Obama pone pie en África; pues echémosle una mano

Una mano, o mejor dos ya que estamos.

El presidente de los Estados Unidos deAmérica, Barack Obama, ha pisado suelo africano, específicamente Accra(ubicada en Ghana).

Los que leéis mi blog asiduamente sabéis que siento predilección porBarack Obama. He adquirido muchos de sus libros y biografías, bienporque me apasionan las tácticas comunicativas empleadas en su campañade captación de votos, bien porque es un hombre que sabe mucho (sucoeficiente intelectual es exactamente igual que el mío) y me gustaríaconocer cómo se formó.

Es pronto para cantar veredicto, perolo que sí es cierto es que de las 72 promesas electorales prometidas yaha cumplido más de una treintena de ellas, aunque le sigue quedando,bajo el punto de vista periodístico, la más JODIDA, que es establecerun sistema de sanidad público en un país donde todo se mide dependiendode lo que tienes.

Una de esas medidas era ayudar aÁfrica, es decir, a los países del Tercer Mundo o, como diría mi amigade la ONG Madre Coraje -un saludo de nuevo desde aquí Mar-, “intentarsacar de la mierda también a los del Cuarto Mundo; porque ya existe elCuarto por desgracia y lo tenemos en nuestras ciudades”.

No obstante, en el discurso debienvenido de Barack Obama a Ghana, ha dicho unas palabras muy bonita yemotivas pero que merecen un breve análisis:

Si yo pude, vosotros podéis. “Mi familia tiene la misma historia de tragedias y triunfos que la larga historia de África”. “Mi abuelo fue un cocinero para los británicos en Kenia a quien, pese a ser un viejo respetado en su pueblo, sus jefes siempre llamaron boy. Mi padre criaba cabras en una pequeña aldea”. Yo pude. Vosotros tenéis la palabra. “El mundo será tal y como vosotros lo hagáis”. Podéis sacar a África del ciclo de desgobierno y conflictos en el que vive y crear un futuro mejor. “¡Yes you can!”.

Fuente: El País

Quiero destacar la última cita, la quemenciona que ellos, los ciudadanos africanos, son los que pueden sacara África del ciclo de desgobierno y conflictos. De acuerdo,razonamiento válido pero, ¿ellos solos? Soy de esos que piensan queÁfrica está en la situación en la que está debido a NUESTRA (hablo delhemisferio norte) colonización desmesurada allá por los inicios delsiglo XX. Este razonamiento, guste o no, me lo ha dado la historia, quepara ello la estudio y puedo obtener perlas como las que pronunciaba Arthur James Balfour.

No es sólo obligación de ellos Obama,nosotros los metimos en la situación en la que están, y es obligaciónnuestra el, al menos, intentar sacarlos o ayudarlos a esa salida. Nobasta con donar más dinero acordado en la cumbre de hace escasos díasen Italia, basta con comprometerse, con mandar más ayuda humanitariadesde nuestro país y, por supuesto, el de parar las guerras que selibren allí.

Sin embargo, con el tema de las guerrashay PEROS muy grandes. ¿Por qué en el Congo se siguen haciendo matanzassin que nadie haga ni diga nada en los medios? Es sencillo. La‘República Democrática del Congo’ (la coloco entrecomillada porque nies República, ni es Democrática y, próximamente, ni será Congo al pasoque lleva) es la mayor exportada de Coltán del mundo. ¿Qué es elColtán? El coltán es un mineral, conocido como el oro gris, empleadoprincipalmente para la construcción de materiales de telecomunicaciones(móviles por ejemplo) o misiles de largo alcance (sin olvidar a misamadas consolas, algo que hace replantearme mi hobby en variasocasiones).

Este material es el principal causante de que existan tantas guerras en el Congo. Noobstante, el Congo no recibe ni un euro del material que se extrae desu territorio (se lo lleva, al parecer, Ruanda, que mantiene a suejército en la zona de explotación) y los ‘coltaneros’ (lostrabajadores que lo extraen) son prácticamente esclavizados.

¿Para que parar una guerra dondeobtenemos materiales casi a coste cero? Si el Congo tuviese un régimendemocrático perfectamente establecido, dicho material tendría una seriede impuestos de exportación y de precios al extranjero que inflarían elvalor actual de éste. Para los países, por lo tanto, es preferible queel Congo siga en guerra ya que el Coltán le saldrá más barato paraproducir NUESTRAS Blackberrys y misiles a precios más baratos. Luegodirán que no pueden participar en la guerra porque hay un Movimiento deLiberación Nacional (ya os contaré un día la burocracia que existe afavor de colocarse estas siglas en tu nombre), pero la auténtica verdades que no interesa.

Y ahora que he mencionado Ruanda,¿alguien conoce la guerra que hubo en Ruanda en 1994? La grandesconocida, ¿verdad? Nos inculcan el holocausto que se produjo durantela II G.M. contra los judíos (del que ya he habladoen alguna ocasión), pero nadie menciona la barbarie que se cometió enRuanda; “qué más da, es África, total, a nadie le importa losnegratas”. En Ruanda, en poco más de 100 días, se cometieron 800.000muertes. ¡Señores! ¡Casi un millón de personas asesinadas enaproximadamente 100 días! Es la población entera de Sevilla aniquilada.Pero nadie conoce la guerra que enfrentó a los hutus y a los tutsis -omuy pocas personas- y que provocó tal genocidio.

Con estos ejemplos quiero dar un toquede atención a esas personas que se creen que nosotros no tenemos laculpa de nada de lo que ocurre en África. Ellos tienen la batuta paradirigir, pero nosotros debemos cederle los medios y ayudarles en lomáximo posible. De ellos solos no depende Obama. Si crees eso, estamosvolviendo a caer en el mismo error del último siglo.