Friday Night Lights

 

 

"Clear eyes, Full Hearts, Can’t Loose!"  La gran mayoría de las series de televisión de hoy en día, como es el caso de la maravillosa Friday Night Lights, posee una cita característica, algo que, cuando oímos, nos recuerda, sin albergar la menor duda, a la serie en cuestión. Tenemos como grandes ejemplos el "Tonight is the night", de Dexter, "So say we all" de Galactica, o "Tell me, sir, what don’t you like about yourself?", de Nip / Tuck, la serie más reciente que he analizado en el blog.

La cita que ocupa el principio del párrafo anterior es el lema de los Dillon Panthers, el equipo de fútbol americano protagonista de la serie. De hecho, se podría decir que la cita en sí misma es el punto de apoyo sobre el que pivota la serie entera, valiéndose del equipo para narrar las historias que nos cuenta. ¡Y menudas historias más maravillosas !

No sé si para bien o para mal, descubrí esta serie hace relativamente poco. No porque haya sido un mal descubrimiento, que de hecho es de lo mejor que he visto en bastante tiempo, sino porque quizás hubiera sido mejor haberla seguido desde sus inicios, habiendo tenido más tiempo para digerirla. En cualquiera de los casos, a día de hoy no puedo sino agradecer el hecho de haberla descubierto, una de las mejores series de la televisión actual.

Como ya se ha dicho dos párrafos más árriba, Friday Night Lights es la historia de los jugadores de los Dillon Panthers, y de la familia de su entrenador, Eric Taylor. De hecho, el reparto protagonista (los tres "capitanes" de los Panthers, Jason Street, Lyla, Tyra, Landry y la familia Taylor) son de los mejores que he visto jamás, especialmente la excelente pareja que conforman Eric y Tami Taylor, con una complicidad y unas actuaciones tan soberbias que dan la impresión de ser realmente una pareja en la vida real.

Antes de continuar, me gustaría advertiros de que la gente más sensible puede considerar esto que voy a comentar como spoiler de la primera temporada. En cualquiera de los casos, no iré más allá de los dos o tres capítulos iniciales, que no son más que la carta de presentación de la serie, pero no quiero comentarios quejándose al respecto y diciendo que no he avisado. Aún así, yo dudo mucho que la lectura de esta entrada vaya a interferir con el visionado de la serie.

La serie no tiene el comienzo más fuerte de todos, de hecho, la primera media hora la pasaremos viendo al entrenador y a los jugadores en su aburrida rutina: visitas a colegios, rezos en la iglesia, fiestas en honor al equipo… Pequeñas tradiciones de ese pueblo de Texas que es Dillon. Hasta que llega la hora del partido.

Los que conozcan como funciona el fútbol americano, presente en todos los capítulos de la serie, podrán disfrutar mucho más que otros, que se perderán esos pequeños de detalles de tácticas, posiciones, entrenamientos… o incluso los propios partidos, posiblemente lo más espectacular de la serie. Y es que las épicas victorias que se dan lugar en la serie alcanzan niveles de emoción similares a muchos partidos de la propia NFL, a pesar de que en realidad solo son estudiantes de instituto. Sin embargo, no debemos preocuparnos si no conocemos el deporte yanqui por excelencia, pues seremos capaces de apreciar la grandeza de esta serie aún sin esas vibrantes escenas de futbol.

 

Y durante el primer partido de la serie, tenemos el hecho que marcará toda una de las cinco grandes tramas que hay en la serie, de las que además saldrán un buen número de historias de menor relevancia, y gracias a la cual conoceremos muchos personajes nuevos. Jason Street (Scott Porter), el quarterback titular de los Panthers, tratando de placar, sufre una lesión en el cuello que tiene como consecuencia final el hecho de que se quede parapléjico. De cintura para abajo no es capaz de moverse, lo que echa al traste toda su carrera futbolística, del mismo modo que cambiará su personalidad, haciéndolo más amargado y oscuro y alejándolo de su novia, Lyla Garrity (Minka Kelly). Sin embargo, gracias a este desgraciado accidente conocemos a Herc y a todo un grupo de minusválidos que empezarán a formar parte de la vida de Street, personajes siempre curiosos y que le darán fuerzas para continuar tras su accidente.

