Destroy All Humans! 2, Rubia, ¿te apetece un poco de genitales espaciales?

Después del medio-éxito del primero, Pandemic nos brindó una secuela de DAH. La verdad es que para esta no hubo ni la mitad de hype que para su precuela (que ya es decir, pues el primero pasó bastante desapercibido a nivel de público), pero se superaron y fué sin lugar a duda uno de los mejores sandbox de la pasada generación.

 

 

¿Cloud? ¿Kratos? ¿Shepard? Nah, éste les folla a todos.

Vuelve Crypto, el alienigena más clonado de la história de los videojuegos, esta vez empieza camuflado como presidente de los Estados Unidos teniendo todo lo que un alienigena salido, el primero de la raza furón con un artefacto llamado "El Paquete" para que las féminas disfruten, pueda desear: mujeres, dinero, poder… hasta que la KGB vuela en mil pedazos la nave nodriza alienígena con Orthopox dentro coqueteando con sistemas nerviosos. La KGB aparece en el lugar donde Crypto está practicando danza con chicas hippies (para después tener disfrute sexual con ellas) para matarlo. Crypto, ante la atenta mirada de un agente de la madre rusa y su pistola de tres al cuarto, saca su Zap-O-Matic una "señora arma" no apta para maricones y dice con una sádica sonrisa "La mía es más larga".

Empieza la acción, olvidaos de la fiesta porque ahora Crypto tan solo tiene una cosa en mente: medio-vengarse de Poxy (el cual ha dejado su consciencia en un programa de holograma) y descubrir todo lo que hay detrás de la destrucción la nave nodriza. Estas en los 60, en pleno movimiento hippie y del amor libre y tu estás tirado en la ciudad de Bay City. Lo primero que se ha de hacer es cumplir misiones en un escenario abierto repleto de gente para ir recuperando los trozos de tecnologia de la nave nodriza que han aterrizado en la tierra, conforme que los vamos recuperando vamos ampliando las habilidades de nuestro señor extaterestre y la de su flamante vehículo, el ovni.

En tierra hostil: Crypto en hippielandia azotando culos

Aquí empieza lo bueno, ya que las habilidades de Crypto han mejorado en variedad y en espectacularidad respecto al primer juego. Por un lado en el apartado de arsenal Crypto tendrá armas que cubren distintos apartados: el Zap-O-Matic y el Desintegrador obviamente para matar (o en el caso del primero también para torturar o propinar descargas electricas (¿sadomasoquismo? La respuesta es sí) a gente o a otros seres), el Dislocador para enviar al quinto coño a vehículos, personas, tanques…; la Sonda Anal (lo habéis oído bien, anal) se la mete a los enemigos por el p*** culo y les sale el sistema nervioso central y parte del periférico por la cabeza, para después recolectarlos y tener acceso a una una habilidad de Flash de la cual hablaremos después; el Impacto de Meteorito envia un asteroide (o varios mejorada) hacia la Tierra destruyendo edificios, gente, y prácticamente todo lo que se encuentra; Gastro, es una arma que deja una versión holográmica del portero de la madre nodriza, que a parte de soltar tacos contra los hippies también les frie con una pistola laser acoplada; el Detonador de Iones envia granadas que después puedes libremente explotar pero tan solo efectivo contra criaturas, puesto que no puede hacer daños contra estructuras; y finalmente la Bestia Burrow, que simplemente envia un cebo a una area que atrae a un monstruo de los paramos para comerse a este y a todos los humanos cerca. No olvidarnos de que la vida de Crypto depende de su valioso escudo y éste tan solo se recupera alejándose de los tiros.

¿Para qué viajar al un cinturón de asteroides cuando puedes traerte un pequeño souvenir?

Nuestro fiel platillo volante podrá hacer gala de armamento, pero también tendrá una función de invisibilidad, para moverse sin ser vistos, un abductor de humanos para hacer mezclas de ADN que mejorarán nuestras dotes mentales (véase siguiente parrafo), y una función de viaje planetario para viajar a las diferentes ciudades a las que tendremos acceso en todo el juego.

Este autobus de maricas lamentará haberse metido en mi zona de aterrizaje

La fiesta no se queda ahí gañanes, Crypto dispone de unas grandes capacidades mentales gracias a la complejidad cerebral de los furones: leer la mente (para sacar los pensamientos más duros, chorras, horteras y sexuales de cada uno), usurpar el cuerpo de un mano para usarlo como disfraz, amor libre (para hacer que todo el mundo a tu alrededor baile a causa de la fiebre de los 60 y que olvide todos los actos paranormales que han visto, telequinesia para cojer objetos con la mente, el Flash para parar el tiempo y reducir el nivel de alerta a cero, desmontar vehículos y objetos para sacar munición… y obviamente, pero no menos importante, las dotes dialectales de Crypto.

Crypto tiene un gran don de la empatía, especialmente cuando se mete dentro de alguien

Y es que podréis encontrar de todo tipo de humor en DAH2: humor negro (muerte, sangre y crueldad gratuita), humor absurdo a lo americano, humor sexual, humor político… Crypto es la hostia como personaje lleno de carisma y personalidad, pero no tan solo a nivel de comentarios medio-monólogos puntuales sino que los diálogos son de lo mejor que podrás encontrar en un videojuego. También destacar aparte de Crypto el viejo holograma Orthopox y su humor inteligente sobre temas extravagantes influido por los comentarios chorra de Crypto, y los humanos a los que les lees la mente o que les pillas practicando sexo tánrico (por poner un ejemplo morboso, de los tantos que hay en el juego). A destacar que Crypto siente emociones (a parte de las propias de empalmarse) como el amor, pero no voy a dar spoilers.

