Ración de Oeste con Call of Juarez

Me he tirado entre 10-12 horas seguidas para completar Call of Juarez en su totalidad (el juego en sí te lo puedes pasar en 7-9) para hacer el análisis (me lo mandó Ubisoft el jueves pasado). Nunca me ha dado por postear en mi blog los reportajes que hago para el trabajo, pero a partir de ahora voy a optar por ello y así publico más entradas diarias :).

Análisis Call of Juarez

Los hermanos McCall regresan del Lejano Oeste para traernos más diversión y acción. Desenfunda tu revólver, coge tu fusil, prepara tu caballo y átate bien los pantalones. El show va a empezar y no querrás perdértelo. Bienvenido al Lejano Oeste vaquero.

La guerra y yo

El primer capítulo de Call of Juarez: Bound in Blood se desarrolla durante la Guerra de Secesión Estadounidense (1861-1865) que enfrentó al norte contra el sur, es decir, a los Estados Unidos de América contra los Estados Confederados de América respectivamente. Con este telón de fondo comienza la nueva aventura de los hermanos McCall, Ray y Thomas. Una historia llena de emoción, traición a su patria y, por supuesto, muchos tiros.

Los hermanos McCall luchan en el bando de los Confederados, sin embargo, éstos desobedecen una orden de su oficial anunciando la retirada. ¿Por qué no la cumplen? La zona que están defendiendo pertenece a la granja que durante décadas ha pertenecido a su familia, dejarla abandonada sería una traición contra sus principios pero, a su vez, también están abandonando y desertando del ejército, por lo que a su vuelta serían fusilados por incumplir la orden un superior.

Los hermanos McCall ven como lo han perdido todo. La granja ha sido pasto de las llamas, ni su lugar de origen ni el poder volver al ejército les pertenece, así que a ambos no les queda otra que ser simples forajidos. Los hermanos se han convertido en unos pistoleros sin escrúpulos, ni buscan ni desean nada, hasta que se topan con la leyenda de que hay un tesoro azteca que arrastra una maldición llamada ‘Call of Juárez’. Da igual las maldiciones que existan, ambos emigran a México a buscar el tesoro y con el botín esperan poder comenzar una vida nueva.

Esta es la historia de Bound in Blood, la precuela del clásico juego que salió hace unos años que nos llevaba al Lejano Oeste por primera vez en forma de shooter. Durante todo el juego tendremos la posibilidad de manejar a Ray o a Thomas, aunque habrá misiones que no estén disponibles para alguno de los personajes y estemos obligado a elegir a su otro hermano -aunque estas situaciones son escasas durante la historia-. Cada hermano tiene diferentes habilidades, Ray es más fuerte, rocoso y puede cargar con objetos pesados; Thomas es más ligero, veloz y tiene una mayor agilidad para subir los obstáculos gracias a su lazo. El uso perfecto de ambos para cada misión hará que nuestro objetivo de conseguir el preciado tesoro sea aún más fácil.

Cuando la arena y el agua cobran vida

Techland tenía por delante una difícil misión. Recrear el Lejano Oeste en todo su esplendor no es tarea fácil y, quizás, el principal fallo de Bound in Blood haya sido éste, centrarse más en las localizaciones que en otros aspectos como las caras de los personajes, sus gesticulaciones, la IA del enemigo y más detalles que explicaremos a continuación.

Uno de los principales fallos que tiene Bound in Blood es el rostro de los personajes. No es que estén mal hechos, las arrugas y orificios de la cara responden adecuadamente a lo que se espera en esta generación, pero la gesticulación y animación de éstas dejan mucho que desear. Vemos rostros serios, con escasas animaciones faciales. Los rostros serán iguales en la gran mayoría de las cinemáticas, una pena porque el motor Chrome Engine 4 daba para elaborar animaciones mucho mejores.

Hay que colocar un punto negativo también al diseño de los enemigos, repetitivos en numerosas ocasiones y con escaso margen de mejora. Al igual que también debemos dar un pequeño aviso a ciertas texturas. Es común estar cerca de unas rocas y observar cómo éstas podrían haberse mejorado. No obstante, estas carecían en el mapeado son subsanadas con lo positivo que contamos en el párrafo siguiente.

Dejando a un lado los escenarios rocosos, los demás mapas lucen perfectamente en su conjunto. El detalle del agua en movimiento es, simplemente, sublime. Tendremos la sensación de estar ante agua real, que podemos tocar y y refrescarnos en ella. Al igual que el agua, los setos y hierbas también están bien caracterizados -aunque en la misión principal de los trigales, éstos carecen de movimiento a nuestro paso-.

Bound in Blood nos dará la sensación de estar viviendo una película de Clint Eastwood en nuestra piel. Los poblados están recreados al milímetro y lucen perfecto en nuestra pantalla, al igual que las explosiones y efectos de luz. Los efectos lumínicos del sol están recreados perfectamente, nuestra sombra se verá bien delimitada en el suelo, al igual que también podremos observar las sombras producidas por los edificios -y sin dientes de sierra-.

