Análisis James Cameron’s Avatar El Videojuego

 

 

Introducción  

Avatar, la nueva obra de James Cameron, ha supuesto un éxito arrasador en taquilla. Un éxito que, quizá, ya estaba destinado para ésta producción antes de que se estrenase. El marketing que se ha creado entorno a la nueva obra del director canadiense ha desencadenado una oleada de visitas a las salas de cine. Pero Avatar no se ha quedado ahí, además de arrasar en la taquilla mundial, ha sido reconocida por la crítica y ha ganado un Globo de Oro. Las características propias de la obra (acción, fantasía, un mundo irreal…) son cuanto menos idóneas para su adaptación a videojuego, y como es lógico ésta no se ha hecho esperar. 

 James Cameron’s Avatar: El Videojuego es una obra extraña, poco habitual dentro de los cánones de las adaptaciones película-juego, y un entretenimiento que, como viene siendo habitual, no ha gustado a la crítica, pero si a mí. Avatar es una más que correcta adaptación, y además de eso es un gran juego que, si se cuenta con el aliciente de haber visto la película, hará las delicias de cualquiera.  

 Historia 

El videojuego de Avatar se sitúa tres años antes de los acontecimientos de la película. Eres Ryder, un experto/a (puedes ser una mujer o un hombre) en señales capaz de descifrar hasta el más difícil código. Ryder es enviado a Pandora, un planeta natural y peligroso en donde su don de descifrar códigos parece completamente fuera de lugar. Pronto las decisiones del personaje le obligarán a tomar un rumbo entre dos opciones: ayudar a los Na’vi a librarse del acoso conquistador del ser humano, o servir ciegamente a la RDA, su patria y su raza, en una misión turbia y poco honrada.

  

Elija el camino que elija Ryder, descubrirá que no ha sido enviado a Pandora por casualidad, y que sus dotes de descifrador son más útiles de lo que parecen, ya que deberá encontrar una serie de cantos en unos robles esparcidos por Pandora, cantos capaces de revivir un antiguo y legendario árbol llamado El Pozo de las Almas. ¿Qué quiere la RDA de éste pozo? Destruirlo y cortar la comunicación sensorial entre los Na’vi y el planeta. ¿Qué buscan los Na’vi de éste árbol? La ayuda de Eywa y su poder para expulsar a los conquistadores que explotan su planeta, y acaban con su vida lentamente, árbol a árbol…  

Como puede verse, el argumento es interesante, aunque quizá hubiera sido más apropiado seguir la línea de la película, en lugar de volver atrás tres años. La historia que se nos cuenta tiene como principal aliciente saber qué diferencias hay entre hacer el bien (pertenecer a los Na’vi) o ejercer el mal con la RDA (los humanos). Como bien sucede en juegos de “decisión” como InFamous o Spiderman el Reino de las Sombras, el objetivo de un bando es contrario al otro, y las conclusiones que acaban por acaecer son igualmente distintas.  

El argumento, a pesar de no contar los acontecimientos de la película, si que tiene cierto parecido en esencia, con situaciones extraídas del film, lógicamente adaptadas al contexto del Ryder. La historia es interesante, aunque el modo en que nos es contada no lo es tanto. Casi no habrá vídeos, casi todo serán conversaciones con otros personajes con una cámara fija, lo que le hará perder mucho dinamismo y espectacularidad cinematográfica a la historia. Por que claro, no es lo mismo contar algo con una simple línea de diálogo y dos personajes estáticos que hacerlo como lo hace, por ejemplo, Uncharted 2.

  

Aún con todo, éste apartado es sorprendente por no ser abandonado (como suele suceder con muchos juegos de películas, en los que el argumento es dejado de lado, únicamente viable para los que han visto la película en la que se basa). Tiene ambición y buenas ideas, y aunque el modo de ejecutarlas podría haber sido mejor, se agradece el intento de crear una rama aparte de la de la película.  

Apartados Técnicos 

Antes de comenzar éste apartado, veo necesario decir que he disfrutado del juego en su modo normal, es decir, sin su componente 3D tan difícil de utilizar de momento. Así que las opiniones que aquí se escriben son sin éste adherido, simplemente en su versión normal.  

Avatar tiene unos gráficos notables, en ocasiones sorprendentes y muy agradables, aunque con altibajos de vez en cuando. Lo más destacable sin duda dentro del título es la recreación fiel y minuciosa de la luna Pandora, un planeta natural y virgen, una selva sobrecargada de extraña vegetaciones y seres vivos por todas partes. Para quien haya visto la película, poder observar los parajes del videojuego es una verdadera delicia. Las diferentes zonas del planeta están diseñadas con maestría, y todo está lleno de vida. Las plantas se mueven, reaccionan a nuestra presencia, nuestro contacto y nuestros disparos. La hierba es suavemente removida por la brisa, y los animales corretean de aquí para allá (en la mayoría de los casos intentando matarnos).

  

Y es que es sorprendente la fidelidad con la que se ha creado el mundo. El jugador podrá encontrar plantas exactas en apariencia y reacción a las vistas en la película (el mejor ejemplo es la planta que empequeñece al contacto), luces y colores muy parecidos, sonidos y detalles que, al fin y al cabo, son lo que más recuerda uno.

Dentro de la creación de Pandora solo hay un punto negativo que mencionar, sobretodo porque parece ser algo habitual dentro del diseño de entornos naturales y selváticos dentro de los videojuegos. Se trata de la niebla general, un continuo filtro azul en la lejanía que en éste caso no pega nada con Pandora. Como sucediera en juegos como King Kong o Turok, el tono verdoso potente característico de éstos paisajes se pierde, sustituido por un azul blanquecino que llama la atención en la lejanía, probablemente para no saturar la tasa de frames. Pero eso no es una excusa habiendo visto selvas como las de Uncharted 2 (que por otro lado, es muchísimo más lineal y pequeño en lo que ha escenarios se refiere).  

 

El clímax de la belleza, y lo que más a sorprendido a éste servidor de la creación de Pandora, es una momento puntual del juego, y un lugar en especial, en al que se hace de noche y las luces bioluminiscentes de la selva se hacen patentes, creando un verdadero espectáculo visual lleno de colores de todo tipo, realmente precioso y digno de admirar, el mayor prodigio que yo haya visto en lo referente a exactitud película-juego en un escenario.

