El Efecto Forer

Basado en un artículo de Robert Todd Carroll

Detràs de cada tonto con dinero hay un listo tratando de quitárselo.

 P.T. Barnum

 

 

Si han segudo de cerca la serie La teorìa del Big Bang, recordarán un episodio donde se menciona, de labios de Sheldon, el efecto Forer (creo que fue aquel donde a Leonard le harán una fiesta sorpresa). pero acompáñenme a saber qué es eso del efecto Forer.

El efecto Forer también es conocido como efecto Barnum o efecto de la Validación Subjetiva (efecto de Validación Personal). (La expresión "Efecto Barnum", parece haberse originado con psicólogo Paul Meehl, haciendo referencia a la reputación del hombre de circo P. T. Barnum como maestro de la manipulación psicológica.)

El psicólogo Bertram R. Forer descubrió que las personas tienden a aceptar descripciones de personalidad vagas y generales aplicándolas a ellos sin que se den cuenta de que la misma descripción pudiera aplicarse a casi cualquier persona. Consideren el párrafo siguiente como si se les hubiera dado como una evaluación sobre su personalidad.

Usted tiene una necesidad de ser agradado y admirado por las demás personas, y aún así, tiende a ser su propio crítico. Se nota que tiene algunas debilidades de personalidad, sin embargo, puede generalmente compensarlas. Tiene capacidades considerables sin usar que no ha convertido en ventajas para usted. Disciplinado y con autocontrol por fuera, tiende a ser aprensivo e inseguro en el interior. En ocasiones usted tiene serias dudas acerca de si ha tomado la decisión correcta o ha hecho la cosa acertada. Usted prefiere una cierta cantidad de cambio y variedad y se torna insatisfecho cuando esta confinado por restricciones y limitaciones. Usted también se enorgullece de ser un pensador independiente; y no acepta las afirmaciones hechas por otras personas sin una prueba satisfactoria. Sin embargo, sabe que es imprudente ser demasiado franco y revelarse a los demás. En momentos usted es extrovertido, afable, y sociable, mientras en otros es introvertido, cauto, y reservado. Algunas de sus aspiraciones tienden a ser bastante poco realistas.

Forer les dio una prueba de personalidad a sus estudiantes, ignoró sus respuestas, y le dio la evaluación que acaban de leer en el párrafo anterior, a cada estudiante. Les pidió que calificaran la evaluación de 0 a 5, "5" significando que el destinatario sentía que la evaluación fue una valoración "excelente" y "4" significando que la valoración fue "buena". La evaluación promedio de la clase fue 4.26. Eso sucedió en 1948. La prueba se ha repetido centenares de veces con estudiantes de psicología y el promedio todavía está alrededor de 4.2.

Para abreviar, el señor Forer convenció a las personas de que él podía leer con éxito sus personalidades. Su exactitud asombró a sus sujetos, aunque su análisis de personalidad fue tomada de una columna de astrología de un quiosco de periódicos y se presentó a las personas sin tener en cuenta para nada su signo solar. El efecto de Forer parece explicar, en parte por lo menos, por qué tantas personas creen que las pseudociencias "funcionan".

La Astrología, la astroterapia, los biorritmos, la cartomancia,  la quiromancia, el eneagrama, la adivinación, la grafología, etc., parecen funcionar porque aparentan proporcionar análisis de personalidad exactos. Los estudios científicos acerca de estas pseudociencias demuestran que no son herramientas de valoración de personalidad válidas, mas sin embargo, cada una tiene numerosos clientes satisfechos que están convencidos de que son exactas. (Sí, el número de tontos se extiende hacia el infinito.)

Las explicaciones más comunes dadas para considerar el efecto Forer están en términos de esperanza, pensamientos de deseos, vanidad y la tendencia de intentar sacar sentido de la experiencia, aunque la propia explicación de Forer era en términos de credulidad humana. Las personas tienden a aceptar afirmaciones en proporción a su deseo de que sean verdad en lugar de verla en la exactitud empírica de las afirmaciones medidas por alguna norma no subjetiva. Nosotros tendemos a aceptar incluso declaraciones falsas o cuestionables sobre nosotros si las juzgamos positivas o aduladoras.


Nosotros daremos a menudo interpretaciones muy liberales a las afirmaciones vagas o incoherentes sobre nosotros para sacar sentido de ellas. Sujetos que buscan consejos de psíquicos, médiums, adivinos, lectores de la mente, grafólogos, etc., ignorarán a menudo declaraciones falsas o cuestionables y, en muchos casos, por su propia boca o acciones, la mayor parte de la información que ellos atribuyen erróneamente a un consejero pseudocientífico será proporcionada por ellos mismos.

