La Realidad Sobre la Conspiración Alienígena

No es un secreto que Silent Hill es un pueblo donde suceden cosas extrañas e inexplicables y, aunque en otros pueblos también hay eventos raros, sólo en Silent Hill ocurren con más frecuencia y de las formas más bizarras posibles.

La serie de evento fue como sigue:

Fue en una mañana gloriosa de sábado de primavera cuando unos chiquillos que se encontraban pescando en el Lago Toluca vieron dibujado contra el cielo azul la silueta de lo que parecía ser un plato de ensaladas gigante y plateado. Esto sucedió en los días anteriores al culto a Valtiel, años previos al nacimiento de la Orden. Ni siquiera Alessa había nacido por lo que su influencia aún no se dejaba sentir.

Meses después se anunció el retiro de la colina (la misma que daba parte del nombre al pueblo) para construir un Instituto para tratamiento de pacientes con problemas mentales, el Cedar Grove Sanitarium. Muchas personas se enojaron y escribieron airadas cartas al Municipio para quejarse de tan grande afrenta, sin embargo, el proyecto siguió adelante y las protestas fueron rápidamente acalladas.

En varias noches de calor, y por un tiempo prolongado, hubo gente (de quien se sabía eran  personas que nunca solían ser presas de alucinaciones o a mentir para ganar notoriedad, que empezó a notificar la aparición de luces extrañas en el cielo. Las veían mayormente en el área marítima, subían en grupos de cuatro para tener mejor visibilidad del suceso. Luces danzarinas iban del norte hacia el sur y, de repente arrancaban hacia el oriente a gran velocidad. Hubo paseantes de botes que afirmaban que alumbraban el ambiente con su luz reflejada en el lago. Muchos se asustaron y exigieron a las autoridades que dieran una explicación a estas manifestaciones. Pero las autoridades estaban en la ignominia.

Fue por ese mismo tiempo que el tráfico de Claudia alba comenzó a florecer y debido a los poderosos efectos estupefacientes y a las dosis tóxicas aún no podían ser establecidas adecuadamente, que muchas personas terminaron internadas en los hospitales Brookhaven y Alchemilla. Eran cuantiosos los pacientes que decían ver a Dios, o lo que ellos creían era un dios y muchos más perdieron la cordura y fueron recluídos en el Cedar Grove. Fue en ese lugar donde los análisis de sangre reportaron altos índices de una droga vegetal en la sangre.

Pronto se fugó la información de intoxicación sicotrópica debido al abuso de las sustancias farmacológicas por personas por demás sanas, por lo que quienes aún no habían caído dentro del negro círculo enfermizo decidieron irse de Silent Hill, cortando por lo sano años de una vida ya hecha en busca de nuevos horizontes donde todavía no haya llegado la tétrica mano de las drogas modificadoras de conducta.

Mientras tanto, los reportes de avistamientos se extendieron por toda el área conurbada pero ahora eran menos las personas que habían visto las luces. Nadie sabía que pasaba hasta que el Doctor Harris, siquiatra del Cedar Grove, entrevistó a un ex maestro de la Escuela Midwich al que le había administrado 250 mg de Epolineum al día para minimizar los episodios esquizoides y contrarrestar los efectos de la Claudia alba.

Según este paciente conoció a un perro de raza Shiba Inu que se encontraba cerca de su auto al salir de la escuela y lo llevó a su casa para darle de comer ya que se veía que tenía horas sin probar alimento. Al llegar a su casa en la calle Levin  y para su sorpresa, vio que el perro hablaba. Este le dijo que agradecía infinitamente sus atenciones y que su nombre era Mira, además que venía de un planeta lejano. Una raza de extraterrestres lo había abducido cuando era pequeño y le  mostraron  las maravillas de su planeta. Además, le enseñaron idiomas terrestres y de otros planetas además de adiestrarlo a comunicarse por medio de palabras articuladas. Finalemente le menciónó que pertenecía a un niño regordete llamado Eddie que comía demasiadas pizzas y lo trataba mal. Conforme pasó el tiempo, ellos le revelaron de sus intenciones secretas de usar el poblado de Silent Hill como área de experimentación y a sus habitantes como conejillos de indias. La idea, dijo el perrito, era que los sujetos de experimentación elegidos siguieran una serie de pruebas para que al final pudieran ganarse un viaje a su planeta  de origen. Él mismo participaría manipulando el continuo espacio-tiempo con un panel de mesa de vídeo que los alienígenas colocaron en cierto lugar, pero aún estaba en entrenamiento, lo que más le incomodaba era no tener pulgares oponibles.

El maestro sería el primero de dichos sujetos de experimentación, sin embargo se negó rotundamente a ser partícipe de tales pruebas. Dicho esto, el perrito le pidió desabrocharle la correa del cuello, a lo que el maestro aceptó. Sin embargo, al tocar la hebilla metálica una descarga eléctrica recorrió su cuerpo y cayó al suelo. Lo último que recordaba era el rostro del perrito acercándose a su cara.

El Dr. Harris piensa que es posible que la dosis de Epolineum actuó como catalizador para poder retrotraer la memoria extraviada en alguna parte de las circunvoluciones cerebrales del maestro, pero lamentablemente, lo que sucedió posterior a los eventos con el perrito, que jamás fue encontrado, no pudieron salir a la mente conciente del docente. Lo poco que se sabía del ex maestro era que dejó de ir a la escuela a impartir sus clases y fue encontrado en su casa por el profesor K. Gordon, sentado en el sofá con varias bolsas de comida para llevar a domicilio del restaurant mexicano Taco Shack. En un buró, Gordon vio una extraña piedra azul con marco de color marmóreo con un extraño símbolo en la parte posterior parecido a un ojo. Cuando llegaron los paramédicos para llevarse al ex maestro, el artilugio desapareció.

Solo ciertas personas han tenido contacto con estos seres y nadie les cree porque son considerados como dementes. Algunas personas desaparecidas se dice que han sido llevados en su nave espacial a otros mundos.  Por medios de rayos Aregínicos y sistemas Fabrimúchikos pueden alterar las percepciones de las personas que son sujetas a experimentación y ellas aseguran que viven en una realidad alterna, oscura, herrumbrosa y sanguinolenta.

Una cosa extraña ocurre cuando las personas pasan todas las pruebas y es que se llevan souvenirs de parte de los primos de fueras, sin embargo, tienen la consigna de nunca revelarle a nadie cómo los consiguieron… De cualquier modo…. ¿quién iba a creerles?