Demon’s Souls

Meses después deofreceros unas impresiones iniciales sobre éste título, os traigohoy, con unas cuantas horas a la espalda más, un análisis máscompleto del que considero uno de los mejores juegos de la actualgeneración.

Poca introducción mástengo que hacer, así que no seguiré hablando por hablar y doy pasoal análisis:

ARGUMENTO/HISTORIA

No es nada del otromundo. Hace miles de años, el reino de Boletaria fue envuelto en unaprofunda niebla. Una niebla que arrasaba con todo ser viviente, quese extendía sin control y sin pausa, y que terminaría por arrasarel mundo entero.

Esa niebla se originóa causa del despertar de El Antiguo, un poderoso demonio que seencontraba sumido en un profundo letargo. Y con él, una horda demiles de millones de demonios, que iba terminando con la vida detodos los que se encontraran dentro de la niebla.

Nosotros encarnamos aun héroe que se adentra en la niebla con la intención de derrotar aEl Antiguo y salvar el reino de Boletaria e impedir la expansión dela niebla y la extinción.

Nos aventuramos porprimera vez en la niebla, espada/varita/arco en mano, dispuestos aenfrentarnos con cuantos demonios se crucen en nuestro camino. Peropronto nos daremos cuenta de que la tarea que nos hemos impuesto noes sencilla, y caeremos bajo el hacha de un demonio gigante.

Tras esto, morimos. Unprincipio realmente atípico – ¿cuántas veces habéis muerto en eltutorial de algún juego? – que nos indica cuál será la tónicahabitual en este juego. Morir una vez tras otra.

Nos encontramos ahoraen el Nexo, una especie de limbo, y nos damos cuenta de que noestamos del todo muertos. O al menos, seguimos conservando el alma,lo cual es más que suficiente para, según veremos, empezar aplantar cara a los demonios. Y es aquí cuando realmente empiezanuestra misión y empezaremos a cazar a los demonios que ponen enjaque a la humanidad.

En este caso, elargumento, que no parte de una mala premisa pero tiene un desarrolloprácticamente nulo hasta los últimos compases del juego, sesacrifica en pos de la jugabilidad. Sin embargo, encontraremosalgunos detalles curiosos en nuestros encuentros con los NPC a lolargo de los diferentes mundos, creando pequeñas subtramas, querealmente solo seremos capaces de apreciar si estamos atentos. Nadadel otro mundo, simplemente los personajes explican sus motivos paraestar donde están mientras los encontramos, hablando de forma queseamos capaces de apreciar su personalidad con una o dosconversaciones.

NOTA:15/20

JUGABILIDAD

A prueba de bombas.Demon’s Souls tiene uno de los sistemas de juego más sencillos dedominar y más divertidos que me he encontrado nunca. Y eso desencillo de dominar igual suena raro a todos los que penséis que eljuego es la obra más difícil que pasará por vuestras manos, peroes que realmente es necesario dominarlo, y rápido, porque trasterminar la primera misión, nos veremos sueltos por el mundo,teniendo que enfrentarnos a todo tipo de enemigos y situaciones querequerirán de ese dominio.

El sistema de combatees bastante simple. Tenemos un botón para usar el arma de la manoderecha (R1) y otro para el de la mano izquierda (L1), mientras quepodremos usar los gatillos debajo de esos botones para losrespectivos golpes poderosos. Estos golpes, en principiodescontrolados, pueden ir al objetivo que decidamos simplementecentrándolo con la cámara, apretando R3. Para cambiar de objetivo,simplemente nos basta con mover un poco el joystiq.

El botón “X” sirvepara interactuar con todo lo que podamos, el “Cuadrado” sirvepara usar objetos, “Triángulo” se usa para cambiar el armaderecha de una a dos manos, para ganar velocidad y fuerza, y porúltimo, “Círculo” servirá, si lo pulsamos, para rodar por elsuelo, y si lo mantenemos apretado, para esprintar.

La cruceta también nosserá útil. Si pulsamos hacia arriba, cambiaremos entre los hechizosmemorizados, si damos a los lados, cambiaremos entre los dos objetosque puede haber seleccionados en cada mano, y pulsando hacia abajocambiaremos los objetos que usaremos con “Cuadrado”.

A la hora de juego, yahabremos asimilado todo esto y estaremos preparando mentalmentenuestras distintas estrategias, colocando objetos de la manera másaccesible y tratando de mejorar en el combate.

