Singularity

 

Sin hacer mucho ruido, concuidado y despacito, así es como se ha introducido Singularity en nuestro país.Los chicos de Raven Software, creadores de los recientes X-Men Orígenes:Lobezno, o el nuevo Wolfenstein, presentan el que posiblemente sea su mejorjuego de los últimos cinco años. 

Y es que el que no arriesga nogana. Y Raven Software siempre había estado creando productos notables, juegosdivertidos y con bases jugables bastante sólidas, pero que por su condición deadaptación no podían trascender y romper la barrera que separa un buen juego deun gran juego. Singularity es una propuesta arriesgada, una nueva IP en unaempresa que se había encargado casi siempre de adaptar otras licencias. Y laverdad es que les ha salido un juego cojonudo.

Aprovechando este análisis,voy a intentar hacer algo que hasta hoy no había hecho. O no como voy a hacerloahora. Voy a dividir el análisis en varios apartados (esto sí que lo habíahecho con inFamous), a los que daré nota. La suma de las notas máximas de cadaapartado es de 100, y obviamente, habrá apartados que valore por encima deotros, como la jugabilidad por encima de gráficos o sonido. Ya lo iréis viendoconforme leáis el análisis.

Sin más que decir, procedo:

 

ARGUMENTO/HISTORIA

Katorga-12 es una isla rusadescubierta durante la Segunda Guerra Mundial junto a la que se descubrió unextraño elemento, el E-99. Desde entonces, las grandes mentes del comunismo,Stalin a la cabeza, dedicaron fondos ilimitados a la investigación yexplotación del E-99, con la intención de usarlo como medida de defensa contrael poder nuclear de los Estados Unidos. Pero algo no salió del todo bien enKatorga-12, se perdió todo el contacto con sus habitantes… por lo que elgobierno ruso decidió dejar la isla a su suerte y ocultarla del resto delmundo.

 

 

En el año 2010, un satéliteestadounidense que sobrevolaba la zona donde se encuentra Katorga-12 esirradiado, por lo que el personaje al que encarnaremos, Nathaniel Renko, esenviado a Katorga-12 para investigar esa isla que nunca antes se habíalocalizado.

Pero al llegar a Katorga-12,mientras sobrevolamos la isla, algo sale mal, nuestro helicóptero es derribadoy caemos al agua. Desde ese momento, empezamos a movernos por la isla, guiadospor los mensajes de radio de nuestro superior, Devlin, que se cree solo en eseinfierno, y nuestro principal objetivo será reunirnos con él.

Poco a poco, nos iremos dandocuenta de que Katorga-12 oculta muchos más secretos de los que podemos apreciara primera vista, y nos veremos atrapados en la isla y envueltos en una odiseapara conseguir sobrevivir y revelar los misterios de la isla.

Esto que acabo de contarcumple, pero se ve increíblemente potenciado por su soberbia ambientación ytodos esos pequeños detalles argumentales, clara referencia al gran Bioshock,que iremos encontrando en la isla en forma de grabaciones o notas, queenriquecen y potencian el argumento, dotando a la obra de bastantes matices.

 

 

Singularity tiene un fuerte carácter cinematográfico, conmomentos muy espectaculares, o unos primeros minutos – prácticamente calcadosdel gran Bioshock –  en los quenuestra principal preocupación será saber dónde nos encontramos e investigar ellugar, sin tener que preocuparnos de eliminar enemigos, puesto que iremosdesarmados, simplemente recuperándonos de un accidente aéreo.

Y será cuando avancemos en la trama cuando nos daremos cuenta de lo pulido que está este apartado en Singularity.

NOTA: 18/20

 

JUGABILIDAD

Durante las primeras horas dejuego, nos encontramos ante un shooter bastante convencional. De hecho, suscontroles son bastante estándar, lo habitual en el género. Un gatillo paraapuntar y otro para disparar, mientras que el botón superior derecho servirápara el cuerpo a cuerpo. Encontramos un botón para saltar, otro paraagacharnos, otro para recargar e interactuar con el escenario y un último máspara cambiar de arma de entre las dos que podremos llevar. Eso sí, el númerototal de armas del juego es bastante aceptable, contando con pistolas, riflesde francotirador, escopetas y ametralladoras, entre otras…

Armas que podremos mejorargracias a diversos maletines que encontraremos desperdigados por el escenario yque podremos intercambiar en los puntos de armas que esperarán en los lugaresseguros del escenario y que nos permitirán, a parte de la ya mencionadacaracterística de mejorar nuestro arsenal (con unas opciones bastantesimplonas: daño, velocidad de recarga y capacidad del cargador), intercambiarlas armas que portemos de entre todas las que hemos conseguido durante nuestroperiplo por Katorga-12.

