Dahlia, la Profetiza

Dahlia profiere una serie de frases acerca de la renovación humana. Del surgimiento de un nuevo orden natural de las cosas derivadas del nacimiento de ese extraño dios en el que ella confía plenamente. Veamos lo que dice en su profecía.

Cuando se haya completado (la marca de Samael),
todo estará perdido. Incluso durante el día, la oscuridad
cubrirá el sol, los muertos caminarán y los mártires
arderán en el fuego del infierno. ¡Todo el mundo va a morir!

¿Pero realmente estamos hablando de una profecía o de un simple galimatías dicho por una persona con la mente perturbada?

En el primer caso,  sabemos que la profecía no se cumplió, y esto es debido a que los humanos gobernamos nuestras acciones por el libre albedrío. Nostradamus mismo dijo que mientras más tiempo haya entre el momento en que una profecía fue declarada, hasta el momento en que debía cumplirse, había más probabilidad de que dicha profecía fuera nula y nunca se cumpliera.

En el segundo caso, debemos admitir que, siendo que su profecía nunca se cumplió, podría suceder que A) Tal profecía no estaba destinada a cumplirse en nuestro tiempo, sino en tiempos más posteriores, o B) Debido al caso primero, la intervención humana hizo que no se pudiera cumplir la profecía.

Aqui deberemos detenernos a pensar: ¿Era Dahlia una profetiza o simplemente se volvió loca? Según dom Claude Jean-Nesmy, existen cuatro niveles o sentidos por las que podemos definir una profecía. Leamos:

1.- El primer sentido es el histórico o literal. Esto es ubicar la profecía en su contexto actual y definirla según
2.- El segundo sentido es el cristológico, mesiánico o alegórico. Nos permite ver las vías de salvación. Regularmente se usan muchos simbolismos
3.- El tercero es el sentido moral o espiritual, mediante el cual se puede ponderar el bien y el mal
4.- El cuarto es el sentido escatológico o anagógico: La palabra escatología deriva del griego ‘éskhata’, que significa "cosas últimas". Es decir, trata de todo aquello acerca del fin del mundo.

Tal entramado contiene las reglas esenciales para abordar un texto profético. Toda profecía debe al menos incluir dos de estos sentidos.

Ya hemos tratado el tema de la supuesta marca de Samael. Dahlia necesitaba que Harry evitara que se completara para poder entrar al mundo de Alessa y arrebatarle de ahí. ¿Era esa profecía un montón de palabras sin sentido para asustar a Harry y obligarlo a que siguiera sus instrucciones y abrirle camino para llegar a Alessa?

Recordemos que Lisa mencionó que a Dahlia la conocían como la rara del pueblo. También traigamos a colación que a varios profetas de la antigüedad los trataron como bichos raros. Yo me inclino a pensar que Dahlia perdió la cordura y no es ninguna profetiza. Las siguientes son mis razones para pensar de este modo:

1.-La profecía no se cumplió.
2.-No pudo prever su propia muerte como lo hicieron Nostradamus y San Malaquías por citar solo a dos verdaderos profetas.
3.-Tiene una corbata y anda descalza.

¿Qué mas podemos deducir? Sus impresiones pueden ser mejores que las mías.