cabra y destruir mucho todo lo que se te ponga por delante. Guerrilla es a mi ver, un paso adelante en la saga desde el primero en casi todo (Si hablamos de Red Faction 2, es un salto entre galaxias). Salvando la historia. Si es tu primer juego que juegas en tu vida, quizá no le des importancia. Pero viniendo del la saga que viene, uno le exige más.

Pero olvidémonos por un momento de la saga en la que esta, y tratémoslo como uno solo: Ni un solo personaje se te queda en la memoria, ni un combate o algún momento que te haga decir “¡Que recuerdos!”. El juego es divertido, y lo que dura te divertirá, pero cuando te acabes la historia y las secundarias, a la semana habrás olvidado todo lo que tiene que ver con su argumento y ambientación. No hay nada que quede para el recuerdo y eso es quizá, el mayor pecado que le puede ocurrir a un juego. Y da rabia, porque el resto de apartados (Salvando la música y un poco los efectos de sonido) están tremendamente cuidados. Pero la historia y el argumento dan la impresión de que lo escribieron la tarde anterior al lanzamiento del juego.

Un juego que perfectamente podría haber sido un clásico y se queda en buen juego sin más. Ojalá en el futuro Volition corrija ese error.

Nota: 7