Es la combinación de lo viejo con lo nuevo

Granfrase que reza en una canción de Tote King -el mejor rapero español(solo)-. Combinar lo viejo con lo nuevo. Parece fácil, ¿verdad? Enrealidad si lo pensamos detenidamente, es algo jodido lograrlo.

Un profesor de historia que tuve enSecundaria me decía que “había que mirar siempre al pasado para nocometer los mismos errores otra vez”; y yo le contestaba que“combinando el pasado con el presente construiríamos el futuro”.

Toda esta retahíla de impertinentes razonamientos míos son provocados por las palabras queYoichi Wada ha vertido a la publicación gameindustry. El presidente deSquare-Enix declaraba que “la industria del videojuego japonesanecesita sangre nueva”. Mientras que Kojima declara que “va a seguir haciendo videojuegos hasta que muera“.

Yoichi Wada

Vamos por parte.

Estas palabras vienen del presidente deesta multinacional japonesa -que recientemente ha adquirido a Eidos- ycuyos ingresos se basan, prácticamente, en remakes de juegos quesalieron al mercado hace más de 10 años. Perfecto, demagogia barata delrastro. Me limpio las manos echándole heces a las demás compañíasmientras que la mía es la primera que sólo sabe sacar remakes.

Señor Wada, ¿no crees que además de queentre sangre nueva -que hace falta- es necesario también un cambio depolítica en los juegos desarrollados? El mercado japonés está tanestancado durante estos últimos años debido, en gran parte, a losnumerosos juegos que compañías como la de usted sacan al mercado. Hacequince años nos conformábamos con cualquier juego que llegase deoriente, todos eran buenos e incorporaban, algunos más que otros,novedades que atraían al jugador. Ahora el jugador occidental tienejuegos desarrollados por occidentales. Tenemos un Killzone 2, un Gearsof War 2, un Fear Effect, etc., que nos da horas y horas de juegosgracias a sus modos offline y, claro está, sus modos online. Mientrastanto, de Japón nos siguen llegando remakes de Dragon Quest, de FinalFantasy, o RPGs con historias hollywodienses masticadas y que todossabemos cómo acaban.

Y es la pura realidad señor YoichiWada. Sólo tomando lo que necesitamos del pasado, y adaptándolo a losnuevos tiempos, conseguiremos avanzar en este bucle con forma deespiral en el que se encuentra el mercado japonés.

Hay desarrolladores japoneses que lo han conseguido -o lo intentan-. Hideo Kojima está abierto a colaborarcon los desarrolladores occidentales como ya ha comentado alguna vez.Fruto de ello es su fantástico Metal Gear Solid 4, que incorporanovedades y no se queda anclado en sagas anteriores; introducimos elcamuflaje que cambia con el entorno, nuevos escenarios (como unapreciosa ciudad europea), nuevos conflictos, etc.

Es combinar lo viejo con lo nuevo.

 

Hideo Kojima

Hideo Kojima