La Mentiras Gerenciales

Las 13 Mentiras mas grandes de los directivos de empresas

Esto es un servicio a la comunidad trabajadora. Es para aquellos trabajadores que laboran en empresas grandes, en oficinas, en cubículos o en cualquier puesto. Estas mentiras han existido desde que tengo memoria y aunque todos las conocemos aún se siguen utilizando impunemente.

Para descubrir la sarta de mentiras hay que hacer uso de la "Regla de lo más probable".

1.- Nuestros empleados son el bien más valioso.

Es la primera mentira. Para las empresas, y esto es de sobra conocido, el bien más valioso son los objetos con que trabajamos.
Por ejemplo: supongamos que tu jefe ha roto la silla y no hay dinero en el presupuesto para reemplazarla. ¿Qué nos dice la Regla de lo más probable?

a) Que tu jefe se siente en el suelo hasta el siguiente ciclo presupuestario.
b) Use una silla destinada a no directivos, a pesar del estatus disminuido que ésta confiere a quien la ocupa.
c) Retrasa la incorporación de un nuevo empleado, distribuye el trabajo entre "los otros bienes valiosos" y utiliza el ahorro para comprarse una silla ejecutiva.

Como empleados, nos gusta pensar que valemos más que el mobiliario de la oficina. Pero la "regla de lo más probable" indica que este no es el caso. Lo que realmente piensan los directivos es "Hace años que vengo diciendo que el bien más valioso de la empresa sois ustedes, lacayos. En realidad es el dinero el bien más preciado. Los empleados quedan, en importancia, en el lugar noveno. No pregunten cuál quedó en octavo."

2.-Yo sigo una política de puertas abiertas.

¿Qué es más probable?
a) Tu jefe desea que una interminable cola de idiotas entre en su despacho y se queje de las cosas que no se pueden arreglar. Su objetivo es que lo distraigan de sus responsabilidades, fallar en su trabajo y ser despedido.
b) Sabe que puede intimidar a la gente para que evite acercarse a su despacho, por el simple procedimiento de regañarles y asignar trabajo a las diez primeras personas que lo intenten y de este modo recibe todos los beneficios de mantener "las puertas abiertas" sin correr riesgos.

3.- Bajo el nuevo esquema vas a ganar más dinero.
Tú crees probable que la empresa modifique todo el plan de compensaciones para ofrecerle a todos los empleados más dinero?

Los aumentos de sueldo, ¿son tan infrecuentes que tu empresa se olvidó de que existía esta opción? O ¿será más probable que este nuevo esquema sea en realidad una compleja maniobra diseñada para ocultarte el hecho de que, a partir de ahora, tus beneficios serán administrados por una secta oscura?

4.-Nos estamos reorganizando para servir mejor a nuestros clientes.
¿Realmente te parece que la reorganización actual, a diferencia de las anteriores, sea la que definitivamente transforme la empresa en un dínamo generador de ganancias? Lo que es más, ¿te parece probable que el motivo por el que se van los clientes a la competencia sea debido a que el organigrama sufre de lagunas? ¿O es acaso que la dirección no tenga una jodida idea de cómo arreglar los problemas básicos de la empresa y que piense que la reorganización de la actual cuadrilla de imbéciles al menos disimule el progreso?

5.-Nuestro futuro pinta brillante.
¿Te crees que tu jefe es un real visionario que puede predecir el futuro, a pesar de que no sabe manejar la computadora (ordenador) que tiene sobre la mesa? Y si puede ver el futuro, ¿Será probable que prefiera desperdiciar sus dotes de adivinador magistral en su trabajo actual, antes de usar esos poderes para encontrar la cura contra el cáncer y hacerse con el oro?

6.-Recompensamos a quienes asumen riesgos.
Por definición, quienes asumen riesgos fracasan muy a menudo. También a los imbéciles les sucede esto. ¿Te parece probable que tus jefes vayan a recompensar de pronto a gente que ha fracasado y estamos hablando de la misma gente ha provocado que su jefe reciba un rapapolvo de la alta dirección? O ¿no será más probable que los fracasados sean asignados a lugares donde no puedan hacer daño a la empresa, mientras que los exitosos abandonen la empresa con mayor rapidez que un ratón que se despertó en una convención de gatos?

7.-El rendimiento será recompensado.
De verdad te parece lógico que este año los altos ejecutivos digan de repente: "Al diablo con la cotización en la bolsa de las acciones y con nuestras primas. ¿En que diablos estábamos pensando? ¡Distribuyamos más dinero entre los empleados!"
¿No será acaso más factible que les sometan a un tortuoso proceso de revisión de su productividad, que tendrá el mismo exiguo resultado en su paga extra tanto si eres la Madre Teresa como si un francotirador psicótico?

