La RAE vuelve a cargarse el castellano

Y me la pela si es castellano o español porque en cinco años de carrera y tras pasar por multitud de catedráticos y doctorados en filología hispánica u otras materias similares, sigo sin enterarme cómo se llama porque ni ellos mismos se ponen de acuerdo y cada uno me dice una cosa, así que para mí es castellano, que suena mejor.

Dicho esto, volvamos al punto de debate de mi querido blog. Nuestra querida Real Academia Española vaa establecer una nueva ortografía que es, como decirlo, espera, a ver, para gilipollas, sí, para gilipollas, porque el término analfabeto se queda sin ceñirse demasiado al hecho en cuestión.

La RAE, una web que visito día sí, y díatambién, para consultar su querido buscón por si tengo fallos gramaticales o de coherencia textual (en este caso con el diccionario Panhispánico de Dudas), está de capa caída. Cada día va a peor, hace un castellano cada vez más simplón e introduce cambios que devalúan este idioma convertido en uno de los más difíciles de hablar del mundo por suriqueza cultural. Señores, no somos los putos guiris anglosajones que para formar la palabra helado necesitamos dos palabras (ice-cream).

NO. Somos más que eso, pero eso más que somos lo estamos perdiendo paulatinamente. María Márquez, Doctorada en Filología Hispánica que me dio clase, siempre nos decía: “la RAE debe adaptarse a la lengua que se habla en la calle, pero siempre hasta cierto punto”. Ese punto ya no existe, es una coma que podemos poner o quitar si nos sale del mismísimo escroto.

Es normal que introduzcamos términos delinglés, la gente los emplea y como están en el día a día cotidiano puesse mete al diccionario y sin problemas -yo mismo empleo muchísimos términos del inglés-. Pero ojo, la nueva ortografía noha introducido cambios, lo que ha hecho es quitar un pequeño grado de complejidad -y digo pequeño porque todo ciudadano de habla hispana debería conocer estas normas- para hacer el lenguaje todavía más sencillo (al alcance de Belén Esteban y personajes similares que abundanen nuestra cultura).

Entre los cambios que más me han llamado la atención hay dos que me han tocado los cojones. El primero de ellos es que la vocal Oque va entre números dejará de acentuarse, por lo que es válido ya poner 5 o 6 sin acentuar la vocal. El segundo cambio, y que más me ha tocado la moral, es que la “i griega” (Y) pasará a llamarse “ye”.

Ole, ole y ole. Decenas de años tirados ala basura porque la letra “i griega” ha decidido llamarse “ye” por X señores. Pues mis hijos y mis nietos aprenderán la “i griega” y no la “ye” porque así lo voy a querer.

Soy de los que piensa que cuando esto seestaba redactando Pérez Reverte no estaba en la sala, y si estaba, paramí ha caído muy bajo como buen representante de un sillón en la RAE.

Más cambios, entre otros, que se van a introducir es que ya no habrá diferencia entre “sólo” y “solo” o que laspalabras “guión” o “riáis” no deben acentuarse.

¿Sabéis que os digo señores de la RAE? Mi guión establece que voy a hacer lo que me sale de las pelotas sólo cuando yo quiera y, además, solo. Porque no habrá ni 100 ó 200 documentos que me acrediten o cercionen que ustedes os riáis de los hablantes hispanos que luchan por una lengua justa y no al alcance de borregos.

Y como decía otro catedrático que tuve, Antonio Aranda, “los tacos están el lenguaje, ¿no? Pues úsalos”. Pues eso, los uso.