Crítica – Sucker Punch

Normalmente nunca miro películas por el tráiler. Soy conscienteque hay toda una maniobra de marketing detrás para llegar al mayornúmero de público, aunque luego la película sea algo completamentediferente. Como un buen ejemplo tenemos “Malditos bastardos”. Enel tráiler los que no son aficionados al cine de Tarantino secreerán que van a ser una película de acción se llevaron un granchasco. Fueron al cine convencidos de que verían una matanza nazicon un montón de sangre y se encontraron con unos 20 primerosminutos de película en la que salía un alemán y un nazi hablandosobre leche.

Además de que yo casi nunca veo cine de acción, si lo veo metiene que gustar su argumento o su temática. Por muy buenos efectosespeciales que tenga, muchas explosiones y personajes vacios no mellenan.

Pero el tráiler de esta Sucker Punch lo tenía todo: tíasbuenas, katanas, dragones, zombis, ninjas, explosiones, y encima todoesto mezclado con toques de surrealismo y locura. Pero lo que hahecho que me decida a ir al cine ha sido la música: ¡era heavymetal!

Cuando por fin acaban los típicos anuncios larguísimos del cine,empieza con una voz en off muy filosófica, y con una grandísimamaestría, nos muestra una pequeña historia sin ningunaconversación, y la canción de fondo era una de las más épicas queexisten: Sweet Dreams, pero con un toque muy moderno que encajaperfectamente con el estilo de la película.

Sin querer desvelar nada de la trama, diré que es bastante buena,te tienes que calentar bastante la cabeza para pillarla. Lo únicoque va un poco a trompicones, tiene algunos momentos que sonsimplemente geniales (la primera “imaginación” es sublime) perohay algunos momentos que son más propios de cualquier películaadolescente que no quiere complicarse para que todo el mundo la pille(que por otro lado es el público potencial de esta película)

En el apartado visual se nota muchísimo la mano de Zack Snyder,director de películas como “300” o “Wachtmen”. Las escenasde acción son magistrales, cada una tiene una ambientacióndiferente, y cada cual está hecha a la perfección, sumergiéndonosen el Japón feudal, en la Tierra media o en la primera guerramundial con una maestría digna de los mejores directores.

La música tiene un papel muy importante, no por nada las escenasde acción tienen cierto carácter de videoclip. La mayoría soncanciones licenciadas, y aunque no llegan al nivel de Heavy metal queme esperaba del trailer, más que nada porque la que hay esSoftrock en su mayoría, es buenísima y encaja perfectamente con lasimágenes.

Lo malo llega en el guión. La historia en si es muy interesante,pero hay varias cosas que no me gustan. Para empezar, hay un mensajefeminista en la película, pero muy exagerado, tanto que he salidodel cine con un cierto asco a mí mismo. Y los personajes son MUYtípicos: el jefe cabrón, el cocinero gordo, la risueña con unahermana borde, las tontas que se apuntan a lo que sea, laprotagonista que acaba de llegar pero es lo más chachipirriliguaydel lugar… Los tópicos en si no son malos, ayudan para sumergir alespectador, pero otra cosa es que los usen porque no les da la ganapensar.

No puedo acabar la crítica sin destacar a las chicasprotagonistas, querían a 5 actrices guapísimas y lo han conseguidocon creces.

En definitiva, ¿recomiendo la película? Si te gustan laspelículas con un estilo visual original, con efectos especiales,explosiones, ninjas y tías buenas, esta es tu película.

Si en cambio eres de los que les gusta reflexionar cuando ves unapelícula, esta puede llenarte, pero poco, pero por su pobre guión,pues ese argumento podría haber dado una película que habría dadomucho que hablar.

Mi nota: 7’5

Te gustará si te gustó…