Las armas están bien recreadas, mostrándose fiel a la época, desde los fusiles hasta la clásica ametralladora Gatling. La sensación de velocidad que experimentamos en el caballo o la diligencia es perfecta-¿por qué no se agarra al caballo cuando galopamos?-, al igual que también destacar el tiempo bala. En éste la pantalla se tornará de color blanco y negro y tendremos la posibilidad de apuntar y derrotar a nuestros adversarios con escasos disparos. Si no fuese por los fallos mencionados anteriormente, algunos demasiado bruscos en ocasiones -en especial cuando vemos al enemigo y siempre nos mira con la misma cara-, estaríamos ante un excelente título en el apartado visual, suerte que estos defectos no empañan en absoluto la jugabilidad del juego; su punto fuerte.

¡Un revólver tiene seis balas! ¡ Escúchalo!

¿Algo que objetar al sonido? Techland ha hecho una obra maestra con el apartado sonoro. Escucharemos el galopar de nuestro caballo, nuestras incursiones a través de los matorrales, el sonido real de las armas -si habéis escuchado una gatling en alguna película me entenderéis-. La banda sonora muestra una perfecta unión con lo que vemos en pantalla, por lo que si la situación es tensa ésta aumentará el ritmo, todo ello a partir de instrumentales pegadizas muy similares a las que ya conocéis. [Recomendable leer el análisis con El bueno, el feo y el malo de fondo]

Respecto al doblaje dar un gran punto positivo a Ubisoft. Las voces están bien caracterizadas y están adecuadas a los personajes que interpretan (en perfecto castellano). Si las caras -punto negativo destacado anteriormente- tuviesen más gesticulación, sería la guinda a este apetitoso pastel. Así que nos quedaremos con las excelentes voces elegidas para la ocasión y los divertidos momentos que protagonizarán los hermanos en algunas ocasiones haciendo uso del humor negro.

Si se mueve, dispara

Junto con el sonido, el principal baularte de este nuevo Call of Juarez es su jugabilidad. El juego consta de 15 capítulos que nos llevarán acabarlo entre 7-9 horas aproximadamente -algunos capítulos dedicados exclusivamente a buscar tesoros-. La duración del modo historia se verá aumentada o disminuida dependiendo del nivel de dificultad que elijamos a la hora de jugarlo y también a la hora de decantarnos si buscamos los 89 tesoros desperdigados por los mapas -así como más extras-.

A pesar de que podemos variar los niveles de dificultad que nos complicarán nuestra misión, la IA de los enemigos es bastante escasa y triste. Se dedicarán a permanecer escondidos detrás de las cajas y a dispararnos en cuanto nos movamos. Hemos echado en falta algo más de cooperación entre ellos, la posibilidad de que nos tiendan emboscadas y corramos serios peligros por nuestra vida.

El modo de cobertura que utilizaremos es algo complejo en un primer momento, pero en cuanto lo dominemos será nuestro mejor aliado -además de nuestro hermano- para derrotar al enemigo. Los momentos cabalgando en nuestro caballo, en la diligencia subidos, de destruir las barcas con los cañones, el poder usar una ametralladora, etc., aportan diferentes toques al argumento para no convertirlo en monotonía pura y dura -algo muy común en los shooters-. Los momentos de BulleTimes se agradecen en el fragor de la batalla, así como las diferentes formas de abordar un mismo problema dependiendo de la elección de nuestro personaje. Lástima el reducido número de armas que aparecen en el juego, algo que se olvidará al cabo de los pocos minutos de acción.

El modo multijugador es aceptable. Podremos disputar partidas de hasta 12 jugadores con los clásicos modos todos contra todos, combate en equipo, captura la bandera, etc. De 13 intentos al conectarnos al servidor, sólo uno dio problemas de inicio y fue durante la noche, hora de apogeo máximo en los combates online. Teniendo la posibilidad de luchar junto a nuestro hermano codo con codo, no habría estado mal la inclusión de un modo cooperativo -ya sea offline u online-, con el que divertirnos y así ver como nuestro aliado puede morir -en el modo campaña olvidaos de que nuestro hermano muera, ya le pueden agujerear el trasero que éste seguirá vivo-.

Conclusión

Call of Juarez: Bound in Blood es un FPS que cumple con todas las principales características para entretener. Una historia (lineal quizás) ambientada en el Oeste -algo atípico en el género-. Un gran doblaje, música y efectos sonoros. Una perfecta jugabilidad y una gran puesta en escena -lástima las caras- hacen del juego de Ubisoft uno de los shooters más divertidos hasta la fecha.

Lo mejor: – Las texturas de muchos elementos de la naturaleza. – El sonido es de matrícula de honor. – La ambientación en el Lejano Oeste con diferentes situaciones. – El poder usar a dos personajes diferentes. Lo peor: – Las animaciones faciales y los mapeados rocosos. – La escasa IA del enemigo. – Puede hacerse corto.

Datos:

Call of Juarez: Bound in Blood Compañía: Ubisoft Desarrollador: Techland Formato: PS3 / XBOX 360 / PC Género: FPS Idioma: Manual, textos y voces en castellano Lanzamiento: Junio de 2009 PVP: PS3 / X360: 69,99 € PC: 59,99 € Web oficial: //callofjuarez.es.ubi.com/ PEGI: 16+ Nota: análisis realizado bajo la versión de PS3.