Contamos en pantallacon tres indicadores en forma de barras. Una roja representaránuestra vitalidad, vitalidad que, por cierto, se ve reducida a lamitad cada vez que nos encontremos en “Forma Alma”. La azulindica nuestros puntos de magia restantes, que iremos consumiendo concada hechizo que lancemos. Y por último, la verde es nuestraresistencia, que gastaremos prácticamente con cualquier acción yque se recupera sola con el tiempo.

Hasta ahí todo lo quedebemos saber para la parte de “acción” del juego. Pero Demon’sSouls es un Action RPG, y como tal, también cuenta con un importantecomponente de juego de rol.

Y aquí entran en juegolas almas. Cada vez que terminemos con un enemigo, dejará caer unascuantas almas que absorveremos y añadiremos a nuestro almacén. Esasmismas almas las usaremos para absolutamente todo en el mundo deDemon’s Souls: que si comprar armas, que si reparar el equipo, quesi aprender hechizos o subir de nivel…

Y es aquí cuandoempieza la parte que más enfurece de Demon’s Souls. Y es que cadavez que caigamos bajo las armas de los enemigos, perderemosabsolutamente todas las almas que tuviéramos almacenadas sin gastar.Esto, sumado a que a cada nivel, la cantidad de almas para subiraumenta bastante, será motivo de apagar la consola por purafrustración en más de una ocasión, sobretodo los que tengan menospaciencia.

Afortunadamente, eljuego nos concede una segunda oportunidad para recuperar todasnuestras almas, ya que en el punto en el que hayamos muerto apareceránuestra mancha de sangre, mancha que contiene todas nuestras almas, yque recuperaremos al interactuar con ella. Claro, que cada vez quemorimos tenemos que volver a afrontar la fase con todos los enemigosvivos, así que la complicación sigue ahí, sobretodo comoestuviéramos cerca del jefe final de la mazmorra.

El modo online es muyoriginal. De hecho, no os habréis encontrado con nada parecido envuestra vida como jugadores, casi seguro. El juego cuenta tanto conun modo cooperativo como uno competitivo, además de un par departiculares formas de hacernos ver que estamos realmente jugando almismo juego que distintas personas en el mundo.

Y es que lo másllamativo que veremos al iniciar Demon’s Souls estando conectado alNetwork serán unos fantasmas blancos pululando por los mapas. Esosfantasmas blancos son realmente otros jugadores que juegan a supropio juego, en su consola, conectados al Network también. Es algorealmente útil para saber, por ejemplo, donde puede haber unatrampa, o si hay enemigos preparados para emboscarnos, pues almomento que veamos al fantasma dando estacazos, significa que hayenemigos en su mundo, y por tanto, los habrá en el nuestro.

Relacionado con estoestán las manchas de sangre que encontramos en el suelo. Si estamosdesconectados, simplemente encontraremos nuestra propia mancha desangre, recuperando nuestras almas, como ya se ha dicho antes, perosi estamos conectados, veremos las de los demás jugadores, de lasque saldrán fantasmas rojos que nos muestran cómo murieron esosjugadores. Otra cosa bastante útil si sabemos hacerlo bien yavanzamos con calma.

Pero el plato fuerte delas modalidades multijugador consisten en los modos cooperativo yPvP, ambos accesibles prácticamente desde el primer momento – trasterminar la primera y segunda mazmorras, respectivamente -, y seconvertirán en un recurso habitual.

El primero es bastantesimple. Tras derrotar al primer jefe del juego, Falange, obtenemosuna piedra. Dicha piedra, la Piedra de Ojos Azules, nos permite,siempre que nos encontremos en Forma Alma, dejar una marca azul en elsuelo mediante la cual nos ofrecemos para ayudar a otro jugador en supartida. Hay que recalcar que todo lo que hagamos en la partida deotro jugador se queda en la partida del otro jugador, no servirá ennuestra para nada más que para obtener almas. Por supuesto, nosotrostambién podemos invocar a aquellos voluntarios a ayudarnos, siempreque estemos en Forma Cuerpo y nuestro nivel no se distancie en másde 20 del que se ofrezca.