Muchos de tales sujetos sienten a menudo que sus consejeros les han proporcionado una información profunda y personal. Tal validación subjetiva, no obstante, es de poco valor científico.

El psicólogo Barry Beyerstein cree que "la esperanza y la incertidumbre evoca poderosos procesos psicológicos que mantienen todos los ocultistas y lectores de personalidad pseudocientíficos dentro del negocio". Constantemente estamos intentando "sacar sentido de la barrera de información desconectada a la que nos enfrentamos diariamente" y "somos excelentes en rellenar un razonable escenario de entradas desarticuladas que en ocasiones le encontramos coherencia a una cosa sin sentido". Nosotros rellenamos a menudo los espacios en blanco y proporcionamos un cuadro coherente de lo que escuchamos y vemos, aunque un examen cuidadoso de la evidencia revelaría que los datos son vagos y confusos, oscuros, incoherentes e incluso ininteligibles. Por ejemplo, los psíquicos del tipo médium harán a menudo preguntas en tan rápida sucesión, desconectadas y ambiguas que dan la impresión de tener acceso a conocimiento personal sobre sus sujetos. De hecho, no se requiere que el psíquico posea una visión sobre la vida personal del sujeto; porque el sujeto proporciona todas las asociaciones y validaciones necesarias de buena gana y sin darse por enterado. Los psíquicos son auxiliados durante este proceso empleando las técnicas de lectura en frío.

Barry Beyerstein sugiere la siguiente prueba para determinar si la aparente validez de las pseudociencias arriba expresadas pudieran no ser debidas al efecto Forer, prejuicio de confirmación u otros factores psicológicos.

[Nota: la prueba propuesta también utiliza la validación subjetiva o personal y no se tiene la intención de comprobar la exactitud de cualquiera de las herramientas de valoración de personalidad, sino más bien tiene la finalidad de neutralizar la tendencia de auto engaño sobre tales materias.]

…una prueba adecuada tendría primero lecturas hechas a un gran número de clientes  y después retirará los nombres de los perfiles (codificándolos para después poder hacerlos coincidir con sus dueños legítimos). Después de que todos los clientes han leído los apuntes anónimos de su personalidad, a cada uno se le pediría recoger aquel que lo describió mejor. Si el lector realmente ha incluido suficiente material pertinente y singular,  los miembros del grupo, en promedio, deben poder exceder el azar escogiendo los suyos propios de la pila.

Beyerstein nota que "ningún método de ocultismo o de lectura de personalidad pseudocientífica … ha pasado semejante prueba con éxito."

El efecto Forer, no obstante, sólo explica parcialmente por qué tantas personas aceptan como exactos los procedimientos de valoración de la personalidad y de ocultismo. La lectura en frío, el refuerzo comunal y el pensamiento selectivo también son la base de estos engaños. También, debe admitirse que mientras muchas de las afirmaciones de valoración en una lectura pseudocientífica son vagas y generales, algunas son específicas. Algunas de aquellas que son específicas realmente se aplican a vastos números de personas y algunas, por pura casualidad, serán descripciones exactas para unos pocos y selectos. Un cierto número de afirmaciones de valoración específicas deben esperarse que salgan por mera casualidad.

Ha habido numerosos estudios hechos sobre efecto Forer. Dickson y Kelly han examinado muchos de estos estudios y han concluido que globalmente, hay un significativo apoyo por la afirmación general de que mayormente, los perfiles de Forer son percibidos como exactos por los sujetos en los estudios.

Además, hay una acrecentada aceptación del perfil si esta es etiquetada "para usted". Las valoraciones favorables son "más prontamente aceptadas como descripciones exactas de las personalidades de la gente que aquellas que son desfavorables". Pero las afirmaciones desfavorables son "más prontamente aceptadas cuando son proporcionadas por personas con un estado percibido alto que el estado percibido bajo". También se ha encontrado que los sujetos generalmente pueden distinguir entre declaraciones que son exactas (pero sería para un número grande de personas) y aquéllas que son distintivas (exactas para ellos pero no aplicables a la mayoría de las personas). Existe también alguna evidencia de que las variables de personalidad como la necesidad de aprobación neurótica y el autoritarismo están positivamente relacionadas a la creencia en los perfiles del tipo Forer.

Por desgracia, la mayoría de los estudios de Forer sólo se han efectuado en estudiantes universitarios.