Pero Avatar es más que Pandora, ya que cuenta también con la aparición de maquinaria y en general objetos de todo tipo creados con exactitud respecto a la película. Se nota mucho que Cameron cedió todos los esbozos y creaciones ideadas para Pandora al grupo de Ubisoft, porque la exactitud gráfica en éste sentido es importante. Veremos las máquinas de la película, los trajes que llevan los marines de la RDA, podremos visitar los laboratorios milimétricamente diseñados respecto a los de la película, veremos criaturas completamente exactas, desde los Ikran a los biboralobos, o criaturas más grandes aún.

  

Otro aspecto importante dentro del mimo puesto por los creadores para la fidelidad es la aparición de criaturas de Pandora, cuyo aspecto será igual que el de la película. Podremos ver a los Ikran (los pterodáctylos), a los biboralobos (los pequeños lobos que atacan a Jake en la película), un enorme rinoceronte con unas flores en la parte superior de la cabeza, un Thanathor (la pantera negra que persigue al protagonista al principio de la película),  una sorpresa final para quien juegue en modo Na’vi, que seguro será agradable y sorprendente, y muchos más, no necesariamente vistos en el film.

Cada criatura se moverá y sonará como en la película, como debe ser. Pero más allá de la recreación del mundo de la película, hay ciertos aspectos técnicos dignos de mención, en éste caso negativamente. Los rostros de los personajes no están todo lo trabajados que se deseara (en el caso de los seres humanos, ya que los Na’vi están muy bien diseñados), y habiendo visto previamente creaciones como la de Uncharted 2 (una vez más citado, inevitablemente), choca un poco ver rostros tan poco trabajados como los que pueden verse en Avatar. Lógicamente cosas peores se han visto, y en el conjunto, y no en las distancias cortas, es donde Avatar es realmente sorprendente.  

Dentro del apartado sonoro, nos encontramos ante un juego doblado correctamente. Las voces en castellano son convincentes e intentan ir más allá que el simple hecho de cumplir con el cometido de españolizar la obra. Habrá dejes al idioma Na’vi, frases completas en éste idioma, voces de todo tipo, aunque ninguna será sorprendentemente conocida fuera de los videojuegos (como por ejemplo si lo sería la voz de Batman en el videojuego Arkham Asylum). Es por ello que el doblaje se agradece mucho, está trabajado y cuidado, aunque no llega a ser del todo ambicioso ni es la prioridad principal en ningún momento. La banda sonora sigue los cánones impuestos por la película, aunque pasará desapercibida en muchos momentos al no tener tiempo de atenderla entre tanta acción o bellos parajes.  

  Jugabilidad 

Si el apartado técnico de Avatar tiene sus más y menos, el jugable es mucho más positivo. Avatar es todo lo contrario de lo que pudiera esperarse de un juego basado en película, y sorprende en todos los sentidos de principio a fin. La mejor manera de definir Avatar sería variedad, aunque no de objetivos o de situaciones, sino de géneros. El juego abarca muchos, y aunque en ninguno llega a ser avasallador, es bueno en todos. Bueno en todo, maestro de nada, ese sería el lema de Avatar.

  

El juego comienza con la decisión del aspecto del personaje (en la que se nos ofrecerán distintos aspectos ya diseñados previamente, aunque eso si, muy variados), y pasaremos a ser un humano dentro del mundo de Pandora. Se nos dará la opción de utilizar a las dos facciones levemente antes de decidir a cual perteneceremos, llegado el momento apropiado de la historia. Escoger una facción o otra no es trivial, es sumamente importante ya que cambiará por completo el desarrollo del juego, tanto en historia, como en misiones como en género. Si elegimos ser un ser humano de la RDA, nos encontraremos ante un shooter en tercera persona muy bien resuelto.

La cámara se situará muy próxima al personaje, y llevaremos a cabo el movimiento del personaje con los dos joystick, exactamente igual que en juegos como Wanted o Terminator Salvation. El sistema se antoja preciso y muy comodo, y la cercanía de la camara (y el menor tamaño del ser humano) logran que los gráficos se disfruten más en el modo humano.  

 

Ser un humano cambia por completo la visión del juego. Aquí habrá que disparar a distancia, huir siempre del contacto cuerpo a cuerpo y causar todo el daño al entorno posible. Además, seremos automáticamente enemigos del planeta Pandora, y sus plantas nos atacaran solo con vernos. Asimismo obtendremos bonificaciones si destruimos la flora del planeta y sus criaturas, todo lo contrario que en el modo Na’vi, en el que no obtendremos bien alguno con éstas dudosas acciones. No faltarán en éste modo las misiones de disparo sobre vehículos, destapándose como un habitual (aunque muy divertido) shooter en tecera persona. Como ya se ha dicho, la historia es completamente diferente si escogemos una facción u otra, así como las criaturas a las que nos enfrentaremos (cada facción tiene una sorpresita grande y peligrosa). Las armas de los humanos no son pocas precisamente, y el jugador contará con lanzagranadas, lanzallamas, metralletas, torretas, granadas, escopetas, pistolas de clavos, pistolas dobles… Lo habitual en el género.  

Por otro lado, si escogemos ser un Na’vi y ayudar a los nativos a expulsar a los conquistadores, el juego pasará a ser un Beat’em up. La cámara se alejara del personaje, permitiéndonos observar más radio del entorno, y el movimiento pasará a ser el habitual: con el joystick izquierdo, se mueve al personaje, como el derecho, la cámara. No habrán disparos ni shooter por ningún lado, y todo será acción frenética con humanos por todas partes avasallándonos con sus tiros, mientras el jugador intenta destruirles con su superioridad en el cuerpo a cuerpo.

    

Ser un Na’vi implica muchas cosas: olvidarse de las armas a distancia 100% eficientes (aunque las tendrá), y sobretodo basar su estilo de combate en la aproximación al enemigo. Para no perecer por el camino, las habilidades del personaje serán vitales. Habrá cuatro en total, tales como provocar un terremoto pequeño, a confundirse con el entorno o curarse. Éstas habilidades serán distintas dependiendo de si eres humano o Na’vi, y pueden mejorarse el vencer enemigos.  Los Na’vi también cuentan con distintas armas a utilizar contra el enemigo, desde el arco (cuya lentitud nos dejará vendidos en ocasiones ante el indecente fuego humano), garrotes, espadas a dos manos o varas largas y robustas. Cada una tiene sus propias características, algunas serán rotundas y poderosas, pero lentas, otras serán rápidas pero exigirán reducir mucho la distancia con el enemigo, otras serán rápidas pero débiles…

Utilizar cada una de ellas será necesario dependiendo de la situación del jugador y de las ganas que tenga éste de variar, ya que se puede vencer usando tan solo una de ellas. Desgraciadamente, y a pesar del número de armas usables, los combos que se pueden hacer con ellas son, literalmente, inexistentes. Podremos combinar dos golpes seguidos, y podremos utilizar un ataque especial tras acertar cuatro golpes continuados, pero no habrán combos espectaculares como en God of War o cualquier otro Beat’em up al uso.  