Como he dicho, esa es una de las cinco grandes tramas. La segunda la marca Matt Saracen (Zach Gilford), actual quarterback de los Panthers y admirador de la hija de los Taylor, Julie (Aime Teegarden) que tras llegar al puesto de titular sustituyendo a Jason, se encuentra con una gran presión, con la que en ocasiones anteriores no contaba (ya que no era más que un reserva calientabanquillos). Además, a esto se le suma que Saracen es el único hombre de su casa, el que se encarga de todo, incluída una abuela con cierta edad y ligeros problemas mentales, cocinar, limpiar y hacer la compra, lo cual lo hace un chico muy responsable, mucho más de lo normal en su edad. Entre toda la vorágine de emociones que inundan a Saracen (como pasa con cualquiera de los quarterbacks), destacamos a Landry Clarke (Jesse Plemons), el pelirrojo amigo de toda la vida, aquel que le apoyaba aún cuando no era más que un reserva, el punto de cordura de Matt, que le indica que no todo en la vida es fútbol, aunque en ocasiones pueda dar esa impresión.  

Tenemos como tercera línea argumental la relacionada con los Taylor. O al menos, lo referido a Eric (Kyle Chandler) y Tami (Connie Britton), y todo el mundo "adulto" en general, la visión que tiene el pueblo de Dillon fuera del instituto de todo lo que es el fútbol americano y su relevancia. Nos damos cuenta realmente de que, para Dillon, el fútbol es más una forma de vida que un deporte o entretenimiento. Como ya he dicho, y nunca me canso de repetir, es especialmente remarcable la fantástica pareja que son el entrenador Taylor y su mujer, que es la orientadora del instituto de Dillon, y posiblemente el mejor personaje de toda la serie, con perdón de Landry. 

 

Cuarta historia. Smash Williams (Gaius Charles), principal runningback del equipo, (es decir, aquel que se encarga de recibir los pases y correr cuantas yardas sea posible), un chico de color cuya única aspiración es el fútbol universitario (y, finalmente, la NFL). Hijo de una familia humilde, cuyo padre está muerto, y que se han volcado casi por completo en él y su sueño. Al principio de la temporada no es más que un fiestero y un ligón que se aprovecha de su situación como estrella del equipo, que por distintas circunstancias se irá convirtiendo cada vez más en uno de los personajes que echaremos de menos cuando no aparezcan en pantalla.

Y la última gran línea a seguir durante la temporada. Tim Riggins (Taylor Kitsch), tailback (simplificando, es un runningback que hace placajes), un joven que pasa más tiempo en estado de embriaguez que sobrio, cuyo padre le ha abandonado y que vive con su hermano mayor. Poco después de empezar la serie, rompe con su novia Tyra Colette (Adrianne Palicki), por lo que queda "libre" para encontrarse con cuantas mujeres quiera. Es reservado y callado, y bastante desobediente, aunque, como todos los personajes, irá creciendo y madurando a medida que avance la serie.

Una vez habiéndome extendido en la trama, solo me queda felicitar a los guionistas y a Peter Berg, creador de la serie, por haber engendrado un show tan redondo como este, que, de haberlo visto antes de elaborar el top10 de series que hice en su día, habría entrado en los puestos más altos sin dudarlo. Un día de estos volveré a escribir una entrada como aquella, habiendo visto ahora una gran cantidad de series de calidad muy superior a más de la mitad de ellas, y habiendo cambiado bastante mis gustos televisivos, que desbancarían, sin atisbo de dudas, a más de la mitad de aquel top, como esta Friday Night Lights.

