Me gusta ser mujer

“¿A qué huelen las nubes?”, “Hola, soy tu menstruación”, “Tesentirás limpia, te sentirás bien”, o la ya más reciente “Muy segura, muy mujer”… ¿A quien no le suenan esas frases?¿Existe acaso alguien que no sepa su procedencia?

Sí, señores, en esta entrada voy a hablar largo y tendido sobre nuestras aliadas: las compresas.

¿Pero qué hace Nena_Babs hablando de protección femenina
en un sitio como este?


Tranquilos, que no se me ha ido la pinza (¿o tal vez sí?), ni voy a quejarme otra vez de lo tremendamente asqueroso que es tener que sangrar una vez al mes y lo incomprendidas que nos sentimos durante esos días (¡Oh, vaya! se me escapó…) ni tampoco voy a explicaros todos los productos que hay en el mercado, que aunque cada día me sorprende más la enorme variedad (todo hay que decirlo) no creo que le interese a mucha gente.

Hoy os voy a abrir la puerta hacia un nuevo mundo. Os voy a mostrar a todos el maravilloso paraiso compresil y todas sus virtudes, que no son pocas ¿Eh?.

Hombres del mundo, debéis empezar a morios de la envidia porque por fin vais a descubrir el gran secreto. Por fin comprenderéis la verdadera causa de que todos esos anuncios proyecten la regla como un motivo de orgullo, alegría, jolgorio y hasta de satisfacción. ¡No es para menos!

Antes de comenzar, quisiera desenterrar un mito muy importantes: Los extraterrestres existen. Y además tienen la regla. Es más, ellas fueron quienes nos confiaron su secreto, haciéndonos la vida mucho más fácil.


Ya sé que cuesta creerlo, pero lo que digo es totalmente cierto, mirad:


Lo peor es que se sentirán orgullosos del Slogan…

Entrando ya en materia, todo el mundo sabe que una de las experiencias más importantes en la vida de una adolescente es precisamente la de nuestra primera regla, pues ella será quien nos acompañe durante muchos años del resto de nuestra vida…



Gracias a lanaturalidad con que tratamos estos temas
en la actualidad es muy fácil estarpreparadas.

Lo que realmente me aterra es la idea de imaginarme a las niñas de hoy hablando con su menstruación, que se han dado varios casos. ¿Será grave, doctor?

No es principio de esquizofrenia, tranquilos.
Es que le ha bajado la regla por primera vez.

Una vez se nos presenta el dilema, toca asimilarlo y asegurarse de que usamos los productos idóneos para sentirnos realmente seguras (y gracias a ello, más mujeres, claro) y nadie note el “problemón” que llevamos encima.

De ello se encargaron las empresas más famosas, que además de prepararnos e informarnos a lo largo de toda nuestra preadolescencia, prácticamente nos sorbieron el seso e hicieron de nosotras muchachitas deseosas de sentir lo maravillosa que era la regla para así poder contar nuestros testimonios en sus páginas web y hacer que las demás se murieran de la envidia ¡Qué mayores nos sentíamos entonces!

Gracias AUSONIA, por marcarnos el camino.
Con el tiempo acabamos descubriendo la cosa no es realmente tan traumática. Y es que nada se nos resiste a las mujeres cuando tenemos la regla, por una sencilla razón: las compresas son MÁGICAS.

Sí, sí, como leéis… ¿Sorprendidos? Pues ahora veréis…

Da igual si nos duelen los ovarios, estamos cansadas o nos sentimos deprimidas. Es ponernos una compresa en el "chumi" (con perdón por la ordinariez) y sentir unas irremediables ganas de fiesta (y lo que se tercie).

Ya no es necesario el consumode psicotrópicos.
Ahora puedes usar EVAX.

Son ellas quienes nos ayudan a enfrentarnos a nuestro día a día, a ponernos a prueba y superarnos e incluso hasta a deshacernos de esos miedos que tanto nos atormentan desde niñas.

¿Quién no le ha tenido panico al blanco alguna vez en su vida?


¿Que aparecemos de buenas a primeras en otro país y no entendemos ni media? ¡No pasa nada! ¡ellas lo traducen todo! ¿Y si te pierdes en mitad de la selva? ¡Nada que temer! ¡Las compresas amansan a las fieras! Muahahaha

Ante cualquier adversidad únicamente tenemos que sacar a nuestra amiga del bolso y ¡Voilà! los problemas desaparecerán…

Fuentes fiables afirman que se trata de la reencarnación de Pepito Grillo.

Además debemos estar contentísimas, chicas, porque llevándolas en el bolso y haciéndo uso de ellas y la toallita nos sentiremos limpias y relucientes y hasta podremos la ducha.

¡ideal para estos tiempos en que la sequía nos acecha!

Con la pequeña ayuda que nos prestaron en el pasado nuestras grandes amigas del espacio exterior y la gran labor que están llevando a cabo algunos de los científicos más importantes de nuestro país, estoy segurísima de que dentro de poco superaremos un pequeño handicap, consiguiendo alcanzar así uno de nuestros principales objetivos: que las compresas vuelen (sí, por desgracia lo de las alas es una metáfora, aún no es posible, pero tiempo al tiempo).

Si ya conseguimos el "Cottonlike" ¿Por qué no eso?

¡Buahahahaha! No me digais que no suena poderoso…


Por si eso fuera poco, no están solas: tienen grandes aliados.

El protegeslip tanga, por ejemplo, es una maravilla, ya que nos dió la tremenda oportunidad de ir enseñando el trasero allá por donde quisiéramos sin que nadie notase lo que llevábamos en nuestras braguit… digo… tangas.

¡Esto si que es estar a la moda!


Existen rumores que cuentan que hubo una gran oleada de hombres que le regalaron una cajita de estos a sus mujeres despues de ver el Spot y conocer sus efectos. Para que veais si tienen poder o no, que hasta los caballeros sucumben a sus encantos.

De hecho, ellos mismos fueron quienes dieron paso a las compresas tangas, ideal para aquellas a las que no les parecía demasiado incómodo sentir la tela del tanga dentro de la raja del cu… ¡Uy! perdón, perdón, que casi me vuelvo a extralimitar. Ejem… Bueno, ya me habéis entendido ¿no?

Fiesta inaugural:
¿Qué mejor manera de celebrarlo que moviendo el trasero?

¿Y que me decís de los tampones? Esos que sirven tanto para un roto como para un descosido… Indispensables en nuestro bolso, puesto que nunca se sabe cuando se nos puede estropear una cita por culpa de… ¡un agujero en la barca!

¡Salvados por el tampax!

Supongo que la lección os ha quedado suficientemente clara: es INDISPENSABLE usar una buena marca de compresas para, además de poder aprovecharnos de sus grandes ventajas, evitar accidentes tan desagradables como este que vais a ver a continuación.

Eso sí que es un "¡Zas! en toda la boca"

Un momento… ¿Qué es ese ruido?


¡Ooooh siiiiiiii!
¡¡¡ya viene!!!
¡¡SIII!! ¡¡YA!!
¡YA LLEGA!

¡¡¡¡¡LA REGLA!!!!!


¡¡¡FIIIIIEEEESSSSSSTAAAAAA!!!!

¡Eh, tú! ¿Pero qué haces,tío? Ya sé que después de descubrir este inquietante mundo esinevitable querer tener la regla, pero de verdad que lo de la faldita noera necesario… Además, me da hasta miedo pensar por dónde te haspodido meter el Tampax, tronco.

 


No tienen suficiente con ponernos a nosotras en ridículo constantemente.
Ahora también tienen que hacerlo con ellos.