A pesar de la simplicidad del combate de los Na’vi, será extrañamente divertido derrotar a cientos de enemigos humanos y sus máquinas, probablemente debido a la más que llamativa superioridad física de los nativos, y, por extraño que parezca, el inusitado placer que produce golpear a un marine de la RDA con una enorme maza con pinchos. Podría decirse con facilidad que el modo de combate humano es más complejo que el Na’vi, aunque los dos acaban siendo por igual gratificantes y entretenidos, lejos de lo que pueda parecer.

  El juego tiene una falsa estructura de Sandbox, parecida a la de Batman Arkham Asylum. Podremos visitar las zonas de Pandora que hayamos desbloqueado previamente, y pasearnos por ellas con total libertad, pudiendo incluso volver a anteriores escenarios si uno lo desea. ¿Por qué digo entonces “falsa estructura”? Pues porque, a pesar de dejarnos por completo libres, no tendremos alicientes para dar vueltas por el escenario, salvo el de observar el entorno preciosista. Hay misiones secundarias, si, pero son muy, muy secundarias, valga de redundancia. Del tipo; “explorar todo el mapeado”, “encontrar todos los cadáveres de Ikran”, “Romper todos cargadores de munición”… A la larga el jugador acabará por ignorar éstas subsmisiones, aunque tienen importancia a la hora de obtener el 100% del porcentaje de cada zona, algo que, de lograrlo, desbloqueará trofeos/logros. Aún así, siempre es entretenido viajar por Pandora es busca de muestras celulares (que podremos utilizar para reanimarnos cuando caigamos en combate, lo cual facilita bastante el juego), o simplemente matar a todo bicho viviente que se mueva en la selva.  

 

Y por ésta misma selva hallaremos todo tipo de vehículos a utilizar, un factor importante y curiosamente divertido del que hace gala Avatar. Tanto si somos seres humanos como Na’vi, tendremos la posibilidad de montarnos en un vehículo para viajar con mayor velocidad por las grandes zonas de Pandora. Algunas monturas serán simplemente para transportarnos, como los buggies de la RDA o los caballos Pa’li de los Na’vi, pero habrá de otro tipo que nos servirá para luchar contra el enemigo, como los robots gigantes que se controlan desde su interior (el que conduce el coronel Quartich en el filme), al Thanathor, la gran pantera negra. Pero sin duda la principal virtud de poder subirnos en vehículos es la posibilidad de montarnos en un Ikran, siempre y cuando seamos Na’vi. Aunque no habrá misiones con ésta montura, será realmente divertido volar con ella, ya sea por su suave control o por su fidelidad a lo visto en la película, será un verdadero lujo darnos paseos aéreos por los cielos de Pandora. En sustitución del Ikran Na’vi, y si somos de la RDA, podremos utilizar las naves vistas en el filme, bastante menos divertidas de controlar que el pájaro pero con armamento letal.

  

Un detalle destacable es la capacidad del personaje de subir de nivel. Aunque es algo irrisorio y muy poco personalizable es un punto positivo ya que, cuantos más enemigos derrotemos, antes subiremos, lo que nos permitirá desbloquear armaduras (que cambian completamente nuestro aspecto), armas o mejoras en las habilidades. Subir de nivel será siempre un aliciente a la hora de combatir con los enemigos, que si bien no nos dan demasiada experiencia, serán relativamente útiles a la hora de obtener tan preciados tesoros. Desgraciadamente, subir de nivel se convierte en algo fácil de conseguir con tan solo completar misiones, ya que se nos llenará la mitad de la barra  (o más) al completar una.

De todas formas, no cabe duda de que poder obtener armaduras, armas y mejoras es algo de agradecer que varía un poco bastante el aspecto general de nuestro personaje.  Probablemente el detalle que más me ha gustado de Avatar es su Pandorapédia. Se trata de una base de datos desbloqueable que podremos ir llenando poco a poco escaneando nuestro entorno pulsando el botón R2 (algo así como lo que sucede en Metroid). La Pandorapédia es asombrosamente completa, y tiene todo tipo de datos extensos sobre criaturas, flora, personajes importantes, rangos de la RDA y de los Na’vi, cultura y costumbres, un diario personal del protagonista grabado… Desbloquear el 100% de la Pandorapédia sí que será una atractiva misión secundaria, y lo primero que haremos al avistar una nueva especie o una planta desconocida será escanearla con el botón R2. A los que les gustase el mundo de la película y quieran saber más (mucho más) sobre todo en general, éste adherido les será realmente apetitoso.

Así como puede que lo sea un curioso minijuego de conquista de poca importancia dentro del juego pero que los detallistas sabrán apreciar. A modo de juego de estrategia (aunque muy simplificado) podremos ir conquistando territorios de Pandora, lo que nos hará obtener experiencia para subir de nivel.  La historia es realmente larga. Y cuando digo realmente, es realmente. Cada una de las historias, tanto la de la RDA como la de los Na’vi, dura 15 horas cada una. Un total de treinta horas de juego para un juego basado en una película, unas cifras estratosféricas y muy atractivas. Avatar no es un juego de una tarde, en absoluto. Y menos si lo que queremos es desbloquear el 100% de lo que nos ofrece.  A parte del modo historia, Avatar cuenta con un modo multijugador Online, divertido y ameno.

No se sale de lo habitual, y cada equipo formará parte de una de las dos facciones que se enfrentan en distintas modalidades, con una suavidad y una rapidez de ejecución dignas de admirar. No habrá eternas esperas para unirnos a una partida, y todo será rápido y fluido (¿eh, Naughty Dog? Rápido). Por desgracia no obtendremos nada aparte de diversión en éste modo Online, ya que no subiremos de nivel ni tampoco de rango, aunque si podremos variar nuestro equipo para vencer al enemigo. 