En aspectos sonoros, FNL no es de las mejores series, las hay bastante mejores, pero eso no quita que sea buena. Los partidos van acompañados de melodías épicas, sobretodo al término de los mismos, pero en el resto de ocasiones las melodías no dejan de ser un acompañamiento, que si bien es bueno, no es excelente. Las voces son, sin embargo, otro cantar, que si bien en la versión doblada a nuestro idioma tiene una calidad decente, apestan si las comparamos con la versión original, que tienen unas interpretaciones soberbias. En este caso en particular, recomiendo, si se puede, ver la serie en inglés, ya que realmente no hay color. Aún así, la TNT ha emitido aquí en España las dos primeras temporadas, y si no hay otro remedio, también es una buena opción para verla. En cualquier caso, es imperdonable perderse esta serie tras teniendo la posibilidad de verla.

 

Las actuaciones en la línea de las voces, impecables. Nada que achacar al reparto, que con perdón de las grandes como Los Soprano, The Wire, Lost o Battlestar Galactica, es de lo mejorcito que se ha visto nunca, y posiblemente tenga las mejores interpretaciones que haya en una serie en emisión en estos momentos (por supuesto, hablo sin demasiado conocimiento del asunto, ya que si bien veo bastantes series, no son todas las que hay en emisión, ni siquiera la mitad, ya que el tiempo de uno es limitado).

El único motivo por el cual me tiene descontento NBC (cadena emisora de la serie) es por el maltrato que está sufriendo la misma. Con una calidad como la que tiene, que lleve dese que terminó la segunda temporada (con la cuarta actualmente en emisión, y afortunadamente renovada para una quinta gracias a DirectTV) al borde de la cancelación es algo que criticar, sin duda alguna, y más teniendo la cadena series como Heroes, con un presupuesto que casi triplica al de esta serie y que tiene una calidad bastante inferior. Además, ni siquiera se promociona la serie, o si lo hace, es de una manera muy discreta, motivo por el cual la audiencia es tan baja. De hecho, Ben Silverman, jefazo de la NBC, declaró tras la huelga de guionistas lo siguiente: "A mi me gusta (la serie). A ti te gusta. Desafortunadamente, nadie la ve. Eso es lo que tienen las series. La gente tiene que verlas. Somos la NBC, tenemos una reputación que mantener. Y con la huelga… veremos que se puede hacer".

Cierro este artículo diciendo algo que quizás hubiera quedado mejor al principio, y es que Friday Night Lights es una adaptación (eso sí, muy libre) de la novela "Friday Night Lights: A town and a dream" y de una película homónima, aunque si tuviera que escoger una de las tres, sin duda me quedaría con la serie de televisión, una obra maestra de la televisión y una serie que merece ser vista.

TOP 20: Juegos NDS (2ª Parte)

10: Kingdom Hearts 358/2 Days

Una nueva entrega de esta prestigiosa saga de Action RPG, que enesta ocasión no está protagonizada por Sora, sino por el siempreinteresante Roxas, que narra su vida desde su entrada en laOrganización XIII, hasta lo que conocemos, siendo una de las entregasnarrativamente más interesantes, y, aunque con ligeros cambios en lajugabilidad, sigue siendo un Kingdom Hearts excelente.

9: Henry Hatsworth en la Aventura Rompecabezas

Otrapropuesta innovadora. Una fusión entre los puzles, que desarrollaremosen la pantalla inferior de la consola, y plataformas en 2D, querecuerda poderosamente a un Mario con vitaminas. La gran virtud de estejuego es que lo que hagamos, en una u otra pantalla, tieneconsecuencias en la opuesta. Así, si conseguimos rachas en los puzles,nuestro personaje recuperará salud, o podrá montar su mecha gigante,con el que podremos avanzar gran parte del nivel. Endiabladamenteadictivo y divertido, totalmente recomendable para cualquier personacon un mínimo de interés por esta conosla.

8: Disgaea DS

Cadauna de las entregas de esta saga es, en sí misma, una obra maestra, ytodas en conjunto son, en mi más humilde opinión, la mejor saga deS-RPG que hay ahora mismo en el mercado, por muchos Fire Emblem que secrucen en su camino. Creo que poco o nada puedo decir que no dijera enla primera parte del repaso a esta saga, que podéis encontrar cuatroentradas atrás.