El segundo modo es másdivertido. Una vez hayamos derrotado a nuestro primer Fantasma Negrooffline, obtendremos una Piedra de Ojos Negros, que nos servirá paraque, siempre que estemos en Forma Alma, podamos invadir el mundo deotros jugadores en forma de Fantasmas Negros, y tengamos comoobjetivo atacarlos y derrotarlos. Cada vez que lo consigamos,obtendremos todas las almas que llevara ese jugador. Además, somosinmunes a las criaturas durante la invasión, así que si somos algoavispados, también podemos usarlo para explorar el mapa.Evidentemente, esto también funciona al revés, y siempre queestemos en Forma Cuerpo, nuestra partida puede ser invadida encualquier momento, y tendremos que vérnoslas con un Fantasma Negrodispuesto a robarnos todas nuestras almas, además de tener que estarenfrentándonos a cuantos monstruos se crucen en nuestro camino.

En general, el juegopresenta una jugabilidad sin agujeros, que destaca por su fortaleza ysu enorme capacidad para enganchar a los jugadores e instarlos aquerer jugar más y más. Posiblemente sea de lo mejorcito en lageneración en este apartado.

NOTA:30/30

GRÁFICOS

Depende de cómo semire. El apartado gráfico en lo puramente tecnológico es mediocre,y además, se notan bastante esos añitos que pasaron desde ellanzamiento a su llegada a nuestro país (y aún en su lanzamiento,tampoco era un juego que destacara).

Ahora bien, el diseñode los enemigos es fantástico, con una variedad pasmosa, destacandoel de los jefes finales de las mazmorras, bicharracos tremendos queocuparan la pantalla entera en muchas ocasiones y cada uno conpersonalidad propia y diseños originales. Tremendos.

Además, laambientación está de lujo. Los escenarios son fantásticos, estánperfectamente recreados y cada mazmorra es única y diferente a lasdemás, como ya pasa con los jefes finales.

Es decir, que a nivelartístico, es una genialidad.

Los únicos puntos enlos que falla el juego en este aspecto son los relacionados con lastexturas, a veces un poco pobres, y con el personaje, bastante pocopersonalizable y con una apariencia horrible si no va vestido conalguna armadura importante.

NOTA:12/15

SONIDO

Perfecto. En primerlugar, el doblaje, aunque en inglés (eso si, la edición europea deljuego cuenta con subtítulos en castellano), es fantástico y lequeda como un guante al juego. Es un apartado que muchos medios hancriticado, pero la verdad es que no está nada mal, y cada personajetiene su propia voz, que encaja perfectamente con la imagen quetiene. Especialmente buena la voz de la Maiden in Black, la que nosayudará a subir de nivel, que realmente es perfecta.

La banda sonora tambiénestá en esa misma línea. Ambienta el juego a la perfección, y casaperfectamente con los escenarios y las situaciones, dando esaapariencia oscura y tenebrosa que ya tiene de por sí el propiojuego. Brutal.

Como muestra, un par decanciones que seguro escucharéis en alguna ocasión y que demuestranla calidad de la banda sonora:

 

Main Theme

 


 

 Maiden Astraea Theme

 

 

NOTA:15/15

OTROSASPECTOS

La duración del juegoes inmensa. Posiblemente de los títulos que más horas dedicaremosde la consola, si nos engancha. Y es que no solo conseguir lostrofeos es prácticamente imposible sin un mínimo de 100 horas, sinoque el simple hecho de poder disfrutar de un personaje medianamentepoderoso y del verdadero reto que es Demon’s Souls, presente apartir de la segunda vuelta, debemos dedicar unas cuantas horas.

Además, es rejugablecomo él solo, ya que al terminar la campaña, pese a conocernos losescenarios al dedillo, los enemigos se volverán más fuertes ypresentarán batalla de nuevo, costándonos derrotarlos tanto como laprimera vez, o incluso más. Para superar esa segunda vuelta y lassiguientes, deberemos emplear todo lo que hayamos aprendido a lolargo de las horas que llevemos, porque si no, estaremos realmenteperdidos. Y no solo eso, sino que tendremos que dedicar horas y horasa subir niveles, sobretodo cuando, en niveles altos, necesitemosterminar varias mazmorras seguidas para poder subir un triste nivelde los 712 que contiene el juego (para subir todas las destrezas a99).

