eXistenZ, la película de la que se copio Origen… y nadie se ha dado cuenta

Recuerdo las reacciones de la gente cuando salió Origen, la última película de Christopher Nolan, con una campaña de publicidad bestial. En los carteles salía en letras bien grandes “del director de El Caballero Oscuro” y el careto del humedece-bragas Leonardo DiCaprio. Pero a la gente lo que le llamaba la atención no era eso, sino el concepto de la peli: unos agentes se meten en los sueños de la gente para conseguir información, usando para ello distintos niveles de sueño.

Era una mezcla de thriller, el género favorito de los gafapastas cinéfilos, y de Matrix, seguramente el mayor boom de las pelis de acción de la historia.

La película fue todo un éxito, sobre todo por su propuesta. Mucha gente alagó a Christopher Nolan por usar una trama compleja como esta en una película tan comercial (160 millones de dólares de presupuesto, ahí es nada).
A pesar del éxito comercial y de crítica, hubo dos críticas negativas casi unánimes:

·         Los niveles de sueño, a pesar de estar bien explicados, son un lio importante por todo el tema del tiempo que discurre en ellos y el peligro que conllevaba usarlos. Mucha gente los uso de excusa para calificar a la película como una mierda.
·         El final, un burdo intento de hacernos creer que no habíamos estado atentos cuando solo era un engaño. En mi opinión, pusieron eso para que la gente hablara más del argumento (algo que da más cache a la película) que de los efectos especiales (lo que sirve como publicidad durante pocos años).

 

A que me recordará esta escena…

Ahora, seguramente, te estarás preguntando: ¿y a que vienen estas explicaciones? Pues sencillamente, que hoy he descubierto una película que es prácticamente idéntica en planteamiento y se estrenó 11 años antes. La película en cuestión es “eXistenZ”, de David Cronenberg, famoso ante todo por ser original.

Esta película nos sitúa en un futuro próximo donde los videojuegos ya son realidad virtual total, en los cuales nos metemos en un mundo que podemos palpar y sentir. Dicho así no parece original, pero lo interesante es que hay “juegos dentro de juegos”. Igualito a Origen.

Una vez te metes en el mundo del juego, como tus eres el que te has metido, tanto el escenario como los personajes se comportan respecto a tu personalidad y sentimientos. Igualito a Origen.

Está claro que los sueños y los videojuegos son dos temas muy diferentes, pero el planteamiento de ambas películas es prácticamente idéntico. De hecho, casi diría que eXistenZ es más interesante en muchos aspectos, ya que hace reflexionar hasta qué punto está bien matar de forma virtual, como los videojuegos nos hacen ver aburrida la vida real o como nos alimentan nuestras necesidades morbosas y violentas.

 

El super-final (risas) de Origen.

Origen también trata temas interesantes, pero le mete un componente de acción (imprescindible es las películas de más de 100 millones de dólares, comprobado) que hacen que no me la tome tan enserio. ¿En qué vamos a estar más atentos, en una ciudad que se da la vuelta o en todo el tema psicológico de los sueños?

eXistenZ y Origen no solo tienen un planteamiento prácticamente idéntico, sino que el hilo conductor es igual de parecido. Por ejemplo, en Origen un sueño era mucho más largo que en la vida real, pudiendo vivir años en tus sueños cuando en la realidad solo han pasado pocas semanas. ¿A que no lo adivinas? En eXistenZ también.

Para colmo, el reparto de eXistenZ no tiene nada que enviadiar a Origen. Si en Origen teníamos a DiCaprio, Michael Caine o Marion Cotillard como principales estrellas; en eXistenZ tenemos otros intérpretes como Jude Law, Willem Defoe y Jennifer Jason Leight. No serán tan famosos, pero cumplen igual de bien.

Por parecerse, hasta el final se parece, pues en ambos se te queda cara de tonto, para después darte cuenta que a los guionistas no se les ocurría otra cosa. En este apartado me quedo de calle con Origen, en esta es un detalle de 10 segundos; no como en eXistenZ, que directamente te tratan como a un estúpido.

Con esto, vemos como nos engañan en la publicidad. Nos dicen “mira que original”, cuando no es más que una copia casi descarada de otro producto. Aunque sea prácticamente idéntico, solo por cambiarnos el contexto ya nuestra mente no se da cuenta de la copia.

En esta ocasión la comparación era entre una película desconocida con otra que fue un taquillazo, pero otras veces lo vemos en películas que marcan generaciones. Ahí está el ejemplo de Bailando con lobos y Avatar, solo que esta última tiene una calidad insultante comparada con la obra maestra que copia. O la inmensa mayoría de mangas Shonen que copian a Dragon Ball.

 

A pesar de mis críticas por las copias de la película de Christopher Nolan, es una película que me encanta, la disfrute como un enano cuando fui a verla al cine. Tiene una fotografía ejemplar, y un diseño en las fases de sueños exquisitas. De hecho, me gusta más que eXistenZ, ya que esta tiene un final malo malo.

eXistenZ no será la mejor película de la historia, pero es de obligada visión si te gustan los videojuegos. No solo tiene un argumento interesante, sino que además reflexiona sobre los avances en los mismos y su dudosa moralidad (no, no son los DLC’s, no se les ocurrió algo tan malévolo). Además de eso, tiene unas referencias sexuales que me han puesto palot- contento.

-¿Por qué no se infecta? Es como una herida abierta…
-¿Te das cuenta de la tontería que acabas de decir? (La rubia de la foto abre la boca de una manera extremadamente sensual)