Juguetes antiguos. ¿A qué se jugaba cuando no habían videojuegos?

Como ha cambiado la forma de entretenerse de cuando yo era joven, ahora prácticamente es todo ocio electrónico. La mayoría son poseedores de una consola o un ordenador y seguro que pasan algún  momento o muchas horas dependiendo del vicio con algún juego.

Pero hubo una época donde no habían consolas y aquellos primerizos ordenadores estaban al alacance de pocos. ¿Cómo se entretenían los jóvenes entonces?

Con esta entrada quiero hacer un pequeño homenaje a aquellos juguetes que marcaron mi infancia, juguetes que desarrollaban realmente la imaginación de un niño. Muchos de ellos son hoy en día piezas de coleccionismo, pero entonces eran el deseo de todo pequeñajo.

Airgamboys

Muy similares a los Clicks de Famobil, un poco más grandes y más articulados. Realmente hubo una competencia enorme entre las dos marcas, pero fueron los Cliks los que triunfaron.

Blandiblu

Verde, asqueroso y no olía a nada. Se vendía en un cubo de basura en miniatura, era como un gran moco con el cual poner nerviosa a la madre, la abuela o la hermana pequeña. Grandes y viscosos momentos pasé con el Blandiblu.

Cinexin

Quien tenía un Cinexin, tenía una joya en casa. Nos juntábamos todos los amiguetes a ver películas de Disney que yo pasaba manualmente dándole a la manivela, para adelante, para atrás si queríamos volver a ver la escena… Te cansabas un poquito y tenías que llevar el ritmo, y si descansabas, ojo, se podía quemar la película con el calor de la bombilla.

Clicks de Famobil

Mis más añorados juguetes, mis favoritos de la infancia. Las grandes escampadas que hacía con ellos eran espectaculares. Batallas, caravanas, acampadas, carreras, granjas… ¿y el buque pirata? una pasada. Los mejores momentos de mi niñez con el juguete más grande jamás creado, el Click de Famobil. De todo lo que expongo aquí, son los únicos que guardo intactos y con cariño.

Exin Castillos

Venían todas las piezas en un cubo de cartón, buenísimo, parecía de detergente, ¿la gracia? montar un castillo, bien como el de la imagen de la caja o dejando volar tu imaginación. Juguete de culto hoy en día, se hacen verdaderas y enormes maravillas.

Geyperman

Para mi gusto eran excesivamente grandes, pero muy realistas. Entonces estaban de moda pero no me llegaron a convencer, tuve un par creo, aunque su más directa competencia, los Madelman, eran a mi gusto muchísimo mejores por variedad, tamaño y precio.

He-Man y los Masters del Universo

La exitosa serie de televisión provocó una avalancha de muñecos y cachivaches para recrear ese mundo imaginario que todos queríamos tener. Yo tuve a He-Man con su montura verde, pero lo que realmente quería y no pudo ser, era el Castillo de Grayskull.

Ibertren

Los coches y los trenes, reyes de los juguetes motorizados de entonces, ambos caros y muy buscados en la actualidad. Podías tener un verdadero entramado de vías que podía llegar a ocupar una habitación de tu casa con vegetación, tierra, agua, gente, puentes… Yo tuve la cajita básica.

Juegos Reunidos Geyper

Te salvaba la noche de Navidad o de Año Nuevo, en una caja, toda la diversión. Existe igual hoy en día, pero la de entonces era una caña, ja, ja, solo se tenía que ver lo cutre que era la ruleta y los tableros de cartón, eso si, lo pasamos de maravilla.

Madelman

Triunfaron más que los Geyperman. El hecho de ser más pequeños que aquellos y más baratos, ayudaba bastante. Yo tuve muchos e incluso vehículos. Eran muy detallados hasta en sus complementos, podíamos ser de operaciones especiales, médico o pirata, la variedad era inmensa. 

Magia Borras

Todos, absolutamente todos, hemos querido ser alguna vez magos, pero no como el Potter que ha puesto de moda otro tipo de magia, sino como el gran Tamariz, con esa varita, las cartas, la chistera y esa paloma que salía. Magia Borras te daba eso y mucho más, te preparabas toda la tarde los trucos para actuar delante de tus padres y abuelos, que bueno.

Quimicefa

Bueno, para los cerebritos de entonces este juego era una maravilla y aunque ponía en la caja que no contenía líquidos peligrosos, mis padres nunca se fiaron y no llegué a tenerlo. Lo comento porque si que lo tenía mi primo y os aseguro que llegó a reventar una probeta (que eran de cristal).

TCR

El líder de las carreras era Scalextric y el gran triunfador, pero yo no, yo tuve el TCR, es que era más barato y ¡¡¡se podía adelantar!!!, ja, ja. He de reconocer que las carreras eran impresionantes, los vehículos no se podían salir de la pista y no se paraban como en el Scalextric, además al poder adelantar con un toque del botón del mando, le daba vidilla. Los coches eran muy pequeños comparados con su competidor y habían camiones hasta con remolque y todo.

Telesketch

Con paciencia y alma de artista se podían hacer obras de arte, creo que me duró una tarde, más aburrido no podía ser.

Tente

Si el Exin Castillos era para eso, para castillos, el Tente lo era para vehículos. Igual de entretenido, con piezas más pequeñas pero una variedad apabullante. Tuve muchísimos y pasé grandes momentos tirado en el suelo de mi casa que simulaba ser el mar, haciendo que chocaran enormes petroleros y que se desparramaran todas las piezas, ja, ja, vuelta a empezar de nuevo, montar y a jugar.

Bueno, es una muestra de algunos de los juguetes de mi infancia y de la de muchos. Es posible que algunos a lo mejor no los conocierais, pero los he querido recordar aquí. Lo que más me duele de todo es que quitando los Clicks de Famobil originales, no guardé nada y de ello me arrepiento, pues marcaron mi niñez.

¿Cual fué tu juguete favorito, sea del año que sea? ¿Aun lo conservas? 

Un saludo y valora mi Blog,

NKLASS