7: Dragon Quest IV: Capítulos de los Elegidos

Realmente,se puede decir que este ha sido mi primer contacto con la saga DragonQuest, ya que no había sabido nada de la saga hasta la octava, a lacual apenas jugué durante dos o tres horas, ya que era de un amigo quelo reclamó antes de que pudiera jugarlo más. Sin embargo, esta cuartaentrega ha sido una enorme alegría para mí, amante de los RPGs comosoy, ya que me ha descubierto una gran saga, con cierta dificultad ymuchas horas hasta completarlo. Una joya.

6: Profesor Layton y la Caja de Pandora

Creoque pocos poseedores de una DS desconocerán la saga del ProfesorLayton, que ya va por su quinta entrega en tierras japonesas, y queaquí tiene pendiente traernos la tercera. Unas aventuras gráficas conuna historia que aumenta en interés progresivamente, y, su principalatractivo, un número bastante grande de puzles a superar, todos con unadificultad bastante acertada. De los mejores juegos del catálogo.

5: Elite Beat Agents

Quizás no sea el mejor técnicamente hablando, ni tenga unahistoria a la que aferrarnos o una gran duración, pero a este EBA no lehace falta. Es divertido; divertido como pocos. La mecánica es la mismaque la de los Osu! Takae Ouendan! Un juego musical en el que deberemospulsar los indicadores que aparezcan en pantalla en el momento justo.

4: Etrian Odyssey

¡Un dungeon crawler! Hacía unos cuantos años que no veía uno deeste estilo, tan… puro. Como escenario, una única mazmorra en la quedebemos avanzar bajando sus pisos hasta llegar a un enemigo final. Dedificultad endiablada, subir de nivel se convierte en lo fundamental eneste tipo de juegos, de entre los que este, además, cuenta conbastantes incorporaciones en relación al resto de los que he probado,como puede ser la gran cantidad de clases de personajes o el hecho dedibujar nuestros propios mapas, opción muy interesante donde las haya…

3: Chrono Trigger

Pordesgracia, nunca había tenido ocasión de jugar a este gran producto deSquare. Y había oído/leído mucho de él. ¡Qué gran juego! ¡Qué grancombate! ¡Qué gran historia! Sin embargo, quizás precisamente por tenerdemasiadas expectativas, me supo a poco. Y menudo batacazo el delidioma. Es un juegazo, no obstante, que todo jugador debería jugar enalgún momento de su vida.

2: The World Ends With You

Elmejor RPG que hay para DS. Una historia apasionante y compleja comopocas, un sistema de combate de lo más original, y una banda sonora ala altura. Tras el genial Chain of Memories de Jupiter, lo vuelven alograr, superándose a si mismos incluso, con un juego cuyo único falloes no tener una traducción a nuestro idioma…

1: Phoenix Wright: Ace Attorney: Trials & Tribulations

La mejor aventura gráfica de esta consola. Y punto. Si ya lasaga Phoenix Wright es mi favorita (siempre hablando del catálogo de laNDS), por sus enreversadas y apasionantes tramas y su estilo de juego,era de esperar que la entrega más apasionante de cuantas ha paridoCapcom estuviera en el top, y lo está ocupando nada más y nada menosque el primer puesto. Solo estos juegos serían un motivo por el cualcomprar de nuevo la consola en caso de que se rompiera.

 

 

Mención especial merecen otros juegos que no aparecen en el top porque no me han brindado las horas de diversión que estos veinte, o no me han cautivado tanto. Es el caso del incombustible Mario Kart, divertido como pocos y entretenido, pero un juego que, al fin y al cabo, llevo desde los tiempos de la N64 jugando, y uno deja de sorprenderse, o el Super Mario 64, posiblemente mi plataformas favorito, pero que tras después de jugarlo decenas de veces en su versión original, y con un control incómodo como el que tiene en DS, no ha conseguido volver a atraparme. 

Y hasta aquí hemos llegado. Fijándome en los comentarios de la anteriorentrada, puedo deducir que muchos no estarán de acuerdo conmigo enabsoluto. Tampoco lo espero. De hecho, creo que de todas las personascon las que he comentado sobre el catálogo de esta consola, ningunaestá de acuerdo conmigo. 

Sin más que decir, me despido. ¡Un saludo!