Final Fantasy XIII: ¿Regresa el mito?

Me quedan días y días hablando de Final Fantasy XIIIen la web, así que lo mejor es tomárselo con calma y disfrutar, ya que,al fin y al cabo, es una franquicia que me gusta. Sin embargo, measalta la duda de si este FF volverá a traer la esencia clásica de laserie.

FFXII fue un buen juego, pero no ungran juego, y no lo digo yo, lo dicen los usuarios, ya que lasopiniones generales sobre este juego fueron dispares. Seguramente,todos esperamos ansiosos una vuelta a los orígenes, que nos despierteel gusanillo en el estómago como lo hicieron los Final Fantasy VII yFinal Fantasy VIII -y añadiría FFIV, uno de mis preferidos-. Esto es loque tiene que despertar en nosotros FFXIII, ese cosquilleo típico de:“no puedo parar de jugar”.

Recuerdo ahora cuando jugaba a FFVII hace ya diez años casi. Horas, horas y más horas jugando para conseguir un jodido chocobo dorado.Si mi memoria no me falla, que no lo suele hacer en estos campos, elchocobo anterior al dorado era el negro. Cuando ya tenía este último viel camino muy cerca, y todo para una cosa: conseguir la materia de los Caballeros de la Mesa Redonda. Sí, puede parecer una pollada,pero subirla de nivel contra las Armas y llegar a Sephirot para que tedure dos plumazos: no tiene precio. Además, me sirvió para presumir enel barrio de que era el único que tenía el juego al 100% (niveles,materias, límites, Armas derrotadas, etc.). Esta sensación es la quebusco que me produzca Final Fantasy XIII. Que regrese el mito o no esuna cuestión personal, así que ojalá vuelva, al menos por mi parte.

En otro apartado me gustaría hablar de las bestialescampañas de marketing que se realizan en el país nipón. Ya hablé de laque se hizo con Dragon Quest, otro de los títulos reinantes en Japón-el que más junto a Mario, aunque gana terreno Monster Hunter-, y ahoraos traigo nuevos vídeos recién sacados del horno del estados de lastiendas japonesas.

¡Am! Por cierto, el juego comienza en un tren; qué casualidad, como en Midgar…