Una hippie mirándote nunca sabrá tus tendencias zoofilicas a no ser que esté Crypto dentro.

La trama da más cambios de sentido que los que puedes encontrar en un sandbox normal y corriente, y aunque el tono absurdo y chistoso del juego, son totalmente "creíbles", por ejemplo: destruyes suministros de droga medio-letal para los humanos para mantener un ADN humano sano (ya que para ellos el ADN es una espécie de plantación totalmente imprescindibe y, si tomasen basura drogada, los furones acabarian intoxicados). Así que el argumento (totalmente excelente) y las misiones principales tienen un sentido en la trama a parte del clásico "porque sí, porque lo dice y el juego y tienes que hacerlo para avanzar".

La KGB en Takoshima tratando con mutantes, dos bandas de ninjas enfrentadas, un alienígena destruyendo la civilización a su paso y un diós furón pederasta. No es cuarto milenio, es Destroy All Humans.

La variedad de situaciones es altísima en la trama principal (de la pura acción a misiones dialectales pasando por sigilo y demás), pero se ha de añadir secundarias que, estas si, pueden ser hechas totalmente para liarla un poco y hechar unas risas viendo como la premsa ridiculiza a gente a la que les descubres sus trapos sucios, enseña escenas crueles con un transfondo totalmente cómico… Pero hay una serie de misiones, un poco influyentes en la trama, que estan estrechamente relacionadas con el dios furón Arkvoodle. Éste es un antiguo diós (con carácter del estilo Crypto pero delirios de grandeza al ser una deidad) que nos hará hacer todo tipo de mini misiones para desbloquear zonas de aterrizaje para el platillo. La broma se acabaría ahí, pero gracias a una sugerencia de Orthopox, Crypto hará todo lo posible para que la religión de Arkvoodle se extienda sobre la civilización terrestre. Así que ya estáis viendo como Crypto va a hablar a un grupo de yonkis disfrazado como uno de ellos vendiéndoles Arkvoodle como si fuera los testigos de Jehova (pero en plan molón y con argumentos de lo más tronchantes).

Crypto hasta puede ser la KGB. Por cierto, horas antes estaba ejerciendo el puesto de presidente de los EEUU follando con sus bien dotadas criadas.

La sociedad cambia con los lugares en los que estamos: en Bay City hay un huevo de hippies norteamericanos, en Albión (versión de Londres) mucho trajeado, en Takoshima ninjas, en Tunguska la KGB y al final… bueno, aunque es medio spoiler lo diré y es que el quinto escenario es la Luna. No puedo dar más detalles. Los escenarios son rompibles y siempre hay tiempo para alejarse del deber y dedicarte a liarla parda, pero depende de como la lies subirá el nivel de alarma en formato por colores. Tan solo con que te vean ya sube a verde así que si lo que quieres es no liarla y moverte mejor que te busques un humano como traje.

¿Duele, eh, perra? Pues, ¡abracadabramuereteguarra, ya estás en cenizas!

Y enmedio de toda esta sociedad con o sin rumbo, hay desperdigados trozos de inteligencia alienígena que puedes cambiar por mejoras para las armas, hciendo que el inventario sea más útil aún. Mención especial la mochila propulsora, que mejorada al máximo te asegura momentos muy buenos saltando de una zona a otra desde unas alturas muy grandes tan solo para encontrar los denominados trozos, siendo estos momentos un guiño a las plataformas de exploración.

 

Durante el desarrollo del juego se decidió abreviar el nombre Orthopox a Pox para evitar malentendidos fonéticos.

Por lo demás, el juego tiene una gran rejugabilidad y además és extensa la aventura: la história principal te tendrá atrapado durante 25-30 horas, más las secundarias que son más o menos 10 te da un título de aproximadamente 40 horas. Más la exploración, el liarla parda, las mezclas de genes y demás perfectamente llega a las 60, tienes un largo juego ante tus narices.

Las voces en inglés son perfectas, doblarlas al castellano hubiera sido un sacrilegio. Por lo demás los subtítulos mantienen los chistes originales así que no hay detalle que se te escape. El sonido cumple perfectamente con una banda sonora excelente que se ajusta a la situación de acción cachondeo o sigilo, o creando situaciones de contraste en las que estás destruyendo edificios y matando personas y mientras tanto una canción super alegre flowers make love. Dentro del juego puedes ir desbloqueandolas todas mediante logros en una gramola en la que mientras reproduces la pista un humano aleatorio baila (resaltar que la población baila de forma diferente en cada ciudad). El FX está muy bien buscado tanto en sonido de armas como en destrucción de edificios como en cómo se mueve el ovni y todo en general está a un alto nivel

Aquí un par de músicas:

Los gráficos del juego son muy buenos en detalles y en diseño aunque algunas texturas dan un cante muy alto. El diseño de Crypto es si lugar a duda el más trabajado puesto que el de los humanos es bueno pero no excelente. Por lo demás, si eres exigente podriamos destacar un poco de popping, pero son detalles que no pueden ofuscar ni de lejos una obra tan buena como esta.

Conclusión: es de los mejores juegos que nos dejó la pasada generación y con creces se merece serlo. Lástima que el estudio desarrollador, Pandemic, fuera comprado por EA para después cargarselo injustamente. Después de ésta entrega, las secuelas no fueron buenas y joder que lástima, el universo que rodea a los furones, Poxy, Crypto, chistes buenos (o malos pero que te descojonas porque los dicen en situaciones límite)… todo es épico, por eso le doy una nota más que merecida: 9.2
Puede que las críticas se dejen llevar comparándolo con los GTA de la pasada generación, pero no se puede hacerlo, este juego está a otro nivel de sandbox que rara vez otro juego vuelva a hacer.