 

 

Pero a las dos horas de juego,más o menos, obtendremos lo que diferencia a Singularity del resto de shootersordinarios. Y es que, cuando lleguemos al centro de la isla, a la “cúpula”, quellamarán los distintos personajes – Renko no habla -, encontraremosel DMT, siglas de “Dispositivo de Manipulación Temporal”.

Al principio, sus utilidadesnos resultarán bastante curiosas, y como si de niños con un nuevo juguete nostratáramos, empezaremos a usarlo sobre todos los objetos que nos lo permitan. Repararescaleras y cajas, rejuvenecer pintadas en las paredes para hacerlas legibles…Y las aplicaciones en combate son francamente interesantes: podremos envejecera nuestros enemigos, lo que provocará su muerte instantánea, o derribarlos conel sustituto del cuchillo en el cuerpo a cuerpo, una suerte de impulso de E-99que, cuánto más cerca estemos, más daño causará.

A todo esto se suman lasmejoras que iremos consiguiendo, también para este aparato, a lo largo deljuego; mejoras para las que utilizaremos el E-99 que deberíamos haber idoconsiguiendo lo largo del juego. Mejoras mucho más jugosas, desde luego, quelas obtenidas con las armas.

 

 

Gracias al ya mencionado DMT,empezaremos a tener que resolver diversos puzles durante nuestro avance,ninguno especialmente difícil pero algunos realmente ingeniosos y queaprovechan todo el potencial de nuestro aparato.

En definitiva, una jugabilidadsencilla, divertida, y que hará las delicias de todos aquellos que disfrutencon la diversidad en los combates y quieran probar algo distinto.

NOTA: 28/30

 

GRÁFICOS

Sensacionales. Pese a usar elarchiconocido Unreal Engine 3, que los de Raven Software ya conocían del juegode Lobezno, en el que demostraron usarlo con maestría, aquí se luce más sicabe, destacando el diseño de los enemigos, no abundantes en cantidad pero sien calidad, y la oscura ambientación, perfecta para su historia.

El diseño de las armas escorrecto, raya al mismo nivel – alto – que el resto del juego. Ninguna sorpresapor esta parte, un arsenal trabajado, pero con poca innovación.

Las texturas son notables, ylos escenarios, con un nivel sobresaliente, están llenos de objetos, muchosinteractivos, que mejoran más si cabe el apartado visual.

 

 

El número de elementos yenemigos en pantalla es bastante alto, sobre todo teniendo en cuenta quepodemos interactuar casi con todo lo que nos rodea (tengamos en cuenta que lajugabilidad del juego no pivota sobre esto, como si lo hacía en el Bad Companyo en el Red Faction: Guerrilla).

Los efectos de luces y losoriginados por el uso del DMT son soberbios, a destacar los momentos en los queenvejecemos a los enemigos, algo bastante espectacular.

No es un juego que serárecordado por su apartado visual (Singularity tiene muchas otras virtudes),pero éste no deja de ser bueno, bastante superior a la media, aunquepalideciendo ante los grandes referentes gráficos como Crysis, Uncharted 2,Killzone 2 o Gears of War 2, por nombrar algunos.

NOTA: 12/15

 

SONIDO

Al empezar el juego me llevóuna grata sorpresa, ¡venía doblado a nuestro idioma! Y no con un doblajepatatero y malucho, sino con uno bastante bueno. Las voces de todos los personajesson espectaculares, menos las de nuestro personaje, que no hablará en toda laaventura.

 

 

La banda sonora no destacaespecialmente. Melodías suaves, de esas que crean tensión, nos acompañandurante las partes de exploración, mientras que una mucho más rápida, típica deacción, suena en los combates. Cumple sin más.

Por último, los efectossonoros vuelven a ser sobresalientes, oyendo las gotas de agua deslizándose porlas tuberías y golpeando el suelo de una en una, el crujido de las puertas alser abiertas, los gritos de los monstruos, los pasos… Todo está muy logrado,creando un conjunto bastante bueno.

