La Verdad Acerca de Ulises de James Joyce

(James Joyce, 1922)

Se que mucho se ha hablado de esta novela y que, según el sentimiento de las personas de habla no inglesa, es una obra que la amas y no puedes vivir sin ella y la conviertes en una obra de culto; o simplemente la odias con ganas de ponerle sal a cada hoja y comértela para despues defecarla tal como descargó los intestinos el personaje principal, Leopold Bloom en una escena.

Lo primero que uno nota al empezar a leer esta novela es que la forma en que está estructurada es de lo más extraña. Parece que va sin ton ni son. Y si a eso se le agrega que las traducciones, sobre todo la Argentina, no ayudan de buena manera entonces uno se topa con pared fácilmente.

Esta novela participa tanto en la farsa como en el drama. Es un ensayo, una novela esotérica, alegórica y filosófica. Trata de un solo día en la vida de leopold Bloom, un judío Irlandés y sus andanzas en Dublin. Joyce ha construido una obra de múltiples resonancias que tiende a alcanzar el conjunto de los conocimientos humanos: es Dublin, convertida en la imagen de otras ciudades, la que se despliega entera con sus habitantes, abarroteros, cantineros, meseras, periodistas: todo un microcosmos de ambiciones universales que puede extrapolarse a cualquier ciudad en el mundo, grande o pequeña en donde entran también los recuerdos del protagonista, sus reflexiones, sus deseos, sus sarcasmos, ironías y sus encuentros. El conjunto está abarcado por un estilo que también se pretende igualmente proteiforme:

"Cien estilos se mezclan, se responden -escribió Jean Paris- desde el elegíaco hasta el de germanía, desde el jurídico hasta el pastoral, desde el religioso hasta el erótico y desde el científico hasta el demencial."

Una Visión Moderna de la Odisea
Ulises es una obra alegórica que podría interpretarse hasta el infinito sin que se pueda llegar nunca a agotar el sentido y los símbolos: se le puede emparentar con la Biblia, el Talmud, una misa y desde ahora en forma muy clásica con la Odisea de homero. Aquí la transposición es casi fiel, tanto en los eventos como en los personajes o la estructura. Veamos:

I) Los primeros tres episodios (que no son capítulos) corresponden a la Telemaquia: Stephen Dedalus evocando a Telémaco que sale en busca de noticias de de su padre.
II) Del cuarto episodio al decimoquinto es la Odisea que constituye las aventuras de Bloom, alias Ulises.
III) y el final, del episodio decimo sexto al decimo octavo, imitando fielmente el Nostos (palabra griega que significa "regreso a casa"), donde se relata el retorno de Bloom junto a su esposa Molly (Penélope).

Por ejemplo en el episodio IV en que Leopoldo Bloom prepara el desayuno que sirve a su mujer, Joyce intercala el evento donde el rey de Itaca entra a la casa de la ninfa Calipso. De igual modo, el episodio XII y el enfrentamiento con el irlandes nacionalista recuerdan los eventos en la Odisea donde Ulises se enfrenta al Cíclope. Es de notarse que esto obedece a las leyes de una parodia exquisita.

18 Noveletas en una
Joyce solía decir que había escrito 18 novelas en una y que esta se sostiene sobre una estructura tal que tiene con qué fascinar a los críticos durante lustros. Stuart Gilbert, quien escribió en colaboración con el autor el libro James Joyces’ Ulysses (1930),  puso a escrutinio público (con consentimiento de Joyce) un esquema donde se ve que cada episodio está elaborado alrededor de un lugar, de un símbolo recurrente, de un color, de un órgano del cuerpo, de una disciplina (ciencia, teología o arte) inclusive de una técnica de escritura diferente cada vez.

En base a esto existen dos esquemas que muestran la estructura de la novela: la primera es la de Gilbert y la segunda la de Carlo Linati .

Un ejemplo de esto que mencionamos se puede ver en el episodio XI que es parodia del evento homérico de las sirenas y que se desenvuelve exclusivamente en un bar con meseras-símbolos. Sobre el fondo de color dominante bronce y oro, el texto se desarrolla alrededor del tema del oído y la música. Finalmente toda la escritura es un calco, por los vocablos y los sonidos, de la técnica musical de la fuga "per canonem" con su staccato, trinos, pizzicati y demás.

De modo que de buenas a primeras, la obra puede producir una impresión de libertad por su estilo en bruto, que pareciera que fue escrita con las patas después de haber sufrido insomnio por 7 días, siendo que en realidad ha sido dominada y pensada en todos sus matices.

El estilo de Joyce, que para muchos eruditos representa la aportación más importante del siglo XX, es revolucionario por la desestructuración de la lengua que, despedazada y desmenuzada, se reconstruye después con un arreglo a un monólogo interior que imita el recorrido informal del pensamiento (como si fuéramos nosotros los que estuvieramos en el proceso de formar y describir las imagenes que vemos y las volcaramos en papel) y, de ese modo se adapta también a cada tipo de personaje.

Ese expresionismo alucinador, ese estilo basado en la asociación libre de las ideas y que se pega a los movimientos del alma no solo por el sentido sino también por la forma y el ritmo, hacen de Joyce un heredero de Sigmund Freud y de Carl Jung a la vez que de la literatura.

Ulises es una obra vasta también por la riqueza de su vocabulario: casi 30,000 palabras distintas; se cuentan 168 personajes y 131 temas, sin mencionar la abundancia de interpretaciones.

Basado en un trabajo de Gabrielle Borile