Berlusconi para el premio Nobel de la Paz…

Puestos a pedir, yo quiero un sillón Académico en la Real Academia de la Lengua Española y, preferiblemente, la letra Ñ que irradia personalidad propia -lástima que ocupe el sillón ahora Luis María Anson Oliart-.

El otro día me desperté con una noticia que produjo una carcajada sublime mientras leía la edición digital de ‘El País’: “Piden el premio Nobel de la Paz para Silvio Berlusconi”.

Berlusconi, un tipo agradable,simpático, que respeta los valores más profundos de los seres humanos,que lucha contra las injusticias sociales, tolerante, respetuoso conlas otras razas y sin un ápice de muestras de xenofobia durante sumandato.

Pero qué grande es Berlusconi.

Así sí entiendo que lo nominen alpremio Nobel de la Paz; lástima que de todo lo mencionadoanteriormente, Berlusconi no cumple nada.

Berlusconi es un tipo ejemplar querespeta al sexo femenino, de ahí que las orgías que se monta en sumansión de Villa Certosa (Cerdeña) rodeado de jóvenes modelos yprostitutas nunca hayan pasado -es una conspiración desde España para cesarlo del poder pero, ‘tsssss’, no se lo digáis a nadie-.

Si a este sinvergüenza llamado SilvioBerlusconi, propietario entre otras cadena de Telecinco -no pongáis laemisora; aunque sé que no podéis vivir sin ver Gran Hermano-, recaudauna cierta cantidad de firmas para ser propuesto a premio Nobel de laPaz, yo, como ciudadano del mundo, exijo que no se le otorgue -aunquelo que YO exijo se lo pasa por el forro de las PELOTAS el ComitéEjecutivo-.

Población italiana, ¿dónde estáis?

Sois el hazmerreír de Europa y del mundo, vuestro presidente os deja en ridículo, ¿es que no lo veis?

Vosotros seguir dejándolo que sigadiciendo estupideces tales como llamar a los Obama “señoresbronceaditos” o actúe como un cazurro de bar de pueblo.

Adiós Montes, adiós Andrés Montes

Puedecaer bien o puede caer mal. Puede que guste o no guste. Pero lo queestá claro es un aspecto: Andrés Montes, genio y figura hasta lasepultura.

El comentarista más extravagante detodo el panorama nacional abandona La Sexta después de tres años en lacadena de Miliki -si no me equivoco entró en el Mundial de Fútbol de2006. El porqué se ha ido se desconoce exactamente, aunque se rumoreapor diferencias económicas en el contrato de renovación de Montes.

La cadena por su parte dice “que la norenovación se debe a una política de crecimiento y restructuración dela cadena y que no descartan que Andrés Montes tenga otro rol dentro dela organización”.

No obstante, los rumores sobre suposible vuelta a la NBA son más que constantes y no me extrañaría verloel año que viene de nuevo con Daimiel -¡pero qué grande eran!- enDigital Plus.

Un amigo me comentaba en la redacciónque, en realidad, “era de donde nunca debería haber salido”, mientrasque le argumentaba que ha dado frescura y originalidad a lasnarraciones futbolísticas aquí en España: “Moto GP” (Daniel Alves),“Pegamento y medio Gatusso”, “Dulce Iniesta”, “Humphrey Bogart Xavi”, yasí muchos más que me dejo en el tintero y podéis numerarlos en loscomentarios -aunque hay que destacar que al principio no tenía nijodida idea de fútbol.

Pero debemos quedarnos con lo bueno, con momentos como el de Michael Jordan.

O con su manera de retransmitir elbalocento en general, algo que no ha sido nuevo pero que le ha dado aconocer al público en general -porque vale que retransmitía lospartidos de la NBA, pero eso antes lo sabíamos los cuatro frikis comoyo y los que me leen que nos quedábamos hasta las 3 de la mañana paraver a los Toronto Raptors (por ejemplo).

Adiós Montes, esperamos volverte a ver por las canchas de basket a partir de octubre.

Nota: Tuve el placer de conocerlo y, enesa ocasión, fue bastante saborío, pero no hablo en este post comopersona, sino del Andrés Montes como profesional.

Mi jefe es un Hijo de Puta

Viendo los informativos de La Sexta, una noticia me ha hecho esbozar una sonrisa. Os copio la entradilla:

Una sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) obliga a una empresa a readmitir a un trabajador que fue despedido por llamar a su jefe “hijo de puta” ya que consideran que la expresión es muy común en el lenguaje coloquial.

Según los argumentos esgrimidos, “elEstatuto de los Trabajadores contempla los insultos como causa dedespido disciplinario, pero expresiones como “hijo de puta” no sonsuficientes porque son “calificativos de uso corriente”.

Vayamos por parte.

