Berlusconi para el premio Nobel de la Paz…

Puestos a pedir, yo quiero un sillón Académico en la Real Academia de la Lengua Española y, preferiblemente, la letra Ñ que irradia personalidad propia -lástima que ocupe el sillón ahora Luis María Anson Oliart-.

El otro día me desperté con una noticia que produjo una carcajada sublime mientras leía la edición digital de ‘El País’: “Piden el premio Nobel de la Paz para Silvio Berlusconi”.

Berlusconi, un tipo agradable,simpático, que respeta los valores más profundos de los seres humanos,que lucha contra las injusticias sociales, tolerante, respetuoso conlas otras razas y sin un ápice de muestras de xenofobia durante sumandato.

Pero qué grande es Berlusconi.

Así sí entiendo que lo nominen alpremio Nobel de la Paz; lástima que de todo lo mencionadoanteriormente, Berlusconi no cumple nada.

Berlusconi es un tipo ejemplar querespeta al sexo femenino, de ahí que las orgías que se monta en sumansión de Villa Certosa (Cerdeña) rodeado de jóvenes modelos yprostitutas nunca hayan pasado -es una conspiración desde España para cesarlo del poder pero, ‘tsssss’, no se lo digáis a nadie-.

Si a este sinvergüenza llamado SilvioBerlusconi, propietario entre otras cadena de Telecinco -no pongáis laemisora; aunque sé que no podéis vivir sin ver Gran Hermano-, recaudauna cierta cantidad de firmas para ser propuesto a premio Nobel de laPaz, yo, como ciudadano del mundo, exijo que no se le otorgue -aunquelo que YO exijo se lo pasa por el forro de las PELOTAS el ComitéEjecutivo-.

Población italiana, ¿dónde estáis?

Sois el hazmerreír de Europa y del mundo, vuestro presidente os deja en ridículo, ¿es que no lo veis?

Vosotros seguir dejándolo que sigadiciendo estupideces tales como llamar a los Obama “señoresbronceaditos” o actúe como un cazurro de bar de pueblo.