Crítica – «Khaos Legions» de Arch Enemy

 

Por fin, después de 4 años, una de mis bandas favoritas delDeath Metal saca un nuevo disco. En todo este tiempo, Angela se aconvertido en una de las mujeres metaleras más famosas, tal vez porsu belleza, tal vez por usar únicamente voces guturales, algo muypoco común en las cantantes femeninas. No innovan demasiado, nifalta que les hace.


 

En algunas canciones, como pueden ser “Yesterday Is Dead AndGone” o “Bloodstained Cross”, su característico estilo siguemanteniéndose, con buenos riffs, melodía de vez en cuando, vocesdesgarradoras y de distintos tonos, y por supuesto, grandes solos deguitarra. Los hermanos Amott siguen con su virtuosismo, dándonosunos grandes momentos, en los que oímos momentos muy brutales yotros preciosos, así de simple. Me encanta esos momentos preciosos,vienen muy bien en un disco como este, tanta brutalidad se haríarepetitiva sin ningún interludio.

Y ahora que nombro los interludios, diré mi opinión sobre ellos:me encantan. El disco tiene mucha velocidad, todo un reto para losque no acostumbren a escuchar esta música. Precisamente por eso,estos interludios vienen de lujo, nos relaja los oídos y nosprepara para la siguiente canción. Excelentes.

Pero también hay espacio para el Death Metal tradicional, esevenido del infierno, ese que nos hace descargar toda nuestra furiamoviendo la cabeza al ritmo de la música, gracias a canciones como“Cult of Chaos”. Pero también tenemos canciones más técnicas,como “Cruelty Without Beauty”, estas con cierto toque heavy enlos riffs.

El baterista Daniel Erlandsson hace un gran trabajo, sobre todo enlos dobles bombos, cosa que me encanta. El problema es que si oyerasolo la batería, muchas canciones me sonarían muy parecidas, aunqueno es culpa suya, es culpa del protagonismo de los hermanos Amott yAngela Gossow.

Precisamente de ese mal sufre el bajista Sharlee D’Angelo, que apesar de hacer un gran trabajo, los bajistas de Death Metal por logeneral no tiene mucho protagonismo más allá de acompañar a lasguitarras y acrecentar la dureza de la música.

Aunque esto es algo que ya se sabía de hace tiempo, no está demás recordarlo: Angela Gossow es toda un bestia parda, capaz dehacer todo tipo de voces guturales y cambiarlas en pocos segundos,haciéndonos olvidar que es toda una belleza para que oigamos una vozvenida del infierno, que al fin de al cabo es eso de lo que se trata.


Conclusión: No sabía muy bien que esperarme, si un nuevo“Doomday Machine”, un nuevo “Rise Of the Tyrant”, o un nuevoestilo ahora que son más conocidos. Al final, el resultado ha sidobastante variado, cogiendo un poco de cada momento de la banda. Aúnsin estar al nivel de “Doomday Machine”, mi disco favorito de labanda, me ha parecido un buen disco, con un gran nivel general y unosinterludios buenísimos.

Nota: 8’5/10

Mejor canción:

 


Te gustará si te gustó…

 

 


Las mejores canciones del Death Metal:

1ª Parte

2ª Parte