NOTA: 12/15

 

OTROS ASPECTOS (duración, dificultad…)

El juego no es especialmentelargo, pero no es corto. Con una campaña que dura entre 8 y 10 horas en sunivel medio de dificultad (duración que se puede ver incrementada entre una ydos horas más si aumentamos el nivel de dificultad, o reducida si lodisminuimos), no se puede decir que destaque por su duración, pero ya esbastante más largo que otras muchas, y además, intensa en todo momento.

 

 

En su nivel medio dedificultad, el juego no es excesivamente exigente. Caeremos una o dos veces porcapítulo, quizás alguna más si andamos cortos de munición, algo que solo pasarási somos derrochadores y poco exploradores, pues la única vez en toda lacampaña que me he visto sin munición había sido por mi culpa, por no haberexplorado el mapa y no haber encontrado la caja de munición. En máximadificultad, el juego es más duro; siguen sin ser penalizaciones excesivas, pueshay puntos de control cada cinco o diez minutos, pero los menos pacientespueden llegar a frustrarse en algún momento de la aventura. La dificultad másfácil no merece la pena ni mencionarla, solo recomendable si deseamos veralguno de los finales que no hayamos visto.

El juego es relativamenterejugable. Esto quiere decir que a los que disfruten de la historia, lesgustará conocer sus distintos finales, por lo que pueden ser necesarias tresvueltas al juego. También diré que yo no lo he completado tres veces, estoy enla segunda vuelta en “difícil”, pero el juego me ha enganchado lo suficientecomo para dedicarle las 14-15 horas que llevo (y más que caerán), sin habercatado su multijugador.

Otro incentivo para rejugarlopueden ser los cronomensajes, una especie de mensajes escritos con tizas en lasparedes, aparentemente dirigidos a Renko, que deducimos que tienen muchainformación. Además, también podremos restaurar unas pizarras, que en realidadno nos sirven para nada en la práctica, pero por las que podremos conseguir unlogro.

Multijugador que, como ya hedicho, todavía no he probado, pero que según tengo entendido, es bastantecutre, con un par de modos de juego nada más, y no demasiado entretenidos. Aúnasí, sigue siendo una forma de alargar el juego.

NOTA: 18/20

 

CONCLUSIÓN

Singularity es una gratasorpresa para todos los que, al igual que yo, disfruten de los shooters que vanmás allá de ser un simple: “ir de A a B matando a todo lo que se cruce enmedio”. El DMT es un recurso bastante interesante, muy poco explotado duranteel juego para lo que realmente podría haber sido, pero ya es algo bastantepeculiar, que eleva el juego a un nivel ligeramente superior al resto de juegosde este tipo, que pueden llegar a ser clones los unos de los otros.

 

 

Además, con su interesanteargumento y su duración, también superiores a la media de los FPS ambosapartados, Singularity se convierte en una alternativa francamente interesantepara los actuales shooters que dominan el mercado, una compra casi obligada alos fans de los juegos de acción y recomendada para los que quieran disfrutarde una buena ambientación e historia acompañados de una jugabilidad divertida.

NOTA FINAL: 88/100

Lo mejor de los upfronts

 

 

Hace aproximadamente un mes ymedio, tuvieron lugar los upfronts. Los upfronts son una semana en la que lascadenas americanas anuncian el estado de sus series: cancelaciones,renovaciones y las nuevas que tratarán de hacerse un hueco entre losespectadores.                                               

En esta entrada pretendo haceruna lista de los que son, para mí, los anuncios más importantes de aquellasemana, o los que más me han llamado la atención. Obviamente, no es TODO, perosimplemente por no seguir una serie concreta, o por desconocerla, hay muchasque se quedan fuera.

Sin más, procedo con laentrada:

 

CANCELACIONES:

 

-Héroes:

 

Su cancelación no es unasorpresa. La serie lleva unos años ya en la cuerda floja, y este año la bajaaudiencia y el alto coste de cada capítulo la han hundido. Yo me declaro fanincondicional de la primera temporada de la serie, por lo que esta ausencia nome va a afectar demasiado, pero no deja de ser una lástima lo desaprovechadaque está y ha estado esta serie durante sus pasadas temporadas. Pero fans delconjunto que es Héroes, no os preocupéis, se baraja la posibilidad de rodar unapelícula de dos horas para cerrar las historias de los personajes.

