Videojuegos con potencial desaprovechado: Hellgate London

Hoy, después de mucho tiempo, retomo una vieja sección de miblog, “videojuegos con potencial desaprovechado”, con el nombreya sabréis de que va. La última entrada sobre este tema la hice el15 de mayo de 2009, es decir, casi dos años.

Aquí pongo las entradas por si queréis verlas:

Odin Sphere

Assassin’s Creed

Prince of Persia(2008)


Hoy hablaré del que es para mí, una de las grandes decepcionesde mi vida videojueguil.

Hace muchos años, cuando este juego se presentó, dio mucho dehablar. Estaba hecho por varias de las mentes que habían hecho lasaga Diablo, y de todos es sabido que nunca un clon de Diablo le hacesombra. Nunca.

Pero con este juego era diferente. ¡Era de los mismos creadores!

Pero cuando salió, la recepción fue fría. La prensa dio unasnotas bastante bajas, y el público no ayudó mucho con las ventas.Menos Corea, por lo que puedo saber.

El planteamiento del juego era prometedor: argumentopost-apocalíptico, Londres totalmente destruida, varios personajesque elegir, varios tipos de armas, los cuales cambiaban lajugabilidad, hordas de demonios a los que matar, posibilidad decooperativo… vamos, la evolución de Diablo. Tanto que algunos,antes de salir, decían que era “Diablo III”.

Pero una vez que salió, la cosa cambió mucho.

Veamos en que falló:

Los gráficos son muy “copy-paste”. Puedes ver un parque, consus columpios destrozados y esas cosas, y diez minutos después ver uno igual.Los edificios se repiten mucho, y estando la gran parte deldesarrollo del juego en una ciudad es un gran fallo. Las texturas delos enemigos, las armas y los personajes son muy sosas. Es toda unalástima, porque el trabajo artístico que hay detrás es buenísimo,pero la dejadez le puede. Eso sí, las fases “del infierno” sonmuy buenas, lástima que duren poco.

La historia es muy interesante de primeras: los demonios salen derepente de las profundidades del infierno desde algún lugar deLondres, y los humanos se esconden en las vías de metro, y cada díaque pasa hay menos humanos. Encima esto está contado con un video depresentación sublime, a la altura de Pixar o Square-Enix. Elproblema es que de ahí no se mueve, sólo verás aburridasconversaciones sin ningún transfondo. Y olvídate de algúnpersonaje secundario carismático. Y por supuesto, nada de giros deguión. Vamos, una mierda.

Pero lo peor viene en su jugabilidad. Uno de los reclamos quehabía es que podías matar a los demonios con armas blancas y conarmas de fuego. El problema es que el juego se controla como un MMO,es decir, el personaje no ataca cuando le dices que ataque, si no quehace una lentísima animación que encima suele tener poca precisiónsi no fijas tu objetivo. Esto está bien para un MMO, más que nadaporque por limitaciones técnicas no puede hacer otra cosa, pero enun juego que como mucho admite a 4 personas es imperdonable. Unaverdadera lástima, si hubieran hecho “dos tipos de jugabilidad”,al estilo Fallout 3 por ejemplo, el juego se podría haber salvado.Esto sin hablar de cómo se jugaba los primeros días, porque hastaque no salió un parche era casi injugable.

Una verdadera lástima, es un juego que antes de jugarlo lo tienetodo: argumento, variedad, buen diseño artístico, sabor a clásico…pero al final la vagueza les pudo a los programadores. Eso sí, lamúsica muy buena.