Una nueva campaña fallida de la prensa deportiva de Madrid

Cualquier aficionado al fútbol que siguió la jornada y ayer se acercó a un quiosco para ver las portadas de los quioscos seguro que alucinó y pensó que había visto por televisión un partido distinto al que se jugó en El Molinón. Resulta que Pedro había marcado el gol del Barça en fuera de juego. Esta fue la conclusión a que llegaron los dos diarios deportivos de Madrid y que destacaban en su portada. Un detalle que levantó una gran indignación entre los aficionados –del Barça y de otros que aseguraban ser neutrales– que se pusieron en contacto con el diario SPORT, principalmente a través de www.sport.es, para denunciar que los rotativos habían manipulado la imagen del gol de Pedro con el objetivo de demostrar que no arrancó en posición legal.

 



Pese a que las repeticiones televisivas no dejan lugar a la duda, los aficionados detectaron algunos detalles sorprendentes, como que en las imágenes no aparecían las líneas del césped que fijaban claramente que Pedro estaba en línea con Gregory. Otros apuntaban a las técnicas informáticas encaminadas a mover el encuadre de la instantánea. Incluso, en la red social del ‘Facebook’ se creó un grupo social llamado ‘el Becario del Marca que manipula fotos con el Paint’, que rápidamente contó con más de 200 muestras de apoyo.

El enfado de los seguidores no hacen otra cosa que demostrar que las campañas lanzadas desde Madrid carecen de una base racional. Evidentemente, Pedro recibió el pase de Andrés Iniesta en posición correcta para anotar el gol de la victoria. 



Nadie del Sporting protestó la posición del tinerfeño y sólo en Madrid se ‘percataron’ del supuesto fuera de juego. Ningún medio de comunicación extranjero tampoco recogió la teórica infracción. ¿Estará todo el mundo equivocado excepto ellos?.

En su argumentación no podía faltar la palabra clave de todo el entramado que debe llevar al Barça a volver a celebrar la Liga: el ‘Villarato’. La conspiración originada por el presidente de la Federación Españoal de Fútbol, Angel María Villar, volvió a escena por segunda vez en una semana. Primero fue para tratar de confundir a los comités y comparar la agresión de Cristiano Ronaldo a Mtiliga con el forcejeo entre Messi y Marc Valiente y ayer fue el recurso para empañar el triunfo blaugrana en Gijón.



No sólo se empecinaron en colocar a Pedro en fuera de juego, sino que insistieron en su idea de convertir a Messi en un violento. El diario ‘As’ pidió tarjeta roja para Leo por una falta a Diego Castro que fue sancionada con cartulina amarilla. 

De las nueve amonestaciones que Paradas Romero enseñó en El Molinón, curiosamente sólo la de Messi merecía cambiar de color.

La obsesión que existe en Madrid por manchar la extraordinaria trayectoria del Barça en la Liga sólo se puede explicar por la frustración que provoca ver cómo el club blaugrana es nuevamente el equipo que practica el mejor fútbol del continente y que va lanzado hacia el título de Liga.

Una obsesión que no sólo se centra en los medios de comunicación, sino también en el club blanco. Florentino Pérez teme iniciar su nuevo proyecto galáctico de la misma manera que lo término en su primer etapa, es decir, sin títulos. El presidente madridista se está intentando aproximar a la Federación Española y la UEFA para que el trato de estos organismos hacia su club sea condescendiente. Florentino está observando como el Barça no falla en la Liga y su equipo no encuentra la manera de recortar distancias. El campeonato está en serio peligro y no le gusta la diea de juga rse la temporada en el cara y cruz de la Champions League con la final en el Bernabéu.

Los madridistas contaban en la Liga con poder desbancar a los barcelonistas en el duelo del Bernabéu, pero quedan diez jornadas y no hay manera de acercarse al actual campeón. Ni con campañas ni mucho menos jugando al fútbol.

 

Fuente: Diari Sport, foro Punto Pelota