Mis poemas cómicos: Pablo.

¿Qué tal, compañeros? Bien, quizá me esté poniendo un poquito pesado con tanto poema de profe desconocido, pero tranquilos, sólo quedan tres más aparte de este jeje. Hoy está con nosotros el del profe de Lengua. Espero (que) sea de vuestro agrado. ¡Saluditos desde la taberna de Mou!

Pablo,
el profe de Lengua,
hombre literario
que mucho nos enseña.

Aunque de buen rollo,
todo el mundo sabe
que dijo: “¡Mierda, los folios!”
en el primer examen.

Se queja a menudo
de nuestro bajo nivel
de lectura en alguno
de los libros que, según él

son obras maestras,
para tener en casa,
por lo que argumenta:
“¡No leéis nada!”.

Garcilaso de la Vega,
Arcipreste y compañía
dan dolores de cabeza
por ser tanta teoría.

Oraciones simples,
oraciones subordinadas,
son (si se me permite)
un poco complicadas,

y más cuando pone
estrofas de poemas
o extensas oraciones
de los años ocheinta.

Y ahora, publicidad,
que es lo que toca,
un anuncio y otro más,
como el de Coca-Cola,

el aire acondicionado
y pantalones vaqueros,
muy mal intencionados
y un tanto groseros.

Y así es nuestro Pablo,
profesor de Lengua,
para el siguiente año
esperemos que vuelva.