Y por si fuera poco,jugar con amigos es muy divertido, y pese a no poder entablar ningúntipo de comunicación in-game con los jugadores, uno se lo pasa igualde bien que si tuviera puesto el micrófono y estuviera hablando conalgún compañero. Y pasa lo mismo invadiendo los mundos de losjugadores, los piques son tremendos, y la tensión aumenta bastante,pues los enemigos humanos no tienen movimientos preestablecidos, niningún tipo de rutina al atacar, y si ya con las pobres armas de losenemigos morimos rápidamente, contra un enemigo bien equipado…

La dificultad es untema arto conocido por todos aquellos a los que les suene el títulodel juego. En realidad, la dificultad no es tanta la primera vueltadel juego, lo único que hay que aprender es que hay que estaralertas, pues si nos despistamos un poco, caeremos a manos del máspequeño enemigo. Sin embargo, ellos también caen rápido a poco quetengamos un arma algo poderosa. Además, es muy fácil hacerse conlas rutinas de los enemigos, pues los enfrentaremos tantas veces queacabaremos sabiendo casi de memoria que van a hacer. Un detalle queno le resta dificultad, pues como nos vengan tres enemigos a la vez,por mucho que sepamos que nos van a hacer, nos resultará muy difícilevadirlos o eliminarlos.

NOTA:20/20

CONCLUSIÓN

Estamos ante uno de losmejores juegos de la generación, de los exclusivos de PS3 y de losA-RPG en general.

El juego puede nocontar con el mejor de los argumentos, o unos gráficos potentísimos,pero tiene lo que más hace falta en un juego: diversión a raudales.Y es que si tras dos o tres mazmorras, el juego nos gusta, nopodremos desprendernos de él.

Eso sí, en las partesmás difíciles puede hacerse complicado y frustrante, muchas vecesquerremos dejar de jugar. Por eso recomiendo alternarlo con cualquierotro juego que tengáis pendiente o al que juguéis bastante, paraque no se os haga pesado y lo dejéis a la mitad, lo cual sería unalástima, teniendo en cuenta la enorme calidad que atesora.

Si tenéis laoportunidad, probadlo, y si os convence a la hora de juego, compradlosin dudar ni un segundo, pues es de esos juegos que estaréis jugandodurante mucho tiempo.

NOTATOTAL: 92/100

 

__________

Y eso es todo por hoy. ¡Un saludo a todos y buenos días!

REAL

En mi entrada sobre 20th Century Boys tildaba tanto al autor de aquella obra, Naoki Urasawa, como al de la obra que nos ocupa, Takehiko Inoue, como los mejores mangakas de la actualidad sin dudarlo, hoy me permito mostrar cierto rechazo hacia esa afirmación.

Y es que cuando pensaba que el autor de dos grandes como Slam Dunk y Vagabond no podía dar más de sí, va y me planta en la cara una buena dosis de cruda REALidad. Urasawa bien puede ser el maestro del thriller y el misterio, que Inoue lo es de todo lo demás: sus historias pueden ser mucho más maduras y adultas, sus personajes infinitamente más complejos, su sentido del ritmo es increíblemente superior…

Quizás el único aspecto en el que realmente se pueda decir que Urasawa está a la altura de Inoue sea en el hiperrealismo de sus dibujos, los dos realmente genios en la materia. Y aún con eso, la verdad es que la acción y la "velocidad", la fluidez, sigue estando mejor retratada por Inoue (no en vano tres de sus cuatro grandes obras versan sobre el baloncesto), lo que dota a sus dibujos de una inmersión mayor que la de Urasawa.

Pero si todo Takehiko Inoue fuera dibujo y dinamismo, nunca se habría ganado ese reconocimiento por mi parte, desde luego. Y es que ya apuntaba maneras con todo ese mensaje de esfuerzo y autosuperación en Slam Dunk, y luego nos desveló su capacidad a la hora de elaborar historias adultas y maduras con Vagabond, pero con REAL ha conseguido la cantidad justa de cada una de las características de sus anteriores historias para mostrarnos una historia que veremos que, en principio, versará sobre el baloncesto en silla de ruedas.

¿Y qué se puede sacar de algo tan minoritario y, para muchos, tremendamente extraño, como es el baloncesto en silla de ruedas? Pues lo que se puede sacar es todo lo que Inoue nos muestra en REAL, una historia cruda, dura, adulta y madura, que nos mostrará la historia de tres chavales que tienen casi como único punto en común su pasión por el baloncesto, y toda la mierda que les cae constantemente encima.

