Dahlia Gillespie, Samael, Harry Mason y el Metatron

Introducción
Para adentrarnos a la oscura maraña de lo sobrenatural, debemos ir poco a poco desentrañando los eventos que se desencadenan cada vez que Harry y Dahlia se encuentran. Podremos ver que Alessa no es inherentemente mala, como muchos la han querido mostrar y sabremos porqué jamás vemos a Dahlia en el mundo alterno.

La Marca de Samael
La primera vez que Dahlia hace mención de la Marca de Samael, lo hace en forma de mensaje críptico, "El pueblo está siendo devorado por las tinieblas". Poco después, pregunta a Harry si no se ha dado cuenta acerca del símbolo que aparece grabado en todo el pueblo. Ella lo llama La Marca de Samael y que para que la oscuridad no prevalezca, Harry debe desechar la urgencia de satisfacer deseos nimios (la búsqueda de su hija) para emprender una mayor y más noble misión, que es la de detener la invasión de los símbolos que el Demonio Samael ha plantado y evitar la destrucción de Silent Hill. Veamos, estos símbolos poseen el poder místico, según Dahlia, con el que se origina el poder de sujeción de Samael al pueblo. Si Samael termina de colocar esas marcas, el pueblo será consumido totalmente por la oscuridad y con el, los seres vivos que lo habitan.

Pero…¿Quién es Dahlia en verdad?
Debemos recordar que Dahlia es la suprema sacerdotiza del poderoso culto que gobierna el pueblo. Y se supone que ella sabe todo acerca de lo paranormal y los poderes místicos. Ella tiene gran poder de encantamientos y hechizos como se demuestra al ver la cinemática en el cuarto de Alessa. Dahlia tiene la convicción de que el "dios" que nacerá de Alessa, transformará esta tierra en un Paraiso. Sin embargo, Dahlia poco a poco se fue dando cuenta que Alessa era aún más poderosa que ella y que no cedería tan facilmente a sus exigencias. Para poder subyugarla, Dahlia decide quemarla viva, pero sin matarla completamente. De ese modo jamás podría escapar de sus garras. El mantenerla viva, pero inmovilizada, hace que Alessa experimente un destino peor que la muerte misma, como la misma Dahlia comenta.

Pero Alessa, inteligente como es, tiene otros planes en mente que, a la sazón, pondría en práctica para debaratar las estrategias de su madre. Divide su ser en dos y envía a su contraparte a un lugar alejado, fuera del alcance de Dahlia. De esa forma podría retrasar el nacimiento del "dios". Cheryl es esa parte de Alessa y que, según algunos es su parte bondadosa. Pero la parte del ser (no quiero usar la palabra "alma") que se quedó en el cuerpo quemado y desfigurado de Alessa decide crear su propio mundo: el Silent Hill oscuro, lleno de óxido y sangre. Sabe que en ese lugar estará segura y a salvo, su madre jamás podrá encontrarla. Dahlia sabe que no puede entrar a ese mundo alterno creado por su hija. Ella misma dice que "está fuera de sus capacidades". Entrar a ese mundo sería para ella el final de su plan de transfigurar el mundo en el lugar de su descabellada imaginación.

Pero Alessa no termina ahí. Transforma el Silent Hill normal, en uno neblinoso para que su madre y Kaufmann vaguen en búsqueda de una salida o de la entrada al mundo de Alessa para poder obligarla que se cumpla el pacto hecho por los miembros del culto. Pero Dahlia sabe que no puede entrar sin ayuda externa y, aún si entrara, sus poderes son vacuos en ese lugar. Alessa debe llamar a su otra mitad para volverse de nuevo un solo ser. Protegida en su mundo, sabe que si Cheryl puede entrar y unirse a ella, Alessa detendría para siempre el nacimiento de la deidad. Estro es algo que Dahlia no permitiría. Por eso la llegada de Harry al pueblo con su hija adoptiva, le cae de las mil maravillas.

La trama se complica cuando Cheryl llega al pueblo de Silent Hill, y es raptada por miembros del culto antes de que pueda pasar al mundo alterno de Alessa. De este modo, a Dahlia se le presenta la oportunidad de usar a Harry como su peón y comienza a aparentar querer ayudarle a encontrar a su hija, mas sin embargo, pide que a su vez, le ayude a salvar al pueblo de ser consumido por el hechizo de Samael.

Samael
Durante años, todos, yo incluído, hemos creído que Samael es el jefe final, sin embargo no es así. Samael es un ser inventado por Dahlia. A Harry le menciona que ese ser demoníaco es la causa de todos los males en Silent Hill y la razón de porqué el poblado está condenado. Ella le informa a Harry que Samael va dejando su marca por todos lados con la finalidad de apoderarse del lugar. La Marca de Samael, con el triángulo dentro de los círculos, es lo que Harry ve al entrar a la escuela alterna. Para contrarrestar sus efectos, Dahlia le da a Harry el Flauros, el objeto piramidal con poderes místicos, para que pueda ayudarse a terminar su misión. Harry no sabe para qué sirve tal objeto, pero Dahlia sí.

La cuestión aquí es que el tal Samael no existe. La Marca de Samael es en realidad el talismán Metatron. Dicho talismán es utilizado por Alessa para evitar realmente que Dahlia pueda entrar al mundo alterno y usar su poder para atraparla. Por esa razón, nunca vemos a Dahlia en ese mundo. Es de suponerse que Alessa debe sellar el pueblo con un número determinado de símbolos del Talismán de Metatron, por lo que Dahlia necesita que Harry evite que se complete la función protectora del talismán y por eso le miente y lo manipula a su antojo para que cumpla con sus fines.

La función del Flauros, "la caja de paz", como la llama Dahlia en este punto, es inhibir los poderes de Alessa, no destruirla. El poder del Flauros debilita tanto a la chica que permite la entrada de su madre a su mundo, lo que deriva en la victoria de Dahlia. "Al fin nos volvemos a encontrar Alessa". Hay que recordar que el Flauros, como mencioné anteriormente en un artículo, puede ser obligado a obedecer y cumplir los deseos de quien lo gobierna; y eso es lo que Dahlia hace. Pero necesitaba que alguien lo introdujera al mundo de Alessa para que pudiera funcionar y es aquí donde Harry se vuelve en su marioneta.

A Harry no le interesan los problemas familiares que las dos mujeres se traen entre ellas. El solo quiere encontrar a su hija. Pero pronto se da cuenta que algo anda mal cuando ambas desaparecen y el regresa al hospital. En ese lugar, la debilitada Alessa, haciendo acopio de sus últimas fuerzas, llama a Harry. "Estoy siendo llamado", dice Harry mientras se adentra a un punto intermedio entre los mundos neblinoso y oxidado. Ese mundo intermedio lo conocemos como Nowhere. Por eso vemos ahí una mezcla de Hopital alterno, la Tienda de Antigüedades y las aulas de la escuela normal.

Muchas personas se preguntan porqué Harry puede entrar al mundo alterno y los demás, Kaufmann, Cybil y Dahlia no. La razón es porque Dahlia es repelida por el talisman de Metatron. Kaufmann no tiene razón válida para entrar; y en cuanto a Cybil, es abducida solamente al final del juego al mundo alterno. Muchos creemos que Cybil fue poseída por la misma entidad que parasita a las enfermeras y a los médicos para convertirla en la mensajera de la muerte con la misión de deshacerse de Harry. Recordemos que la forma de exorcisar a esta entidad parasitaria es con el uso del Aglaophotis y Harry hace buen uso de esa herramienta líquida.