Manual para ser corrupto

Indignado estaba; y puedo decir que todavía me quedan secuelas.

Como todo sabréis, se iba a impartir enla Universidad Carlos III de Madrid, exactamente en la Facultad deCiencias de la Información, un curso sobre Corrupción Política.

A simple vista parece algo normal, yaque diarimente se celebran cursos con contenidos de todo tipo. Peroéste no era uno más. Como invitados especiales… ¡iban a venir corruptospolíticos! ¡y pagados!

¿Qué me va a enseñar un corrupto? ¿Cómo estafar Marbella?

“Hola alumnos, la lección ponencial dehoy tratará temas futuros que les repercuten. Hoy vamos a aprender aestafar a un estado y al dinero público de todos los españoles. Paraello tenemos aquí a Julián Muñoz. ¡Un fuerte aplauso!”

Es vergonzoso que se realicen cursos deformación en la Universidad Pública y traigan a tipejos de esta calaña,tipejos que te van a enseñar cómo estafar a lo público y pagado por uncentro público. Gran redundancia. Adoro España.

Por suerte para nosotros Julián Muñoz,cabeza de cartel y principal foco de atención, ha comentado que “antela situación y presión que se ha creado por mi presencia en esoscursos, he decidido no asistir a ellos, con el fin de evitar cualquierperjuicio a la universidad como a los periodistas”.

¿Abandona él? Me da que es más por presión de la Universidad que por el propio ex-alcalde-estafador de Marbella.

En este país debemos replantearnos varias cosas.

PD: Entre ellas que mezcle el pasado yel presente en todos mis textos cuando es horrendo; aunqua ya os loexplicaré en otra entrada esta cuestión de índole innata al ser humano.[modo anécdota para bajar el cabreo]