 

 

-24:


Golpe duro para los seguidoresde las aventuras de Jack Bauer, que ha cumplido su octava y última temporadaeste año. La serie no era en absoluto mala (tras las tantísimas recomendacionesque recibí en la entrada del top10 de series, no me quedó más remedio queecharle un ojo), de hecho, era bastante entretenida, pero ocho temporadas sonuna cifra más que razonable, y con la esperanza de una película para concluirlas historias de los personajes, como con Héroes, es bastante esperanzador, yda la oportunidad de tener un final digno a esta serie y cerrarse como una delas grandes.

 

 

-Dollhouse:


Otro final cantado, pero nopor ello menos doloroso. El último producto de Joss Whedon era más que notable,con muy pocos puntos en contra y con una temporada final asombrosa, coronándosecomo la obra maestra que es. Pero es una serie de Joss Whedon, y para bien opara mal, no suele gustar al gran público, que fue exactamente lo mismo queocurrió en su día con Firefly, que las bajas audiencias llevaron a unacancelación también en su segunda temporada. Una lástima decirle ese adiós aDollhouse a estas alturas de la serie, despedirnos de un producto incompleto,pero no hay nada que hacer…

 

 

-Flashforward:

 

Otra cantada. Pocas sorpresasha habido este año en las cancelaciones, pero no deja de ser curioso queanunciaran a los cuatro vientos esta serie como la sucesora de Lost, y que hayasido cancelada antes incluso de poder concluir su primera temporada. Laaudiencia no perdona, y la verdad es que el verdadero motivo de su canelación, más que su calidad mediocre, ha sido ese parón de varios meses, que acaba con una serie no autoconclusiva.

 

 

-Lost:

 

¿De verdad hace faltamencionar el motivo por el que aparece esta serie en la lista? No, no es unagran serie, y ha tenido muchos bajones de calidad en sus últimas temporadas,contando con un final nefasto que le hará perder muchos más puntos, pero gusteo no, Lost se ha ganado un hueco en el olimpo de las series, más por fanatismosque por méritos propios, y merece (y será) recordada durante mucho tiempo.

 

 

-Ghost Whisperer:


Esta no la entiendo. ¿Seríaque los actores ya estaban cansados de sus papeles en la serie? Es laexplicación más lógica que se me ocurre, ya que el éxito y la audiencia no eranproblemas para la serie de Jennifer Love-Hewitt. Sin embargo, nunca la hetenido en el punto de mira y no será un problema demasiado grave que se marche,pero no deja de ser una despedida curiosa la que nos dejan Melinda Gordon y susfantasmas.

 

 

RENOVACIONES

 

-Chuck:

 

Bravo por el señor Bartowski.Bravo, porque estuvo al borde de la cancelación al final de la segundatemporada, y gracias a sus insistentes y leales fans, consiguieron una terceratemporada. Además, a los productores les dio por ampliar la temporada, de 13 a19 capítulos, y las dudas sobre si renovaría para una cuarta están ahoratotalmente despejadas. Parece que tendremos Chuck para rato.

 

 

-Fringe:

 

J.J. Abrams es, posiblemente,una de las figuras más influyentes en el mundillo de las series. Ha sido padrede productos como Alias, dio vida a Lost y después a esta Fringe que tenemosentre manos. Sin duda una gran carrera. La serie que nos ocupa es, en mi máshumilde opinión, la mejor de las tres nombradas, con una trama interesante,unos personajes totalmente tridimensionales y cliffhangers asombrosos.

 

 

-Glee:

 

Llegó esta temporada, y haarrasado. Una enorme cantidad de premios y un reconocimiento generalizado,tanto de crítica como de espectadores, la alaban. Yo apenas he visto un par deepisodios, pero este verano, con algo más de tiempo libre, me pondré a ello. Sitanto éxito ha tenido, algo tendrá…

 

 

-V:

 

La original es realmentemítica, una de las series sci-fi que recuerdo con más cariño. Además, esaescena de la rata (sí, todos sabéis a cuál me refiero) quedará grabada en lasretinas de muchos espectadores durante bastante tiempo. Mejor que Flashforward,desde luego, y con una renovación bastante más merecida, este remake espero queesté entre nosotros bastante más tiempo de lo que estuvo la serie original.

