Mi jefe es un Hijo de Puta

Viendo los informativos de La Sexta, una noticia me ha hecho esbozar una sonrisa. Os copio la entradilla:

Una sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) obliga a una empresa a readmitir a un trabajador que fue despedido por llamar a su jefe “hijo de puta” ya que consideran que la expresión es muy común en el lenguaje coloquial.

Según los argumentos esgrimidos, “elEstatuto de los Trabajadores contempla los insultos como causa dedespido disciplinario, pero expresiones como “hijo de puta” no sonsuficientes porque son “calificativos de uso corriente”.

Vayamos por parte.

Por un lado es cierto mencionar que noes un insulto (”qué cabroncete”; “hijo de puta qué crack”), pero si amí me dice uno de mis empleados, en un tono hostil y sin venir acuento, “es usted un hijo de puta”, yo lo mando a la cola del INEM conlos cuatro (bueno vale, cuasi cuatro) millones de parados españoles.

Es un tema peliagudo, así que los jueces deberían juzgar adecuadamente el caso.

Me veo dentro de poco llamando los empleados a sus jefes “hijos de puta” para cobrar la indemnización.