Conclusiones 

James Cameron’s Avatar es sorprendente por su enorme cantidad de buenas ideas, y por la perfecta estructura que los chicos de Ubisoft han ideado para ésta obra. Desgraciadamente, a pesar de abarcar mucho y muy bueno, no llega a ser excelente en ningún género, a pesar de saberse mover en todos ellos. Desde acción-shooter en tercera persona, a conducción o Beat’em up, Avatar domina todos los géneros, a pesar de no ser maravilloso en ninguno de ellos.

 

 Pero eso no impide que sea un juego muy divertido, ameno, variado y sorprendentemente trabajado. Pandora está excelentemente recreada, la historia es interesante, aunque su modo de contarla no tanto, hay detalles realmente atractivos como las armaduras, las armas o la increíblemente completa Pandorapédia. Poder conducir vehículos y montar criaturas fieras es siempre un aliciente, y en éste juego podremos hacerlo de muchas maneras. Para la próxima ocasión (que la habrá, seguro), el equipo de Ubisoft debería mantener la estructura y las ideas llevadas a cabo en el juego, y mejorarlas muchísimo más.

Si lo lograsen, nos encontraríamos sin duda alguna ante uno de los mejores juegos basados en películas que se han creado. Por desgracia, eso aún no es así, y James Cameron’s Avatar El Videojuego tan solo logra ser muy bueno. Hoy en día ese calificativo es realmente difícil de conseguir, habiéndose visto todo, algo sin duda meritorio para la obra que nos ocupa.  En definitiva, si eres un indeciso fan de los juegos variados y con altas dosis de acción, deberías probar Avatar, podría sorprenderte gratamente. Por otro lado, si te gustó la película y amas del mundo creado por James Cameron, el juego no solo te gustará, sino que te enamorará, te atrapará y te sumergirá en el lejano mundo de Pandora.

Lejano, si, pero no inexistente, porque de alguna manera el mundo de Jake Sully está comprimido en un CD, con todas sus plantas, criaturas, colores y sonidos, dentro de una caja con un personaje azul en la portada y el título de la película más taquillera de la historia escrito en letras bien grandes.   

Lo Mejor 

-Pandora está recreada de maravilla. Es como estar allí. 

 -La fidelidad en general al diseño de todo lo que se ve en la película.  

-La historia es interesante hasta cierto punto.  

-Mezcla muchos géneros y resulta muy divertido y ameno. 

 -Gráficamente es muy bueno, eso si, en las distancias cortas no tanto.  

-La Pandorapédia es un añadido glorioso.  

-La duración es notable. Treinta horas de juego, quince cada facción. 

 -Controlar vehículos y criaturas de la película, una delicia. Mención especial al Ikran. 

Lo Peor 

-El modo de contar la historia es simplón. Se echan en falta escenas con más acción.

 El tono azulado que se puede ver en los fondos. Pandora es verde, no azul.  

-Abarca muchísimos géneros, pero no es excelente en ninguno de ellos.  -Más combos en el sistema de combate Na’vi no le haría ningún mal.  

-A pesar de tener una estructura Sandbox, carece de misiones secundarias atractivas.

Análisis Terminator Salvation El Videojuego

 

Introducción 

 

La aparición de Terminator Salvation no pasó desapercibida para nadie, ni para los fans de la saga creada por James Cameron ni para los ajenos a ésta serie de películas. El adelanto en el tiempo, el futuro postapocalíptico repleto de máquinas creadas por Skynet y resistentes que sufren día a día el acoso de la muerte, eran novedades dentro de una saga cuya tercera parte no fue del gusto de todos. Terminator Salvation, una vez más, no contó con la dirección del todopoderoso James Cameron, y ésta vez tampoco con su estandarte Arnold Schwartzenegger, y a pesar de todo ello logró convertirse en una película notable, con protagonistas inspirados como Christian Bale o el ahora muy conocido Sam Worthington.

  

Como ya sucediera con la tercera parte, Salvation no dejó de tener su adaptación consolera, ésta vez en las máquinas de última generación (no me refiero a las de Skynet, sino a PlayStation 3 e Xbox360). El juego no fue del agrado de todos, y como en la mayor parte de los casos, fue vapuleado por la crítica y el público, sumándose al enorme montón de adaptaciones cine-videojuego que no surtieron efecto. Pero no para todo el mundo fue un juego malo e indeseado. Hace a penas unos días adquirí Terminator Salvation, por tan solo veinte eurillos. Cuando vi la película hace unos meses ya se me pasó por la cabeza comprarlo, pero su duración me echó para atrás, pero ahora no habían excusas, con el precio al que lo encontré. Hete aquí mi opinión, para nada negativa, de un título que a mi parecer, fue injustamente valorado.

 Historia 

John Connor es, en teoría, el salvador de la humanidad, el nuevo mesías que guiará al ser humano hacia la victoria en la sangrienta guerra contra las máquinas de Skynet. Pero parece que las predicciones no son más que una mentira, y Connor solo es un combatiente más entre los miles de soldados de la Resistencia. En medio de una escaramuza, John Connor recibe un mensaje de auxilio por radio, y a pesar de contradecir las órdenes de su comandante, decide partir en su ayuda junto a su compañera Blair (que vimos en la película junto a Sam Worthington).

  

De éste modo, Connor deberá viajar hasta la mismísima base de Skynet en Los Ángeles para rescatar a los aliados caídos, en una especie de viaje a lo Salvar al Soldado Ryan, en el que una vida parece importar más que cualquier otra. Es quizá ese uno de los puntos más interesantes del argumento, como Connor, desde un inicio, valora la vida de sus compañeros y la de cualquier ser humano en ese futuro indeseado que le ha tocado vivir. A pesar de que la historia es algo corta (como el juego en si mismo), se hace interesante y es muy peliculera, sorprendente en algunos momentos, aunque previsible finalmente. No llega a ser un completo relleno y se ve cierto trabajo a la hora de contar los sucesos, y de hablar del futuro y del pasado, comparándolos apenadamente. Los fans de la saga, si bien desearían algo más trabajado, pueden llegar a estar contentos con el argumento, ya que, a pesar de no desvelar gran cosa sobre John Connor, es fiel a las películas en su desarrollo.