 

 

-The Big Bang Theory:

 

 

Con sus tres temporadas emitidas,The Big Bang Theory se ha ganado un huequecillo en las agendas de todos losespectadores que le hayan dado una oportunidad. Con personajes tanto tiernoscomo carismáticos, y momentos verdaderamente desternillantes, The Big BangTheory se ha alzado como la mejor comedia de esta temporada, superando a laotra grande, How I Met Your Mother.

 

-How I Met Your Mother:

 

La verdad es que la segundacomedia de los lunes (comparte horarios con The Big Bang Theory) no ha tenidosu mejor año. De hecho, posiblemente haya sido la peor temporada de la serie. Sinembargo, me alegro de su renovación, a ver si Ted consigue encontrar por fin ala madre de sus hijos y nos dejan encarando al futuro, del que vamos teniendouna cierta idea con el paso de las temporadas.

 

-Smallville:


Mi historia con esta serie escuriosa. Sus primeros capítulos, a mí como conocedor de una parta del universode Superman, me parecieron graciosos, sobretodo por la amistad entre Lex yClark. Dejé la serie de lado en la segunda o tercera temporada, cuanto tantocapítulo autoconclusivo empezaba a hacerse cargante, pero la retomé porrecomendación, y me he visto hasta la sexta o séptima temporada hasta ahora. Meda miedo que terminen por estirar demasiado el chicle, pero en principio es unaserie entretenida, sin demasiada profundidad, que se deja ver.

 

-Supernatural:


Los hermanos Winchester cazandemonios. Y se suponía que iban a hacerlo durante cinco temporadas. Por eso meda miedo esta sexta temporada, que además no contará con la colaboración de sucreador, Eric Kripke. Si ya la serie tenía una calidad aceptable (no era unaobra maestra, pero se dejaba ver), y con esta sexta temporada totalmenteimprovisada, lo que salga de ahí no tiene demasiada buena pinta. Esperemos queel resultado no sea tan malo como yo lo auguro.

 

 

NOVEDADES

 

-The Event:

 

Tras el “vacío” que dejará 24,NBC parece decidida a llenarlo con otra serie sobre conspiraciones. Esta cuentala historia de un joven que busca a su prometida desaparecida, cuando descubreque realmente hay una conspiración detrás de todo. Yo le tengo echado el ojo,pero no tengo demasiadas esperanzas puestas en ella, más que nada porque deeste estilo está ya Rubicon, que parece muuuucho más jugosa.

 

-Undercovers:

 

Tras Fringe y Lost, J.J Abramsregresa al mundo de los espías, que tan buenos resultados le dio con Alias. Losprotagonistas son, en esta ocasión, una pareja de espías retirados cinco añosantes del inicio de la serie. Con un aire a la película de Brad Pitt y AngelinaJolie, “Sr. y Sra. Smith”, Undercovers se presenta como una serie interesante,aunque llama más la atención por su creador que por su argumento en sí.Esperemos que Abrams lo vuelva a lograr, y no decepcione.

 

-Lonestar:


En Lonestar seguimos a unhombre, Bob Allen, con una doble vida. Bob es un importante hombre de negocios,lo que le permite viajar a lo largo de todo Texas y vivir su vida dos veces,con sus dos mujeres y sus muchísimas mentiras. La verdad, de todas las que hepuesto es la que menos me llama la atención, pero se le echará un ojo a ver quétal… (A falta de imagen promocional, os dejo con un sneak-peek).

 

-Terra Nova:


Sabiendo que Steven Spielbergestá detrás del proyecto, y su historia, posiblemente Terra Nova sea la másespectacular de cuantas se presentan para esta temporada. En el futuro, laTierra está superpoblada, y por ese mismo motivo envían a una familia alpasado, para tratar de remediar esta superpoblación… 80 millones de años antesde que empezara. Interesante sin más, espectacular, ideal para desconectar unrato y ya está.

 

-My Generation:


Ésta es. La serie con, en miopinión, mejor pinta de cuántas han sido presentadas en los upfronts. La seriesigue a un grupo de adolescentes en su último año de instituto mientras songrabados por unas cámaras de un documental, contando sus aspiraciones, sussueños, sus problemas… Diez años después, todos se vuelven a encontrar para vercómo les ha tratado la vida.

