Spartacus: Blood and Sand

 

Cuando empecé con esta serie,temía. Una mezcla de 300 y Roma, decían muchas críticas. Ambas, grandesproducciones que adoro. Ambas a una gran altura en sus respectivos géneros:una, la acción más espectacular, y la otra, las enreversadas tramas deconspiraciones.

Temía porque pensé que lepasaría lo que me gusta llamar el efecto FlashForward”. Muchos alardes, grandesfenómenos como inspiración… y al final una calidad menos que aceptable.Afortunadamente, no es el caso, y Spartacus: Blood and Sand, ha resultado seruna de las series más divertidas de la temporada.

 

¿Y qué tiene realmenteSpartacus: Blood and Sand? La serie de Starz, cadena que yo desconocía hasta laemisión de esta serie, puede parecer, tras visionar su piloto, un despropósito;una amalgama de violencia sin sentido y sexo alocado, junto con una cantidadmás que importante de mal gusto.

Pero Spartacus es una serieque desde el principio deja las cosas claras, algo que es de agradecer. Tieneuna trama rápida y dinámica, que avanza con pulso firme y en el que cadacapítulo es un festín que uno no debe perderse. Y realmente es un alivioencontrar algo así, en contraposición a las típicas historias que tanto tardanen desarrollarse y que apenas cuentan con dos o tres hechos importantes cadatemporada.

Y esa violencia desmesurada yel sexo incontrolado pasan de ser sus mayores defectos, aquello que laconvertía en una serie de “clase B”, a convertirse en sus mayores virtudes,convirtiéndose cada minuto de metraje en un espectáculo visual en el que hayuna cantidad más que respetable de tetas y sangre en pantalla, y no hayepisodio que se quede sin su ración. Sorprende el hecho de que la mayoría alprincipio de la serie se verán desagradados ante semejante cantidad de hemoglobinaen pantalla, pero como a medida que va avanzando la serie uno se convierte enotro espectador más en el coliseo, pidiendo la sangre de sus personajes agritos, y alegrándonos ante la muerte más sangrienta, o sufriendo con la deaquellos personajes que tengamos en mejor estima.

La serie, pese a que se salteun buen número de tabús y utilice imágenes bastante grotescas, ha conseguidorenovar, tras sus trece capítulos, para una segunda temporada y contará tambiéncon una precuela de seis, que narrará lo acontecido en el ludus de Batiatusantes de la llegada de Spartacus. 

La trama se supone épica, pero solo lo es en cierto modo. Y la verdades que gana muchos enteros si se conoce la verdadera historia deEspartaco. Cuenta la historia de un guerrero tracio, de nombredesconocido (interpretadopor Andy Whitfield) durante toda la serie, que tras su captura, esusado comomero entretenimiento en el coliseo romano, para que la gente viera loquesufren los enemigos de Roma. Sin embargo, el tracio se revela como unhábilguerrero que es capaz de terminar con los gladiadores enemigos ysobrevivir enla arena.

Esto llama la atención de unlanista (el director de un ludus, y, generalmente, el amo de un gladiador,también llamado Dominus) Batiatus (John Hannah), que se apresura a comprar alhombre como esclavo para su ludus (escuela de gladiadores) antes de suejecución pública. El único motivo por el que el tracio, al que su amo notardará en llamar Espartaco en honor a un rey guerrero de Tracia, sigue en piey obedece las órdenes de su lanista, no obstante, es por el deseo dereencontrarse con su mujer Sura (Erin Cummings), de la que le separaron losromanos antes de llevarlo al coliseo, y que fue vendida como esclava. 

Y desde ese punto, haciadelante. De una manera tremendamente dinámica y sin miramientos, como ya se hadicho. Conoceremos durante las peripecias de Espartaco a una serie depersonajes en los que no me pararé, puesto que no radica en ellos la fuerza dela trama, si no en lo que realmente se cuenta, la fuerza de la serie. Así,tenemos a la mujer de Batiatus, Lucretia (interpretada por Lucy Lawless, ¿aalguien le suena cierta princesa guerrera?), la zorra de Ilythia (Viva Bianca),que tanto hace sufrir a nuestro protagonista, el mejor amigo de Espartaco;Varro (Jai Courtney) o el campeón Crixus (Manu Bennet). Se ve claramente comolos actores no son demasiado conocidos, a excepción de Lucy Lawless, y de hechomuchas de sus interpretaciones son planas, o pueden pasar del excesivo dramatismoincluso de mal gusto a una gama de expresiones que destacan por suincreíblemente poca cantidad. Pero eso también es parte del encanto deSpartacus: Blood and Sand.

La ambientación es sobresaliente. No llega al nivel de la gran Roma, deHBO, pero sí que raya a un nivel bastante similar, solo que obviamentecon sus limitaciones económicas. La de la HBO era una superproducciónhistórica, y esta es una simple serie de acción barata para entretener,pero no deleitar. Lo mismo se puede decir de los efectos sonoros, conuna banda sonora épica y unas voces bastante creíbles. No he escuchadola versión doblada, que está retransmitiendo ahora mismo AXN en España,pero la original es bastante recomendable, y más si contamos con unossubtítulos decentes. El único fallo que puedo verle a la original sonlos cambios en ciertos nombres de personajes, o ciertos térinos, quedifieran de nuestro idioma al inglés, pero son detalles menores que enningún momento empañarán el visionado, sea en nuestra lengua o en la deShakespeare. 

 

 

Pese a sus innegables defectosy sus extrañas virtudes, Spartacus: Blood and Sand se ha convertido enelestreno de la temporada pasada, una producción que te enganchará y noteliberará hasta que hayas terminado de verla entera y en la que unoencuentracierta diversión, la diversión que solo las series simples ypalomiteras puedenofrecer. Y para aquellos, como es mi caso, que vengan de ver seriescomoDamages o Mad Men, esta simpleza es de agradecer. Recomendada paratodos, especialmente a los fans de la acción descerebrada o que no seanexcesivamente amigos de las tramas sesudas. 

__________

Y con esto, regreso a mi andadura por Gamefilia. Mi ausencia, de casiun mes y medio, ha sido larga, per motivos de fuerza mayor (véaseexámenes) me han mantenido alejado de estos lares. Ahora que ya heterminado y vuelvo a las andadas (por lo menos hasta Agosto), con algomás de tiempo libre, espero volver a un ritmo algo más decente.

Y eso sí que estodo. Espero que hayáis disfrutado de la lectura de la entrada y que ledéis una oportunidad a esta serie. Mi consejo y recomendación es queveáis más allá del piloto, que es un capítulo malo, el peor condiferencia, y que intentéis ver hasta el tercer o el cuatro capítulo

¡Un saludo!