Apartados Técnicos 

Técnicamente Terminator Salvation tiene sus más y sus menos. En lo que se refiere al Gameplay, el juego es notable, a pesar de contar con algunos detalles poco trabajados, como algunas texturas del suelo y los escombros. Aún así, gráficamente sorprende por la bella representación del mundo destrozado, una ciudad de Los Ángeles derruida por completo, pero reconocible, tanto de día como de noche. El motor gráfico de Wanted: Weapons of Fate (de GRIN, la misma desarrolladora de éste juego y de Bionic Commando, que cerró sus puertas no hace mucho), por lo tanto queda claro que a pesar de no ser excelente, su apartado técnico cumple de sobras en todos los sentidos dentro del Gameplay.

  

Aún en el momento jugable, los modelados de los personajes principales son agradables y están muy bien llevados a cabo. Especialmente, como no, el del protagonista, John Connor, que a pesar de no contar con la cara ni con la voz de Christian Bale (es un tipo algo especialillo, que se le va a hacer) es correcto y tiene cierto parecido en la forma de vestir. Los demás personajes son simplemente correctos, con una Blair que se parece a la actriz original pero que, por culpa de un aspecto que se comentará ahora, no acaba de convencer del todo.  

Las máquinas, las protagonistas de ésta aventura postapocalíptica, están muy bien representadas en todos los sentidos, aunque ahora solo se hablará del apartado gráfica de las mismas. A pesar de que hay muy pocas, las que si aparecen en la historia son exactas a las de la película, con los T-600, o las motos con autocontrol que nos acosarán en las persecuciones sobre un coche o un tren. Gracias a apartados como éste, la película logra ser fiel al mundo que adapta, y lo que se vea en el juego es una viva representación de la película, algo que sin duda agradecerán los que esperaban poder vivir las desventuras del film, y que deberán conformarse con vivir otra aventura en ese mismo mundo, eso si, generado con exactitud en todos los sentidos.   

 Pero no todo es bueno, y hay un aspecto bastante negativo, que si bien no molesta del todo, podría haberse corregido para que el juego subiera en calidad unos cuantos enteros. Se trata de las animaciones de los personajes en las escenas de vídeo. El juego comienza con una realmente espectacular, con gráficos no generados por el motor del juego y que presagian algo que luego no llega a aparecer. Durante el resto del juego, las escenas de vídeo (salvo excepciones muy acertadas, todo hay que decirlo) serán un poco escuetas en cuanto a lo que sucede en imagen, con movimientos robóticos (en el caso de un Terminator eso sería correcto, pero en un ser humano huele un poco…) y animaciones faciales poco trabajadas, que restan espectacularidad y realismo a los modelos de actores como Blair. No es muy molesto, ya que al menos los diálogos y lo que se nos cuenta es muy interesante, pero podría haberse mejorado, e imaginar las escenas de vídeo tan curradas como la primera en el resto del juego es algo inevitable. 

    

En el resto de apartados, tendríamos el sonido, notable. El juego está doblado el ingles con grandes subtítulos al castellano, con un doblaje muy correcto y agradable de escuchar. La mejor voz es sin duda la de John Connor (que una vez más no está doblado por Christian Bale, que debió cansarse de esto de doblar videojuegos con Batman Begins), que se parece bastante a la del actor, algo sorprendente sin duda. El doblador se esfuerza en entonar como Bale, y en utilizar frases exactas a las que oiremos de la boca del protagonista en su versión original, como “this is John Connor”, una frase que repite cientos de veces durante el juego. El resto de las voces cumplen, y muestran tonos de alarma, miedo y pocas veces tranquilidad con coherencia y realismo, aunque no a la altura de la de Connor, que como ya he dicho es muy agradable de escuchar.

  

 

Respecto a la BSO y los FX, ambos son muy correctos. La banda sonora será fácilmente distinguible en algunos momentos, y llenará las batallas campales y los tiros con solvencia, ayudando y mucho a la inmersión del jugador dentro del éxtasis y del frenesí de un momento de acción de tantos que colman éste título.

 

  Jugabilidad 

Y aquí viene lo verdaderamente positivo de Terminator Salvation, y es que a pesar de contar con algunos puntos negativos, resulta muy adictivo y divertido. Es un shooter en tercera persona extremadamente parecido a Wanted (recordar que es su mismo motor, aunque sin las balas curvas, vaya por dios), divertido, frenético y muy intenso. Cuenta con un sistema de cobertura vital para los combates en el modo de dificultad más alto, que nos permitirá pasar de una cobertura a otra con facilidad y realismo, y cubrirnos de las ráfagas in interrumpidas de tiros del enemigo. En éste sentido no es tan fluido como Wanted, donde los cambios de cobertura son mucho más rápidos y ágiles, algo que no es en absoluto negativo, ya que le da un realismo a Terminator Salvation y una sensación de ser tan solo un soldado más, no un superasesino como en Wanted (que por otro lado es el objetivo del juego).  

Y es esa sensación de fragilidad la que te hace valorar el juego positivamente en muchas ocasiones. Las máquinas no son solo un blanco al que disparar sucesivamente hasta que caiga, como en tantos miles juegos de disparos que hay en el mercado. Para derrotar a una máquina de Skynet hará falta algo más que pegarle tiros una y otra vez, ya que cada enemigo tiene su punto débil, y por tanto su estrategia a la hora de ser vencido. No podremos matar a tiros a un T-600, al menos sin morir antes o gastar toda la munición (escasa) disparando a su único punto débil visible, el pecho. Por lo tanto, el modo más eficaz es por medio de granadas, o bombas caseras, o los utilísimos lanzacohetes y lanzagranadas, un verdadero regalo en situaciones límite.

 

Otro tipo de enemigo, la Araña, o T-7-T, tienen la parte posterior de su cuerpo protegida por una coraza que podrá con nuestros disparos sin problemas. ¿Solución? Dispararle en la parte trasera, desprotegida para oxigenar la maquinaria. ¿Como hacerlo? Pues hay muchas maneras, ya sea flanqueándola mientras nuestros compañeros la entretienen y gracias al magnífico sistema de cobertura, o disparándole al ojo rojo central, lo que provocará que se desconecte unos pocos segundos, suficientes en ocasiones para aproximarnos por detrás y escopetearla a gusto. Y así con todos los enemigos, que a pesar de ser muy poco variados, tienen estrategias para derrotarlos muy claras y divertidas. No bastará tan solo con disparar a lo loco, habrá que pensar, cubrirse, moverse, cambiar de arma, buscar posiciones elevadas, flanquear, encontrar armas de daño masivo, utilizar granadas… El componente estratégico de los tiroteos es sin duda de lo mejor del juego, tan divertido como en Wanted (menos estratégico éste, eso si), intenso y ameno.

