Ópera: Las Obras Musicales, no el browser

Yo no soy gran conocedor de música ni de sus generos importantes, pero he visto que en los años en que han proliferado las tendencias artísticas populares, la Ópera ha sido relegada a un cajón polvoriento y oscuro en la historia de la música. Muchas de las personas actuales piensan que la Ópera y la música clásica son expresiones artísticas dirigidas a los viejos o para intelectualoides. Nada más alejado de la verdad. Habemos personas que nos gusta la música por el simple hecho de que es música. Un lenguaje que cualquiera puede entender. Si de por sí, la música que algunos etiquetan como clásica, es ya difícil hacer que les entre a las personas jóvenes, pensar en hacer lo mismo con la Ópera es casi pedir un imposible. Existen personas que tanto gustan de la música clásica como de escuchar un sabroso heavy metal a la Deep Purple.

De la música clásica, existe un gran repertorio de donde escoger. La hay ligera y pesada. Movida o lenta. Igual con la Ópera, existen obras para todos los gustos. No siempre tenemos que comulgar con un solo estilo. Hay muchas que son muy melódicas y preciosísimas y que tienen arias (que son canciones individuales) como el Nessun Dorma de la obra Tundarot de Puccini que ya son clásicas. Algunas otras son una delicia de colores (si eso existe en música) como la Cabalgata de las Valquirias de Wagner, inclusive hay unas que parecen cómicas, y de hecho lo son, como el Largo al Factotum de la ópera El Barbero de Sevilla. Acerca de obras serias podemos pensar en AIDA de Verdi o Madama Butterfly de Puccini.

No importa cual género o estilo te agrade más, lo que este tipo de música pide a los oyentes es que les abramos un pequeño espacio en nuestro gusto, no piden mucho en realidad. De cualquier modo, si ningún género, tipo o estilo nos gusta, siempre podremos regresar a la música de High School Musical.

 

LIBRO DE VISITAS  <<-Aquí pueden dejar comentarios.