8.-No matamos al mensajero.
¿Te parece probable que de pronto todos los directivos de la empresa hayan descubierto simultáneamente a Buda bailando en los cajones de su escritorio y hayan decidido dar una oportunidad a la paz? O ¿No será más probable que esos diabólicos directivos continúen vengándose de cualquier pichón que se ponga a tiro?

9.-La formación es una de nuestra principales prioridades.
Suponiendo que trabajas en un departamento con un presupuesto apretado. ¿Te crees que el jefe dejará intacto el presupuesto de formación de alta prioridad para ahorrar dinero retrasando el lanzamiento de un nuevo producto, renunciando así a su propio aumento y bono? ¿No será más probable que el presupuesto de formación se esfume con mayor rapidez que los canapés puestos en una mesa al aire libre en Nigeria?

10.-No he escuchado ningún rumor.
¿Te parece probable que el flujo perpetuo de rumores en las empresas se ha detenido de repente, precisamente en el momento en que existen pelos y señas de que algo ocurra de verdad? O acaso será más factible que tu jefe sepa que las noticias son tan malas que hasta el más ligero atisbo de la verdad hará que los empleados sean menos productivos que un cajón con cucarachas muertas?

11.-Revisaremos tu rendimiento dentro de 6 meses.
Lo mejor del futuro es que todavía no ha llegado. Cuando tu jefe te promete un "Performance Appraisal" con el fin de determinar un futuro aumento de sueldo, ¿Qué te parece más probable?

a) Tu jefe cree que puedes llegar a ser mucho más inteligente y productivo en 180 días, por lo que habrá valido la pena esperar todo ese tiempo a cambio de un jugoso aumento salarial. O bien…
b) Tu jefe espera conseguir un nuevo empleo de aquí a seis meses y tú tienes tantas posibilidades de obtener el aumento de sueldo como las que tiene una sardina de sobrevivir en un festival de gatos que han abandonado el vegetarianismo.

12.-Nuestra gente es la mejor.
Esta es la mentira más apreciada por los empleados. Por desgracia, sólo una empresa de cada sector puede contar con los mejores empleados. Además, ¿no es extraño que la misma empresa en que trabajas sea la que pague los salarios más bajos siendo que TU eres eres el mejor en tu ramo. ¿Te parece probable que los mejores empleados, los más productivos, se sientan atraídos por tu empresa a pesar de pagar unos sueldos de miseria? ¿Es posible que exista una rara enfermedad mental que hace que la gente sea brillante realizando su trabajo, pero incapaz de comparar dos cifras y determinar cuál es la más elevada? OK. Vamos a llamar a esas personas "sabios ocupacionales". Si realmente existieran, ¿Dime cuáles serían las probabilidades de que todas ellas decidieran trabajar para tu empresa? Y ¿te parece probable que la gente con la que trabajas durante todo el día parezca más densa que la plastilina y, sin embargo, en realidad sean los profesionales más brillantes en su campo? ¿No será más probable que tuvieran razón los economistas cuando dicen que "el
sistema de mercado funciona y tu empresa cuenta exactamente con la calidad de empleados por los que está dispuesta a pagar?

13.-Su opinión es muy importante para nosotros.
Como empleado maltratado e importante, tu sabes los divertido que es ofrecerle a tu jefe sugerencias tan poco prácticas como la siguiente: "Sería bueno pedirle al presidente de la compañía que extienda el espacio del estacionamiento."
La mayoría de las sugerencias de los empleados son tonterías o bien frutos del sadismo. Muy de vez en cuando surge una buena idea, pero es virtualmente imposible distinguir una buena idea mezclada entre tantas malas ideas. Nunca está del todo claro de antemano si la opinión de un empleado será buena; así pues, los jefes tienden a tratar todas las ideas como malas. La siguiente es una prueba para ver si tu jefe desea realmente la aportación del empleado:

¿Te parece probable que tu jefe disfrute con el trabajo extra que supone seguir las sabias sugerencias bienintencionadas de sus inteligentes empleados? ¿O no será más probable que el jefe finja escuchar con cuidado sus poco prácticas sugerencias, le dé las gracias por su aportación, luego haga exactamente lo que se proponía hacer, y encima le pida que organice la campaña de colecta para la Cruz Roja como castigo?

Basado en un trabajo de Scott Adams (creador de Dilbert)

Aprovecho para anunciar que Desmo y Yo entramos de nuevo al TOP 25. Ahora sí pásenle a comentar.