 

 

 

 

ANEXO: LOQUE ESTÁ POR LLEGAR – CADENAS PRIVADAS

 

 

-The Walking Dead:

 

The Walking Dead es lo queobtendremos al mezclar el brillante cómic de Robert Kirkman, analizado en esteblog (la primera entrada) con AMC. Una serie que tiene una pintaza tremenda, quizássolo eclipsada por esa Game of Thrones que cada vez está más cerca. Siendo dela cadena que es, una relativamente nueva en el mundillo de las series, peromadre de las dos mejores que se emiten actualmente (Breaking Bad y Mad Men). Demomento, tras ver las imágenes promocionales, uno solo puede desear que acabela espera y que empiece ya. A ver que se comenta en la Comic-Con.

 

-Rubicon:

 

La alternativa para The Event.O quizás sea mejor decir que The Event es el último recurso, si Rubicon no nosgusta. De nuevo con AMC a la cabeza, Rubicon se presenta como otra de lasnovedades más interesantes. El protagonista, Will Travers, es un trabajador deun think tank en el que se encarga de encontrar patrones. Por supuesto, haymucho más detrás, y nada es lo que realmente parece, algo que Will irádescubriendo a medida que avance la serie. Tiene un piloto emitido que nos poneen situación, de recomendable visionado para todo el mundo, una gran primeratoma de contacto con esta serie.

 

-The Wreck:

 

Hace poco leí en un titular deuna página americana algo así como “AMC busca su Friday Night Lights”. A todoslos que frecuentáis este blog, os basta con echarle un ojo a la entrada quehice sobre la serie para daros cuenta de que la adoro. El simple hecho de saberque la AMC quiere parir algo similar es un notición. Además, parece que laserie empezará con un equipo patético que nunca gana, contrario a lo que en sudía eran los Panthers, pero con un aire a cuarta temporada de FNL bastantecurioso.

 

-Game of Thrones:

 

Lo que My Generation era a lascadenas públicas, Game of Thrones es a las privadas. La serie que más espero, enparte por ser de la HBO y en parte por estar basada en una de las mejoresseries de la literatura que he tenido el placer de leer. Los actores parecenlos indicados, la ambientación es soberbia… esperemos que la HBO, experta en productosde calidad, nos brinde una serie a la altura de la saga de George R.R. Martin.De momento, tienen todo mi apoyo.

 

-Boardwalk Empire:

 

Habrá una clara sustituta latemporada que viene para The Sopranos. Y esa sustituta es Boardwalk Empire,candidata por ser de quienes son, padres de la propia The Sopranos, y porcontar con Martin Scorsese en su producción, además de por su interesanteargumento. La serie, ambientada a principios del siglo XX, durante la Ley Secaque prohibía las bebidas alcohólicas en Estados Únidos, cuenta la historia deun grupo de personajes que manejan una mafia en la ciudad de Atlantic City.Imprescindible darle, aunque sea, una oportunidad.

 

-Luck:

 

En principio, esta Luck no mellama, para nada, la atención. Pero el hecho de contar con Dustin Hoffman comoprotagonista le hace ganar muchos enteros. Se ambienta en el mundo de lascarreras de caballos, y en todos los asuntos ilegales que las rodean. Ace,interpretado por Hoffman, es un tipo muy inteligente que, tras haber pasado cuatroaños en la cárcel, decide unirse a su antiguo chófer y a un entrenador decaballos con una pésima reputación para ganar dinero con un hipódromo.

 

-Los Pilares de la Tierra:

 

Todavía no he leído el libro,pero espero hacerlo algún día pronto. Aunque me da que acabará cayendo primerola serie, más por falta de tiempo y libros pendientes que por otra cosa. Parasaber más cosas sobre la serie, en vez de leerme a mí, leed esta entrada queRakue dedicó en su día a la serie, bastante más detallada de lo que yo ospodría ofrecer en un párrafo.

 

-Wilfred:

 

FX nos traerá la temporada queviene posiblemente la serie más rara que vayamos a ver en breve. Una serie enla que cuyo protagonista es un perro al que ciertas personas pueden reconocercomo un hombre, mientras que otras solo lo ven como a un animal. Remake de unaaustraliana del mismo nombre, con Elijah Wood como uno de los actoresprincipales de la serie. El guión a cargo de David Zuckerman, guionista deFamily Guy (Padre de Familia en España), así que las risas están bastanteaseguradas.

 

 

Y así termina mi entrada máslarga en el blog hasta la fecha. Algo retrasada, pero es que no pude publicarlaen su día por falta de tiempo… Sin más que decir, un saludo y espero que hayáisdisfrutado de la lectura.