Por un lado es cierto mencionar que noes un insulto (”qué cabroncete”; “hijo de puta qué crack”), pero si amí me dice uno de mis empleados, en un tono hostil y sin venir acuento, “es usted un hijo de puta”, yo lo mando a la cola del INEM conlos cuatro (bueno vale, cuasi cuatro) millones de parados españoles.

Es un tema peliagudo, así que los jueces deberían juzgar adecuadamente el caso.

Me veo dentro de poco llamando los empleados a sus jefes “hijos de puta” para cobrar la indemnización.

Wolfenstein, a medio gas

Ayerterminé Wolfenstein, el título de Activision, y desarrollado por RavenSoftware, que nos llegó a la redacción la semana pasada pero que no hepodido realizar el análisis hasta ahora (había prioridad para juegoscomo Wet).

Eljuego cumple adecuadamente, pero me ha dado la sensación de que podríahaberse mejorado bastante más y llegar a ser uno de los exponentes delgénero (exponente dentro de los posibles juegos a combatir a los ‘bigboss’ de la tabla, véase CoD: MW).

En unpunto y aparte destacar la faceta online, pero no para bien, sino paramal. El juego, tras probar 17 partidas, no me ha dejado jugar una solasin lag (en la versión para PS3; la de PC sin problemas). Es una penaporque tenía ganas de ver el multijugador de Wolfenstein, ya que aunquecontase con los modos tradicionales, siempre queda la curiosidad decómo es usar los poderes en el modo multijugador.

Os dejo el análisis aquí.

Detalles de la presentación de PSP Go en Sevilla

Hoy se ha presentado en Sevilla la nueva PSP Go; bueno, más que nueva, el rediseño de su anterior modelo.

Todos los medios que hemos asistidohemos tenido la oportunidad de jugar, largo y tendido, a juegos comoGran Turismo, Little Big Planet, Jak & Daxter Lost Frontier,etcétera (todos juegos que aún no han salido al mercado). Algunos comoLost Frontier estaban aún en fase beta muy poco avanzada y se quedabacolgada al poco de empezar -una pena porque tenía ganas de volver a vera Daxter-.

A pesar de ello, he tenido laoportunidad de probar Little Big Planet y Gran Turismo. Little BigPlanet rebosa la misma felicidad que su hermano mayor. Nuestro Sackboypuede moverse por todo el escenario, personalizar, crear niveles y lasdemás características del juego original. Además, Sony ha optado porelegir los mismos controles que la versión de PS3.

En otro lado estaba Gran Turismo:ALUCINANTE. Tener en mis manos todo el poderío de la franquicia GranTurismo era impresionante. La versión estaba capada pero pude vernumerosos detalles de tener ante nosotros el mejor juego de PSP (almenos en el género de la conducción). Las físicas de los coches eranrealistas, aunque no vimos colisiones -ni tampoco creo que las haya-,aunque ya os digo, jugar a ese juego en el bus camino de la Facultadpuede ser mi orgasmo múltiple.

Respecto a PSP Go poco más puede añadirque no se haya dicho ya: más ligera, con memoria interna, sin lectorUMD, etcétera. No obstante, en el pasado E3, cuando fue presentada, escribíque la PSP era fea; tengo que rectificar. Es elegante a la par quesencilla, una consola pensada para el jugador hardcore que busca unsistema multimedia con consola incluida -cuando la pantalla se cierraes una monería y da más aspecto de sistema multimedia que la anteriorPSP, de ahí que mencione lo de ’sistema multimedia’-. El stick nointerfiere con la cruceta como me temía en su día, sin embargo, éste esdemasiado pequeño y así se lo hice saber a la gente de Sony (siemprenos quedará levantar y cambiarlo)

Por motivos de orden interno de laredacción no os puedo poner ninguna foto, aunque le tiré una a AlbertoCastellano de LastLap jugando a la nueva PSP Go.

alberto_castellano_lastlap_pspgo_nosologeeks

Muchas gracias a Clara Márquez de Sony(muy simpática) que fue la que estuvo en todo momento conmigo yrespondiéndome a mis comprometidas preguntas -algunas- sobre la consola.

La semana que viene saldrá reportaje :) .

Google News, ¿es bueno o malo para los medios?

En la edición digital del diario ElPaís de hoy-desconozco si también aparecerá en edición impresa- salepublicado un curioso reportaje, y pongo curioso porque es el adjetivoque se merece, sobre si Google News beneficia a los medios o todo locontrario; coge la información y así obtiene tráfico de visitas graciasa información no elaborada por ella.

Voy a dejar un lado el reportaje deldiario en donde, por cierto, se le da demasiada leña al sistema deGoogle, y realizaré el mío propio.

Como bien explica el vídeo (en inglés;ver abajo), Google News se beneficia de los famosos bots que indexan elcontenido de cada página y relaciona palabras claves para que, cuandoel usuario busque, tenga la máxima comodidad a la hora de obtener Xrespuesta.

