Análisis – King of Dragons

 

 

Aaaahh, las recreativas. Qué máquinas tan maravillosas. En una época como esta, donde los argumentos complejos lo son todo, el detallismo gráfico se mide al extremo y la corta duración es la mayor lacra de la mayoría de videojuegos que salen al mercado, las añejas recreativas son pura gloria jugable.

Uno de los géneros más prolífico durante el reinado de dichas máquinas fue el beat’em up, el cual consistía en algo que prácticamente ha desaparecido: dar una innumerable cantidad de hostias a nuestros enemigos. Hoy en día te meten videos, cutre-puzzles, combos inútiles y niveles de relleno. Pocas, poquísimas sagas han conseguido mantener el espíritu gamberro de juegos como el que nos ocupa.

Kings of dragons no es ni de lejos el más recordado de entre todos los excelentes beat’em ups en la placa CPS-2 de Capcom, pero aún así resultainteresante, veamos porque: 

Artículo completo