 La sensación de que el enemigo es más numeroso y poderoso estará siempre ahí, y eso es algo digno de admirar.  Hay un número correcto de armas, aunque sin alardes. Habrá rifles M4, metralletas de más calibre, escopetas, lanzacohetes, lanzagranadas, ametralladoras fijas en coches o estructuras… No son demasiadas, pero son las suficientes para vencer al enemigo y divertirse de lo lindo, de uso obligado en algunos momentos para superar las zonas más difíciles en dificultad Alta. Y es que para superar los niveles altos de dificultad, habrá que explorar todos los rincones del escenario para encontrar rutas de flanqueo o cobertura, así como armas y munición, que tendremos que cuidar como un tesoro para no quedarnos vendidos delante de las máquinas, cuyas armas y munición no tienen fin. 

  

El juego ofrece muy variadas situaciones, siempre buscando el espectáculo y quitarle el aliento al jugador. Si bien no es original y lo que muestra no es novedoso, no hay que restarle puntos por ello, ya que lo que hace lo hace bien. Habrán momentos de persecución (muchos), ya sea en coches, trenes y demás parafernalia de huida, momentos en los que tendremos que derribar enemigos con torretas. Éstos momentos serán intensos y muy divertidos, especialmente el del principio, en que deberemos derribar a una enorme nave de Skynet que nos acosará durante todo el juego (varias de ellas, en realidad). Habrá también persecuciones por túneles de metro, perseguidos por las motos de la película, etc.  

Llegaremos incluso a controlar desde dentro una cosechadora (el enorme robot que ataca al grupo de Marcus Wright en la gasolinera), sembrando el caos entre las máquinas. Terminator Salvation intenta ser variado y divertido, y eso es algo que se nota desde el primer momento, a pesar de no ser del todo original. Pero su diversión y su frenetismo son en parte su peor enemigo, porque cuando más te estás divirtiendo… se termina. Es un juego corto, muy corto, de apenas cuatro horas de juego, casi más corto que Wanted. Es un punto negativo en éste caso porque no cuenta con extras a encontrar, salvo los trofeos/logros que se desbloquean con una facilidad pasmosa (basta pasarse el juego en modo dificultad Alta para desbloquearlos todos en la primera partida). Aún así cuenta con tres modos de dificultad, con sus trofeos/logros como premio, cuya superación alarga la duración del un título que peca de ser extremadamente corto.  

 

 También tiene un divertidísimo modo cooperativo para dos jugadores offline que hará las delicias de los que quieran jugar a pares,  y crear estrategias de juego tales como “tú entretienes y yo flanqueo”. Es sin duda un modo de juego acertado, teniendo en cuenta la ausencia de modo Online, que seguro llenará las tardes con amigos. La duración deja con ganas de más, por la tanto asegura el rejugar esporádicamente, ya sea en solitario o con un compañero. No cabe duda, eso si, de que un par o tres de horas le hubiera hecho un bien tremendo, y que su duración no vale los 70 euros que costaba en su lanzamiento. Eso si, a un precio como el que a mi se me ofreció, no es un juego despreciable en absoluto, y comprarlo por treinta euros es aconsejable para quien guste de los buenos shooters en tercera persona. 

 Conclusión 

Terminator Salvation es un buen juego que peca en algunos sentidos y lo hace en exceso, pero que intenta ser divertido a toda costa, y lo consigue. Es imposible no divertirse mientras dura su corta campaña principal, así como entristece pensar que el cierre de GRIN les imposibilite crear una segunda parte para la película posterior, una parte en la que seguro mejorarían los aspectos que lastran a éste título. 

  

Sabe ser divertido, intenso, variado y representa con fidelidad el mundo destrozado de la película, así como el peligro y la amenaza de sus enemigos, las máquinas, y la pobre resistencia de los seres humanos, que deben usar su ingenio para salvar la vida de momentos peligrosos, habituales en los tiempos post Juicio Final. Terminator Salvation ha sido vapuleado por la crítica, pero a mi me ha convencido totalmente, a pesar de contar con ciertos fallos, y se ha convertido en una agradable opción y adaptación de película que, una vez más, me ha hecho disfrutar tanto o más que juegos cuyo lanzamiento se ha comunicado a los cuatro vientos, y cuyas notas son en exceso altas. Porque no existe a día de hoy un juego que plasme con más realismo la inferioridad humana frente al enemigo Skynet, ni que haga sentir al jugador tan metido dentro del mundo postapocalíptico del que, en teoría, un tal John Connor debería sacarnos.

Lo Mejor

 

-El mundo apocalíptico que adapta con fidelidad.

-La historia sabe ser interesante, a pesar de su sencillez.

-Divertido, intenso y frenético.

-Las máquinas no caerán solo a tiros. Hay que pensar.

-El sistema de combate en general es espléndido.

 

Lo Peor

 

 

-Animaciones en los vídeos muy toscas y robóticas.

-Excesivamente corto, sin extras ni nada parecido.

-No vale lo que costaba en su precio de lanzamiento.

 

 

 

Mis Mejores Juegos de Películas

 

Seré sincero, me encantan los juegos basados en películas. Sé que no son demasiado buenos, que algunos están hechos con prisas, pero todos o casi todos tienen un nosqué que me encanta. Está claro que no todos son buenos, y que algunos son una verdadera basura, pero con ciertos títulos lo he pasado de maravilla, quizá como con ningún otro juego, y eso que he probado obras como Uncharted 2, Assassin’s Creed 2 o Bioshock. En cualquier caso aquí pongo una lista de los juegos basados en películas que me han encantado, y con los que he disfrutado muchísimo. 

 Peter Jackson’s King Kong Official Game of the Movie (PlayStation 2) 

Un juego buenísimo, sin más. Vi la película en 2005 y me quedé enamorado de toda ella. Por aquel entonces yo me compraba la revista Nintendo Acción y no tenía Internet para informarme, así que me tiré mirando las páginas y las fotos dedicadas el juego durante todo el tiempo previo a la navidad. Cuando al fin llegó el regalo y pude probarlo, me quedé impactado. Fue mi primer Shooter en primera persona, ya que nunca me habían interesado éstos juegos, pero con King Kong comenzó mi aventurilla por éste género.

