Saber de videojuegos

Este post lo dedico a la gente que me pregunta una cosa muy a menudo: “¿cómo se aprende sobre videojuegos”.

Jugando.

Los videojuegos, al igual que el cine ocualquier otra disciplina cultural, necesitan de un conocimientoprofundo si te vas a dedicar a ellos. Un crítico de cine no se dedica aver El Señor de los Anillos o Star Wars -dos de mis franquiciasfavoritas- y poder decir que ya sabe de cine, antes debe conocer muchasmás películas y las corrientes cinematográficas más variopintas: loshermanos Lumiere -os recomiendo ver todas sus películas si os gusta elcine-, Eisenstein y sus películas -esa escalera en El AcorazadoPotemkin-, la Nouvelle vague francesa con Melville como precursor, etc.

Con los videojuegos pasan exactamentelo mismo. Ahora que los videojuegos están más de moda que nunca y nosesperan unas décadas donde van a tomar aún más protagonismo hastaconvertirse en verdaderos protagonistas, es cuando más salen los‘entendidos’ de videojuegos. Sí, hablo de esa generación de chavales de13/14 años que si le preguntas que juego es Chrono Trigger te dirán queuno de Nintendo DS –WTF! SNES!-. También está ese grupillo que sólo se dedica a jugar “ar pro” y “ar tekken” y van de entendidos por la vida.

No obstante, también está ese grupo deniños de 13/14 años que verdaderamente ama los videojuegos y quiereaprender sobre este mundo. Ahora lo tienen muy sencillo, ya que lacantidad de emuladores y roms que circulan por Internet es bestial. Son este tipo de niños, o gente mayor interesada por saber más, los que me preguntan cómo se aprende de videojuegos: repito, jugando.

Soy de 1988, de ahí que tengo quereconocer que yo también me he perdido más de una década de estemaravilloso mundo. Sin embargo, empecé bastante chico con mis primerasconsolas de SEGA y Nintendo, además, tenía la suerte de que mi tíotenía una Commodore y jugaba con ella, así que pude disfrutar de muchosjuegos con sólo cuatro años de edad. Pero si realmente tenemos quedestacar un año donde mi pasión se levantó fue a partir de 1995. Sehablaba de PlayStation, de Nintendo 64, de nuevas portátiles y millonesde cosas más. Me enteraba de todo esto gracias a que compraba la HobbyConsolas, una gran culpable de donde estoy ahora junto a la PlayManíay, en ocasiones, a Nintendo Acción (aunque éstas son posteriores).

Estos fueron los años donde le dije a mi madre por primera vez: “mamá, yo quiero vivir de los videojuegos”. “Tú estás loco niño”,respuesta de mi madre. Sí, joder, ¿por qué no? Los niños soñaban conser futbolistas, médicos, astronautas y yo quería que mi vida estuvieseligada a los videojuegos -también decía que quería ser arquitecto,aunque me duró poco-.

Para aprender de videojuegos, además dejugar, hace falta escuchar. Sí, sí, escuchar o leer mucho. Que tengáisconocimiento de todo lo que os rodea. No has jugado a un juego pero loconoces, has visto imágenes, vídeos, noticias, tienes un conocimientode él aunque no hayas profundizado. Os recomiendo leer muchos foros yaprender de foreros más antiguos del lugar. Te dicen que Snatcher, unaobra maestra de Kojima, es bueno, pues tú te vas a google y te bajas elemulador, el rom, y lo juegas. Así de sencillo y aplicable a miles dejuegos más que he probado gracias a foros (Cave Story, El Día del Tentáculo, Policenauts, el famos ET de Atari que está enterrado en eldesierto :D y un largo etcétera).

Escuchar a vuestro entorno esprimordial, no infravaloréis a nadie, ya que “hasta el más tonto ospodrá enseñar algo”. Saber de videojuegos es tener un conjunto bastanteamplio de la materia en todos los aspectos, desde juegos y compañíashasta desarrolladores; conocer fechas; editoras; campañas depublicidad… todo. No soy el que más sabe de videojuegos, NI DE COÑA,primero porque nunca diría esto, y segundo porque en la vida siempredebes saber que habrá alguien mejor que tú. Sin embargo, sí meconsidero alguien bastante competente dentro de este mundo gracias alos conocimientos que he ido adquiriendo -y que seguiré adquiriendo; esmás, ahora estoy jugando a juegos antiguos recomendados-.

Ahora estoy orgulloso de poder trabajaren este mundo, de vivir en él, de conocer a más y más gente, desdepress manager que me aguantan diariamente hasta entrevistar a nuevosprogramadores que causarán estragos en un futuro. Recordad, al fin y alcabo, todo es jugando.

“Al final los videojuegos te van a dar de comer”, dijo mi madre la última vez que hizo mención a un videojuego.