Hung

Photobucket 

Esuna cadena curiosa, la HBO. La mayoría de las series que engendranse suponen para paladares exquisitos. The Wire, con su excesivarepresentación realista de esa oscura y sucia Baltimore, es un claroejemplo de esto. La empresa funeraria Fisher & Sons, de Six FeetUnder, es otra gran muestra del público al que enfoca sus productosesta cadena.

Peroen los últimos años, parece que están de capa caída. Mientrasdespuntan series como Mad Men, que realmente sabe recompensar alespectador fiel, que aguanta sus primeros compases insufriblementelentos y su excesiva pasión por el detalle, la gran representantedel cable americano nos ha traído productos como True Blood, que noslo da todo masticado o Bored to Death, que no creo que pase deexperimento “aburrido hasta la muerte”, como indica el nombre dela serie. Sí, siguen saliendo series más que interesantes (ThePacific, Treme y Boardwalk Empire), pero ninguna está teniendo larepercusión que tuvieron las mencionadas en el primer párrafo, nila calidad.

Photobucket

 

Curiosamente,entre esta mezcla de series para públicos grandes y selectos,encontramos una que no es ni una cosa ni la otra: Hung. Ysinceramente, dejando a un lado Boardawlk Empire, que la tengopendiente, la segunda temporada de esta serie es posiblemente lo queesperaba con más ganas de la actual temporada televisiva que llevaemitiéndose desde finales de septiembre-principios de octubre.

AVISOA NAVEGANTES: A PARTIR DE AQUÍ LA ENTRADA PUEDE (YPOSIBLEMENTE) CONTENGA SPOILERS. NO SON NADA QUE ESTROPEE LAEXPERIENCIA DEL VISIONADO, PERO LOS MÁS SENSIBLES ABSTENERSE.

Photobucket

 

Yes que tras Hung, una serie que en principio se considera una comediasobre un tío que la tiene grande (sí, sabéis a qué me refiero),se esconde la enternecedora historia de dos personajes que realmenteno son más que unos perdedores, a los que la vida les da una patadatras otra y que hacen lo que pueden por sobrevivir.

Laserie comienza mostrándonos varias de tantas desgracias que leacontecen al pobre Ray, un entrenador de béisbol (en la primeratemporada es baloncesto, pero como en la segunda cambian de deporte,mantengo el nuevo) en el instituto en el que trabaja como profesor,al que se le viene el mundo encima: su mujer le abandona, llevándosecon ella a sus hijos; su casa se incendia y tiene que vivir en unatienda en el jardín de su casa, soportando a los imbéciles de susvecinos, y para colmo de males, el instituto en el que trabaja estáreplanteándose la plantilla, peligrando su puesto de trabajo.

Contodo esto encima, a Ray no le quedará otra que buscarse la vida comosea. Tratar de encontrar una forma de subsistencia económica. Y esesto lo que le lleva a un curso para explotar los talentos naturalesde las personas para convertirse en millonarios.

Photobucket

 

RayDrecker no tardará demasiado en darse cuenta de que tiene un únicotalento: la tiene grande. “It’s so fucking big”, que dicenen la serie. El problema llega a la hora de explotar ese talento quetiene Drecker, pues no sigue los cánones establecidos por el curso.

Unospárrafos arriba hablaba de que Hung es la historia de DOS personajesdesgraciados. Uno es Ray Drecker, y el otro (o la otra) es Tanya, suchulo. Y es que Ray acabará ejerciendo de gigoló en sus horaslibres, trabajando para los clientes que la buena de Tanya le vayaconsiguiendo. Una relación bastante extraña se irá forjando entreambos, una especie de amistad entre chulo y prostituto.

TantoTanya como Ray no encuentran otra forma de ganarse la vida quetrabajando en la más antigua de las profesiones. Especialmenteinteresante son sus inicios en el mundillo, la manera que tienen deirse relacionando y consiguiendo clientela…

Photobucket

 

Mencióna parte merecen los personajes secundarios, que si bien no son tan“completos” como los principales, ni son tan interesantes, síque tendrán alguna que otra trama interesante. Tenemos al hijogótico, a la hija con la autoestima por los suelos, la pija de lamujer, la vecina que se acuesta con él o la zorra de Lenore, pornombrar a los que más relevancia tienen, sin dejar de lado al amigode Ray (el otro entrenador del equipo de béisbol) o a Patty, laprimera clienta, compañera de trabajo de Tanya.

Durantetoda primera temporada, tendremos la molesta sensación de que no hapasado nada. 10 minutos de escasa media hora de duración en los quehabremos notado progresión en los dos primeros y en los dos últimoscapítulos, los seis de en medio son puro relleno, como si de unaserie procedimental se tratase. En la segunda, el avance de la tramaes muchísimo más notable, cogiendo bastante más fuerza la tramaprincipal, pero dotando de cierto peso a las secundarias (en especialla de la familia de Ray tiene bastante importancia), de tal forma queen ningún momento veamos escenas “repetidas”.

Noesperemos una obra maestra en Hung. Simplemente no la encontraremos.Pero, ¿desde cuando son siempre necesarias las obra maestras? Puedeque Hung no tenga la profundidad de la reciente Broadwalk Empire,pero el rato que pasaremos con Hung será tan agradable o más quecon la serie de mafiosos de Atlantic City.

Photobucket

 

Endefinitiva: si queréis pasar un buen rato, con una serie tantoentrañable como divertida, echadle un ojo a Hung. Puede que no seala serie de la década (no lo es, de hecho) pero sí que es unproducto que, al igual que ya pasaba con Spartacus: Blood and Sand,no decepcionará si se le da la oportunidad que se merece.

Y como premio por haber llegado hasta aquí, la curiosa intro de la serie: