Desde Silent Hill

 
Léase con la rídicula voz de Loquendo…

Hola amigos, antes que nada deseo hacer patente mi felicidad por haber pasado juntos este año 2011 en esta su humilde morada que tiene su ubicación al lado del Lago Toluca.

Han sido 300 y tantos días en los que hemos compartido ires y venires, altas y bajas, sin embargo, como seres humanos que somos, hemos podido salir adelante a pesar de los problemas. Sé que la vida a veces nos da unas cachetadas que llegan a hacernos besar el suelo, pero lo importante es volverse a levantar.

Un año vino y se está yendo y en verdad espero que sigan viniendo muchos más. Tengo fe en que todos los blogueros que leen esta especie de blog, no que tengan un excelente año, sino que posean la fortaleza para aguantarlo y salir avante.

Para no alargarme mucho (¡snif!), quiero desearles a todos y cada uno de los lectores que se la pasen bien en este fin de año y que empiecen el siguiente con las pilas recargadas. Deseo que abran la puerta de su casa a cada oportunidad que toca: recuerden que las oportunidades son entes veleidosas y sólo golpean una vez.

Se despide de ustedes el sujeto que se hace llamar Areg.