Retrovisión Cap.4: La leyenda de Polybius

Si existe una leyenda urbana sobre videojuegos realmente interesante, extravagante e ignota ésa es la leyenda del Polybius, digna de ser contada en un libro, o mejor… filmada en un Thriller con tintes "conspiracionistas" (con agencias gubernamentales de los EEUU incluidas). Si a esta historia de leyenda le sumas el efecto "WWW" y su innegable influencia en la divulgación mundial de contenidos, antes circunscritos en exclusiva a ambientes de "iniciados", la historia se convierte en una auténtica pesadilla digna de mencionar en toda conversación sobre videojuegos que se precie. ¿Existió Polybius? Las pruebas… muy pocas… demuestran que… ¿sí?
  
La historia de Polybius es, sin ningún lugar a dudas, la más fascinante de cuantas ha dado el mundo de los videojuegos a lo largo de toda su historia. Fascinante por los muchos interrogantes que deja sin responder, por los increíbles rumores que durante más de dos décadas han alimentado el imaginario popular, por las maravillosas fantasías que ha generado en cientos de miles de fanáticos que han buscado una Arcade Polybius hasta debajo de las alcantarillas… en definitiva, se trata de la leyenda urbana más "transcendental" de la historia de los videojuegos… y todo motivado por una simple Coin-Op que apareció (¿y desapareció rápidamente?) en unos suburbios de Portland (Oregón [EEUU]), de la cual sólo nos ha quedado un legado de relatos de "supuestos" jugadores que se vieron afectados por el "experimento". Sí, habéis leído bien… EXPERIMENTO, supuestamente llevado a cabo por el, cómo no, Gobierno de los Estados Unidos en plena "Guerra Fría". 
En el año 1981 son instaladas máquinas Arcade de Polybius (en una pequeña cantidad) en algunos salones recreativos y bares de los suburbios de Portland en el estado de Oregón. Automáticamente los rumores entre los jugadores empiezan a surgir. Los relatos de los que tuvieron la oportunidad de jugar hablaban de combinaciones de luces y gráficos estroboscópicos, con mensajes subliminales incluidos, tan alucinantes que los efectos en el subconsciente humano eran demoledores: mareos, convulsiones, vómitos, pérdidas de memoria, alucinaciones auditivas y ópticas, amnesias, ataques epiléticos y pesadillas nocturnas. 
Al principio la máquina generaba una adicción inusitada, para luego provocar aversión y odio visceral a los videojuegos (se dice que incluso algunos de los jugadores se convirtieron a posteriori en encendidos activistas anti-videojuegos). A veces, según los relatos de la época, la máquina concedía créditos aleatoriamente para incitar a los clientes, y así conseguir captar a nuevos jugadores.
También se habla de que gente al parecer pertenecientes al gobierno, aparecían después en los salones para entrevistar a los encargados de los lugares y apuntar los resultados en libretas. A las máquinas se les pierde el rastro rápidamente cuando se conoce el caso de la muerte (tras un ataque epiléptico) de un jugador, lo que habría motivado la inmediata retirada de la máquina de los lugares en que se instaló. De ahí que sea imposible localizar un solo ejemplar a día de hoy, y que fuese tan limitada su expansión.
En cualquier caso la leyenda de Polybius es la más jugosa e interesante del mundo de los videojuegos, por inexplicable, irresoluble y porque en el fondo, a todos nos gustaría que hubiese sido (si es que no lo fue) realidad.
Reconstrucción del juego 
Los relatos de los jugadores hablaban de gráficos vectoriales similares al Tempest de Atari, mezclados con gráficos alucinógenos y mensajes subliminales, así como elementos de juego tipo puzzle. La nave no se movía, tan sólo se desplazaba en horizontal, lo que sí lo hacía era la pantalla, a la que se haría girar con un único mando. Esto último haría de Polybius una máquina absolutamente revolucionaria para la época, ya que el resto de juegos similares no ofrecían más que movimientos muy limitados y siempre del elemento principal: la nave del jugador. También se hablaba de sonidos sintetizados muy diferentes a todo lo que había en esa época en máquinas Arcade.
Después de todo lo que os he contado ¿teneis ganas de jugarlo? Es el caso de esta versión que circula por la red creada a partir de lo que relatan los supuestos jugadores
Pues bien, podréis descargarla e instalarla, y activar sus "peligrosos" efectos que se encuentran protegidos por una clave. Os daré indicaciones para activar los menús ocultos.
Una vez ejecutado el juego, y cuando veáis la pantalla de presentación del juego, se deberá pulsar "0", así podremos acceder al menú de funciones "elevadas". El código a introducir será: 35-34-31-54-12-24-45-43. 
Información: Scenebeta, Wikipedia