Pues bien, este sistema, se mire pordonde se mire, beneficia a los medios de comunicación. Me puede contarel grupo Prisa todas los relatos de miedo que quieran que no me voy atragar ninguno de sus argumentos (al igual que ningún argumento de otromedio).

Google News indexa el contenido. Dichocontenido aparece en el sistema. El usuario se mete en Google News yestablece una búsqueda concreta. Esta búsqueda le da un resultado quepuede ser la información de determinado medio. ¿Qué ocurre? Lainformación no aparece en la página de google, sino que el rey de losbuscadores te lleva a la URL originaria, por lo que la visita y lapágina vista se sigue contabilizando en la web que ha escrito elárticulo. Google gana, tú también.

No obstante, y la avaricia del serhumano no tiene límites, los medios de comunicación ven en este sistemauna forma de robar sus derechos de autor; MENTIRA. Google gana graciasa que obtiene más visitas, y el medio de comunicación también. Eninternet la publicidad funciona por visitas y páginas vistas (sí, elfamoso y archiconocido CPM). Mientras que el hipervínculo lleve a lafuente creadora del artículo, no existe ningún ánimo de lucro por partedel precursor -y, más aún, cuando en el propio Google no se puede leerel artículo, sino un simple títular y, en el mayor de los casos, unaentradilla-.

Os pongo otro ejemplo de la relevanciade Google News. En NoSóloGeeks el 41% de las visitas que obtenemosdiariamente provienen de Google News. En un hecho constatado y claro.Un 41% de 27.000 visitas, son muchas visitas gracias a Google. Esimposible que nos quejemos. Estas visitas y páginas vistas nos reportanbeneficios, ya que sigue contándose las visitas y las páginas vistas -ygeneralmente estas visitas frecuentan nuevamente la web o consultan másnoticias, por lo que el feedback positivo que nos genera google esinmenso-.

Seguimos teniendo visitas, más páginasvistas y más dinero por ingresos publicitarios para pagar a losredactores. Si damos nosotros beneficios con 27.000 visitas, ¿qué haceEl País con casi 20.000.000 de visitas diarias?

Señores de los medios de comunicación,si no queréis que Google os indexe las noticias, se lo notificáis ypunto, en el vídeo lo dejan bien clarito (la dificultad del vídeoradica en saber inglés).

No busquéis truco donde sólo hayganancias para ambas partes (y no intentéis quitarle el trozo de pastela google cuando os están dando a conocer más).

Marchando una de vicio

Puedodecir, casi con total seguridad, que esta semana, y la pasada, son lasque más he jugado a la consola desde hace mucho tiempo.

Cuando digo mucho tiempo, me remito ala época de primaria (allá por el primer lustro de la década de los‘90) cuando tenía una preciosa MegaDrive con mi querido Golden Axe,Sonic, y un juego de ninjas (cuyo remake salió en PS2) pero que ahoramismo no recuerdo su nombre -espero que me lo recordéis en loscomentarios porque odio estos lapsus; la portada era un ninja que se leveían sólo los ojos-.

En esa época, hacías los deberes y, alpoco tiempo, ya tenías tiempo para jugar a la consola, fútbol, irte ala calle, etcétera. En esas tardes lluviosas recuerdo tirarme horas yhoras con la consola sin parar. Pues desde esa época, no recuerdo haberjugado tanto.

Posteriormente he jugado bastante conPlayStation 2, PSX, Nintendo 64… pero nunca tanto como ahora. Hoy llevo10 horas de consolas, intercambiando entre Xbox 360 y PS3, con suscorrespondientes descansos saliendo a la calle para que me dé el aire.

¿Por qué tanto tiempo? Sencillo: análisis.

Estoy terminando el Wolfenstein y elIL-2 Sturmovik: Bird of Prey, mientras que he empezado el Batman(grandísimo) y hoy me ha llegado el Wet y el Magna Carta 2 de NamcoBandai.

No pongo pegas a esta situación. Hastaoctubre no empiezo la Universidad de nuevo, por lo que tengo tiempopara mascarme casi todos los juegos que salgan durante el mes deseptiembre.

Me gustaría destacar Wet,un título al que le he dedicado hoy dos horas y me ha gustado bastante.Con una ambientación al más puro estilo Quentin Tarantino (he visto enprimicia Inglorious Basterds y no es nada del otro mundo; sí, tambiéntengo tiempo para ir a premiers) controlamos a una cazarrecompensasfemenina de armas tomar.

El juego promete bastante por su historia y ambientación; no obstante, tiene bastante bugs que ya comentaré en el análisis.

Ahora me voy a empezar el Magna Carta 2. Mientras, si queréis, podéis leer el análisis del Dissidia, un juego que exprimí al máximo en su versión japonesa y que ahora lo he recibido en la versión española.