Así, nos encontramos a los tres personajes principales (aviso, puede que haya algún que otro spoiler sobre el manga, así que leed bajo vuestra propia responsabilidad):

De izquierda a derecha: Hisanobu, Tomomi y Kiyoharu

-Hisanobu Takahashi:

El típico macho alfa de instituto con un claro complejo de superioridad, que considera a todo el mundo inferior a él, capitán del equipo de baloncesto de su instituto y el mejor alumno de su clase. Los primeros capítulos podremos ver como realmente pasa de tenerlo todo a no tener nada cuando, tras haber robado una bicicleta como jugarreta, es atropellado por un camión, dejándolo paralítico.

Es aquí cuando empezamos a ver que su familia era bastante inestable, con un padre desaparecido, y que su sentimiento de superioridad solo le juega mala pasada tras mala pasada, llegando a un punto en el que vemos a un Hisanobu realmente insoportable – su verdadera cara, por otro lado – , al que es posible que más de una vez le deseemos el futuro que le ha tocado.

-Tomomi Nomiya:

Posiblemente, el personaje que más entrañable nos parecerá de todos. Por fuera, parece un matón de poca monta, marginado por sus compañeros del equipo de baloncesto, con todos sus compañeros rehuyéndole por temor, malas notas y estilo de vida aún peor.

Pero en realidad, pronto descubriremos que Nomiya llega incluso a dejar el instituto, todo para dedicarse en cuerpo y alma a cuidar a una chica, un ligue de una noche suyo, a la que había dejado paralítica tras un accidente en moto, del que él había salido ileso milagrosamente.

Al principio de la historia, conocerá a Togawa, un paralítico que le derrota aplastantemente en un 1 contra 1,tras lo cual su vida da un giro, y empieza a re-descubrir su pasión por el baloncesto, y a evolucionar y madurar de una manera que posiblemente nunca hubiéramos imaginado, teniendo que enfrentarse a su pasado y encarando al futuro.

-Kiyoharu Togawa:

Chaval pelirrojo de diecinueve años, perdió una pierna debido a la mezcla de su osteosarcoma (el cáncer de hueso más común que existe, que afecta a adolescentes con estirones de crecimiento) y el sobreesfuerzo al que sometía a su cuerpo día tras día para poder competir como corredor.

Era un jugador de baloncesto en silla de ruedas que había sido expulsado de su equipo por culpa de su entusiasmo y su constante deseo de ganar, cosa que no terminaba de agradar a sus compañeros.

Tras conocer a Nomiya, se alía con él para ganar dinero en pistas ilegales de baloncesto, en partidos de dos contra dos, pero un día aparece un hombre, Nagano Mitsuru, que es capaz de vencerle aplastantemente, convirtiéndose en el primer hombre en silla de ruedas contra el que perdía y su objetivo a alcanzar, lo cual le hace retomar su pasión por el baloncesto y sus ganas de volver a su equipo, los Tigers.

Y hasta aquí hemos llegado. No digo más: profundizar en un análisis de una obra como ésta podría hacer que perdiera gran parte de su encanto a aquel que empieza a leerla, y REAL es una obra que hay que disfrutar.

El dibujo, como en todas las obras de Takehiko Inoue, es sobresaliente, y es capaz de mostrarnos todo el dinamismo y la brutalidad de un deporte como el baloncesto en silla de ruedas sin ahorrar en detalles. Y es que cada viñeta está ahí para algo, te dice algo; todos los elementos que posiciona el autor tienen su razón de ser, dando un resultado final bastante sólido.

Aquí el autor: Takehiko Inoue, al lado de un póster de su Vagabond.

Por otro lado, decir que la obra ha sido licenciada en nuestro país por Ivrea, y que lanzan un tomo cada seis meses, coincidiendo con el salón del manga de Barcelona. Esto es así porque Inoue está muy ocupado con Vagabond y no tiene tiempo para dedicarle a esta obra. Actualmente contamos con nueve tomos en nuestro país, con un décimo que saldrá a primeros de Noviembre. Y merecen la pena; echadle un ojo y os encontraréis con una de las obras más satisfactorias que habréis tenido el placer de leer. En mi opinión, la mejor obra de Inoue, y una que entra en mi top5 de favoritos sin atisbo ninguno de duda.

Eso es todo por hoy. A ver si le dais una oportunidad a esta pequeña obra maestra, que realmente no os arrepentiréis. ¡Un saludo!