   

El juego es fantástico, con unos gráficos de infarto para ser Ps2, y con un desarrollo muy bien pensado y variado. A veces podías ser Kong, y en otras eras Jack, con el que tenías que sobrevivir en una isla llena de monstruos y bichos gigantes, haciendo uso de armas e incluso palos para no morir. Es un juego particularmente intenso que me llevó mucho tiempo pasarlo, no porque fuera malo sino porque me ponía histérico de los nervios por que en cualquier momento te mataban. Hace poco lo rejugue y en dos días me lo había pasado, está claro que estoy mucho más curtido en los juegos de tensión. Aún así el volver a superarlo me dejó aún más claro lo bueno que es, y lo tengo guardado en mi estantería como una joya que recordaré siempre.

El Señor de los Anillos: El Retorno del Rey (PlayStation 2) 

Con la aparición de la tercera entrega de la saga de películas que más me gusta, no lo dudé un segundo y compré el juego junto a la Ps2. Fue el primer juego que jugué en la nueva máquina, y sus gráficos me dejaron, literalmente, roto. La verdad es que el juego es bueno en todos los sentidos, con muchos personajes a controlar (Frodo, Gandalf, Aragorn, Gimli, Legolas, Merry, Pippin, Faramir y Sam) a los que podías subir de nivel luchando contra innumerables hordas de Orcos e incluso troles. Había una fase que se sucedía en las puertas de entrada a los terrenos de Minas Tirith en la que a Aragorn, Gimli y Legolas les tienden una emboscada y aparecen cientos de Orcos. Me encantaba jugar esa fase con un amigo en cooperativo y pelear como locos contra miles de enemigos, como en las películas vamos.

  

El doblaje era sensacional, los personajes principales tenían las voces de la película y había escenas de ésta por doquier. Además de que el juego era fiel a lo que se basaba, no había lugar de la película que no apareciera a modo de fase en el juego, Minas Tirith, Los Senderos de los Muertos, Las Grietas del Destino, La puerta de Mordor… Increíble juego, que más se puede decir.

 El Señor de los Anillos: La Tercera Edad (GameCube)

 Éste juego no fue del gusto de todos precisamente, pero a mi me encantó. No es un juego de rol muy habitual, al menos en su desarrollo. Para empezar es completamente lineal, puedes ir libremente por el mapeado pero no puedes volver atrás, y si lo haces no habrá nada allí que pueda interesar. Luego, no hay pueblos o personas con las que dialogar, simplemente vas por caminos o trocitos de ciudades de las películas. 

¿Por qué me gustó tanto el juego, entonces? Porqué su sistema de combate es muy clásico, y todo es exageradamente fiel a la trilogía. El jugador no será parte de la compañía del anillo, sino un grupo que les seguirá paralelamente y siempre por detrás a las órdenes de Gandalf. De éste modo el juego es exacto en cuanto a lo que se ve en la película. Por ejemplo, cuando la comunidad hace un campamento entre unas rocas y vienen los cuervos de Saruman y se esconden, y lo dejan todo allí. Luego lo encuentras tú en el juego. O cuando en Moria a Píppin se le cae un esqueleto por un pozo, ese esqueleto casi se te cae encima cuando vas por las minas, y dentro de el hay una llave para abrir una puerta. Y luego está la fidelidad de los escenarios. Todos es exactamente igual en el juego que en la película, más incluso que en El Retorno del Rey. Además, estéticamente los personajes cambian, si le pones tal o cual armadura eso se nota, y cada una es distinta a la anterior. Eso es algo que me encanta y que aquí se potencia bastante, y siempre te motiva a encontrar mejores armaduras para que no sea solo ver que tu defensa sube 5 puntitos de nada que luego no se ven a ojo.

  

Además los combates son por turnos de toda la vida, si, de esos que ahora ya casi no hay para meter cosas raras como la de FFXII. Y cuanto más usas un ataque, más puntos sube para aprender otro superior, hasta desbloquear el último y más fuerte, siempre espectacular y con docenas de golpes de por medio. Además, hay hasta invocaciones, como un Ent o un Lobo de esos enormes, o un Troll o una lluvia de flechas élficas. Y los enemigos son variados al máximo, lucharemos contra por ejemplo el Balrog, trolls, orcos de todo tipo, Uruk-Hai, lobos… Y en algunas luchas se nos unirán personajes de las películas, como Gandalf, Aragorn o Legolas, que por lo general serán brutalmente fuertes y espectaculares, con sus límites personales y todo. Un juegazo para los fans y los que busquen un juego de rol de desarrollo simple pero sistema de combate profundo, clásico y muy interesante para todo fan.  

X-Men Orígenes El Videojuego (PlayStation 3) 

Quizá sea éste el juego de película que más he disfrutado nunca. Lo compré antes de ver la película, y lógicamente no lo probé hasta que la hube visto. Las aventuras del amigo Jackman en su viaje solitario me convencieron bastante, así que cuando llegué a mi casa me dije “es hora de mutilar a unos cuantos enemigos con el amigo Lobezno”. Y fue poner el juego en la Ps3 y quedar alucinado. Es un juego clásico en su desarrollo, un avanza-mata bastante sencillo pero que es sorprendente en todos los aspectos, sobretodo en lo referente al combate. Es fiel al personaje, muy violento, divertido y sencillo de ejecutar, fácil de dominar y una vez controlado uno se siente una verdadera máquina de matar. Si el personaje está mejorado al máximo, esto sube al límite.

  

Además, es muy fiel a la película, y el jugador podrá protagonizar todas las escenas de la superproducción, desde la lucha con dientes de sable en el bar, a la batalla final en las alturas de la fábrica. Los combates con enemigos finales son espectaculares, como los de antes, con acciones extra a utilizar, como empotrar a los enemigos contra cosas (o clavar a Dientes de Sable en un poste), a destacar la lucha final, o la del supermercado. Lo dicho, un juego sorprendente, excelente en todos los sentidos, con un sistema de combate divertido y adulto, una historia fiel a la película y una duración aceptable siempre y cuando se quiera pasar en todos los modos de dificultad. 

