Ada Wong, Mujer Fatal

Sexy, Inteligente, y Letal son los tres adjetivos que usaría para definir a Ada Wong

Empecé a jugar el Separate ways, minijuego de Resident Evil 4 donde Ada tiene que infiltrarse entre los malos, conseguir terminar 5 misiones y escapar sin un rasguño. He de decir que este juego es muy estresante pero al mismo tiempo muy emocionante. Antes que nada hay que agradecer a Capcom que nos haya regalado a los fans la oportunidad de poder jugar, no solo una, sino dos veces con la Femme Fatale por excelencia de los videojuegos. Se que muchos han colocado un santuario con veladoras para rendirle culto a Ada.

Una cosa a notar es el vestuario en la Misión Ada que despierta los más bajos instintos en los jugadores hombres y hace arrancar los motores de los más veteranos guerreros de la jungla videojueguil.

Es una experiencia única jugar con Ada, las patadas reversibles son mejores que las que da Leon, no tienes que escuchar la voz de Arenita (la ardilla de Bob Esponja) de Ashley y hay varias cosillas que hace la mujer durante el juego que son de fábula, como las maromas cuando usa la pistola de gancho.

La pelea con Jack Krauser es de las mejores que me ha tocado presenciar en mucho tiempo. Finalizas la pelea y ni un solo pelo de Ada está fuera de lugar, pero lo mejor es el comentario que hace la mujer: "Vaya cosa tan larga que te cargas ahí… Pero odio a los hombres que juegan rudo"… Fabulantástico….

Ada se ganó a pulso un puesto con las mujeres más rudas de los juegos, a saber: Aya Brea, Jill Valentine y Claire Redfield.  Pero a diferencia de las mencionadas, Ada no tiene poderes extraordinarios.. léase mitocondriales. Tampoco tiene un hermano que la proteja, lo que si posee es una gran inteligencia acompañada de femeninas curvas peligrosas.

Manejar a una mujer como Ada no es fácil. No es una chica que se regale a cualquier gato tan facilmente, sin importar la experiencia que uno tenga en videojuegos o que seas un veterano de Resident Evil. Pero cuando la logras dominar, esta mujer de fuego (nótese el vestido color rojo pasión) llena tus más locas fantasías y desliza sus movimientos a través de los botones y tus dedos como cuchillo caliente en mantequilla.

Así que la próxima vez que pronuncies el nombre de ADA, que la boca se te llene de respeto.