MOMO de Michael Ende, ¿fantasía o realidad?

En 1973 se publicó una novela fantástica de corte infantil llamada Momo. Su autor Michael Ende hizo una visión  de cómo sería el futuro a través de una lectura llena de emociones, aventuras y de una próxima realidad incuestionable.

Tuve la oportunidad de leerla de pequeño varias veces y aun guardo el libro con cariño. Entonces la disfrutaba como un cuento fantástico, una historia imaginaria, una manera de sumergirme en un sueño donde te sientes identificado con la protagonista.

Ahora, 25 años despues de leerla, pienso, no era fantasía, no eran sueños, no era imaginación, era lo que tendría que vivir en ese futuro no tan lejano. Pero no solo yo, todos, todos aquellos que la hayan leído y los que no.

Momo de Michael Ende, ¿fantasía o realidad?

Momo trata sobre el tiempo, y como éste afecta a la sociedad actual. Desde luego Michael Ende no iba mal encaminado, ya que en la actualidad el tiempo es primordial. Pero, ¿qué es el tiempo?

En un viejo anfiteatro vivía una niña llamada Momo, pelo desaliñado, ropajes rotos y con una virtud, saber escuchar. La gente de alrededor se acercaba a contarle sus problemas cotidianos y ella escuchaba atentamente todas las historias y les aconsejaba que es lo que debían hacer. Se ganó a las personas con el don de saber escuchar y cuando alguien tenía un problema siempre decían: "Vete a ver a Momo", una frase que se hizo muy común en las gentes del lugar.

Momo tenía ese don, el de escuchar, pero también una imaginación enorme, con ella inventaba juegos donde los niños se sentían especiales, protagonistas de historias fantásticas que las vivían como si fueran reales. Momo hizo muchos amigos, pero tenía dos especiales, Beppo el barrendero y Gigi el guía turístico.

Toda esa armonía se acabó con la llegada de los Hombre Grises, unos seres que vivían del tiempo. Administradores del Banco del Tiempo proponían a la gente que lo ahorrara y se le devolvería en un futuro con intereses.

Estos Hombres Grises eran fríos, calculadores, todos eran iguales. Poco a poco consiguieron que la gente dejara el ocio, la imaginación, los juegos, la siesta, las reuniones, consiguieron que todos no malgastaran el tiempo, que su tiempo fuera productivo. Cuando más se ahorraba tiempo, menos se tenía.

Así la vida se convirtió en ajetreada, las gentes vestían igual y la ciudad se tornó gris donde los edificios eran iguales y las personas también. Los Hombres Grises vivían del tiempo que ahorraban las personas consumiendo grandes cigarros que representaban eso, el tiempo. Sin esos cigarros, ellos desaparecerían.

Momo se quedó sola sin entender que es lo que pasaba, sus amigos ya no la visitaban, los niños ya no acudían como antes a disfrutar de las aventuras imaginarias, todo había cambiado. Pero la personalidad de Momo era diferente, un gran obstáculo para el Banco del Tiempo y los Hombres Grises.

Junto con una tortuga llamada Casiopea, Momo tiene que llegar al mismísimo Manantial del Tiempo para recuperar ese tiempo depositado por sus amigos y derrotar a los Hombres Grises.

La ayuda de Casiopea es primordial, se comunica con Momo gracias a que en su caparazón aparecen mensajes luminosos, la tortuga tiene el don  de saber con media hora de antelación lo que va a ocurrir, algo importante para Momo al saber que camino debe de tomar para evitar a los Hombres Grises. Juntas emprenden el camino hacia el Manantial del Tiempo.

La aventura de Momo la podemos tomar como muy nuestra, nos falta el tiempo, ¿quién se lo lleva?. Trabajamos, estudiamos, vivimos justos de tiempo. A todos nos gustaría tener más tiempo para muchas cosas, pero no lo tenemos. Te recomiendo la lectura de este libro (si tienes tiempo), te puede parecer infantil, pero vale la pena.

Y tu, ¿tienes todo el tiempo que necesitas? ¿Te falta tiempo para algo?

Un saludo y valora mi Blog,

NKLASS