Crónica de como un chico obtuvo lo que quería durante 5 minutos

Llevaba mucho tiempo buscando como un loco un juego de PlayStation 2, el Jurassic Park Operation Genesis. Buscaba locamente por todas las estanterías de todas las tiendas de juegos, centros comerciales y hasta malditas tiendas de chucherías para ver si por casualidad quedaba alguno. Es un juego antiguo, de 2003, difícil de encontrar por su escaso reconocimiento y éxito.

 En cualquier caso, yo lo buscaba como agua de mayo, loco por tenerlo ya que había tenido la oportunidad de jugarlo en el PC, enamorándome de él ( soy un fanático de Jurassic Park ). El caso es que nunca llegaba a encontrarlo, por mucho que buscase. Estaba claro que nuevo no lo iba a encontrar, así que tres años después, y en un momento de lucida lucidez, me dije “ búscalo de segunda mano! “. 

 Así que presuroso fui y busque por internet, y me acordé de la tienda de la que más de fío, GAME. Lógicamente, al poner “Jurassic Park” en el buscador, no apareció nada de nada, para mi disgusto. Pero mi misión estaba clara: tenía que encontrar el juego, de una vez por todas, tras andarlo buscando durante más de tres años.  El caso es que Operation Genesis es uno de esos juegos que, aunque no sean perfectos, siempre has querido tener, y el solo imaginar su presencia, su carátula original entre el resto de la colección, el bello de la nuca se te eriza. Así que me dirigí a la sección Seminuevo, y comencé a buscar.

  Un total de 30 páginas con diez juegos en cada una fue lo que me tocó registrar. Según avanzaba y veía los precios, me daba cuenta de que sería una adquisición asequible. El caso es que avanzaba y avanzaba y el maldito juegecito no aparecía … Y cuando iba por la página 28, apunto de terminar, lo hallé … Jurassic Park Operation Genesis! No cabía en mi de gozo, no podía creer que estuviera en Stock! Era un sueño hecho realidad, mi juego más buscando al fin a mi alcance!  No lo dude ni un segundo, pedí el juego el martes, y deseoso, esperé que me llegase.

 No llegó al día siguiente, para mi decepción, pero el hecho de tener tan deseado juego en mis manos hacia que la espera no me importase. Así que llegó el jueves, osease hoy, y con el cielo lluvioso y encapotado llegó la tarde, osease hace media hora. Suena el timbre de mi casa y salto del sofá, corro por las escaleras y al abrir la puerta allí está, un empapado señorito de Seur, con un precioso paquetito marrón en sus manos. Tras pagar el dinero, 21 euros ( gastos de envío y mierdas ), subo arriba de nuevo, y sacó la caja del juego.  Y allí estaba, precioso, su portada, su lateral, su disco … Al fin mi brazo estaba completo!

No lo dude, encendí la Ps2 y lo introduje, me senté a jugar preparado para divertirme un rato, y entonces un fatídico mensaje aparece en la pantalla …. No se puede leer el disco. Parecía que el techo había desaparecido y que las frías gotas de lluvia me mojaban. Me levanté de un salto, y saque el disco de la Ps2. Era normal, era una consola antigua, quizá en la Ps3 si que funcionase. La encendí,  y con cuidado introduje el juego en la ranura … Lo más importante era que lo leyese, y apareciese el icono de “ Disco de PlaySation 2” …. Y así fue!  

 La pantalla se oscureció y el logo de PlayStation 2 se hizo ver. Esperé sentado, embobado porque funcionase. Apareció un símbolo de cargar en la pantalla, y esperé. Esperé, esperé, esperé … un minuto … dos minutos … tres minutos … quizá era la primera carga, y quizá tarde mucho, como con Bioshock … 4 minutos … 5 minutos … Maldición!

El juego que tanto había buscado, tanto había añorado y soñado, en mis manos al fin, tan cerca pero tan lejos! Sin funcionar, tan solo era una caja y un bonito disco, quizá un precioso posabasos o un freesby para mi perro.  Me quedé mirando la pantalla negra, absorto. No podía creerlo, lo poco probable que era que no funcionase, las pocas probabilidades que había de que el lector de la Ps3 no fuese capaz de leer el juego … Y había sucedido. La espera no había servido de nada, el dinero había ido a parar la basura para solo obtener la caja de un juego que jamás obtendré realmente.  

Esta es la crónica de cómo nunca hay que comprar juegos de segunda mano vía Internet, de cómo es muy habitual cagarse en GAME y en la madre que los parió, y sobretodo de cómo un chico ilusionado, había logrado obtener, y sentir, aunque solo fuera por unos segundos, aquel juego que tantos sueños había ocupado.