 Saga Harry Potter (PlayStation, PlayStation 2 y PlayStation 3) 

Con sus más y sus menos, los juegos de Harry Potter plantean un modo de juego interesante para todo fan del joven mago. La primera parte, que salió en PsX, fue estupenda, así como la segunda, igualmente en PsX y ésta vez también en Ps2. Luego llegó el tercero, el mejor para mí, largo, variado y con un enorme castillo ha explorar a modo de Sandbox. Por desgracia, no sería hasta la quinta entrega que el castillo fuera exacto al de las películas, y aún  en éste tercer juego el colegio deja bastante que desear en lo referente a fidelidad cinematográfica. 

  

Luego apareció una cuarta parte un tanto distinta, ésta vez no había castillo a explorar libremente, sino fases de acción con posibilidad de cooperativo, una historia más o menos fiel y una duración mucho más ajustada. A mi me gustó, pero hubiera preferido, sin lugar a dudas, un juego de Harry Potter más Sandbox, como los anteriores. Luego llegó el quinto, una novedad con sus más y sus menos. El castillo al fin era igual al de la película, pero si digo igual es exactamente igual, un verdadero prodigio. Volvía la libertad de movimiento, y ésta vez todo tenía un toque más peliculero, con personajes muy parecidos a los actores reales, y una historia mucho más fiel. Pero el juego impedía mover la cámara, siendo entonces menos interactivo.

De todas formas, es para mí el segundo mejor juego de la saga, completo, largo, con extras y un modo de juego al fin como se deseaba. La sexta entrega es una extensión de la quinta, con un castillo mejor recreado (y con gráficos de última generación, hay que recordar que salió ya para las consolas Xbox360 y Ps3), unos personajes aún más parecidos, aunque con una duración y desarrollo un pelín menos interesantes, aunque se volvía a poder jugar al Quidditch, que no veíamos desde la segunda entrega. 

James Cameron’s Avatar: El Videojuego (PlayStation 3) 

Éste juego parece no haberle gustado a MERISTATION, pero a mí, y a otras publicaciones, si que me ha convencido. Aunque la historia no es muy interesante (se sitúa tres años antes de los sucesos de la película, así no veremos a Jake Sully ni en pintura), el modo de juego es sorprendente: podemos elegir entre dos facciones, los Na’vi, o la RDA, los seres humanos. Según quien elijamos la historia es diferente, completamente diferente, así como su género. Si escogemos RDA, el juego será un Shooter en tercera persona con variedad de armas, enemigos enormes (al rinoceronte es simplemente espectacular, y el Thanathor lo mismo) y algún que otro personaje de la película, como la piloto Trudy (Ana Lucía en Lost). Por otro lado, si escogemos a los Na’vi tendremos acción a lo beat’em’up en tercera persona, con armas cuerpo a cuerpo y enemigos por todas partes. Cada historia dura unas 15 horas de forma individual, con tranquilidad, es decir un total de treinta horas de juego. Nada mal, eh?

 

 Además, el jugador puede subir nivel, ya sea matando a enemigos, destruyendo Pandora si somos humanos o cumpliendo misiones. Subir de nivel implica obtener nuevas corazas que cambien nuestro aspecto, mejoras de armas y habilidades… Por si fuera poco está la Pandorapédia, una enciclopedia digital muy extensa en la que podremos leer información que hayamos desbloqueado (pulsando R2 y escaneando nuestro alrededor) previamente, desde animales de Pandora, a personajes, culturas, flora, etc. Además, se pueden conducir vehículos humanos, animales de los Na’vi, como los Ikran (una especie de pterodactyl) Los Pa’li (los caballos de seis patas) o el propio Thanathor, la criatura más peligrosa de Pandora a ras de suelo.  Y hablar de Avatar es hablar del mundo en que se desarrolla, simplemente genial, enorme, con un estilo Sandbox libre pero no del todo, fiel a la película, lleno de color y preciosismo, vivo, habitado por criaturas y humanos… Es simplemente espectacular, especialmente en determinados sitios, como cuando es de noche y todo brilla como fluorescentes, o en lugares más soleados. En definitiva, un juego notable que no ha sido tratado del todo bien y que merece ser probado al menos. Seguro que sorprende al más pintado.

  Spiderman 3 (PlayStation 3) 

Y en general los juegos de Spiderman, a partir de la segunda entrega, un ejemplo de cómo hacer un juego con el género más adecuado. El mejor para mí es Spiderman 3, para PlayStation 3. Gráficamente es espectacular, Manhattan está muy bien diseñada, es grande y coherente, realista y fiel a la ciudad real. El diseño del protagonista, tanto con un traje como con otro, es fiel y atractivo visualmente. Además, todos y cada unos de sus movimientos, tanto de combate como de balanceo o simplemente de correr son coherentes al personaje, y crean una inmersión en el jugador sin precedentes.

  

La historia sigue los pasos de la película pero incluye más enemigos, como el Lagarto, o Kraven El Cazador, con los que lucharemos en batallas espectaculares, tanto en la calle como en las cloacas de la ciudad, un submundo también enorme. Viajar por la ciudad con las redes, acudiendo a la ayuda de quien nos solicita, y sobretodo con esos estupendos gráficos es, cuanto menos, una delicia para los fans del superhéroe. Además, el juego está lleno de QTE muy bien implementados (para mí, incluso mejor que en los God of War), que nos muestran las capacidades físicas de Spiderman de una manera acertada y espectacular. Además, podías comprar al personaje de Nuevo Duende para ir por la ciudad libremente con su planeador, un modo distinto de jugar muy atractivo. Para resumir, Spiderman 3 es un juego que gustaría tanto a un fan como a un indeciso o a un detractor, simplemente porque es excelente, eso es innegable.  

 James Bond 007: Quantum of Solace (PlayStation 3) Basado en la última película del agente del MI6, y con el motor de Modern Warfare, el juego de Quantum of Solace es entretenido, rejugable y fiel al personaje. Es, sencillamente, un Shooter en primera persona muy parecido a Call of Duty, con muchas armas a utilizar, escenas de acción y tiroteos bien llevados. Más que una adaptación de Quantum of Solace, cuenta la historia de Casino Royale y algunos fragmentos de la segunda entrega. Eso no es algo que moleste, pero es curioso para quien espere tan solo una visión de la segunda parte.

   

Gráficamente no anda nada mal, al nivel de la primera parte de Modern Warfare, aunque claro, adaptado al mundo de Bond, con los escenarios de las películas. Un ejemplo de la fidelidad del juego hacia la película es la escena en la que Bond persigue a un sospechoso por una zona en obras, escalando un edificio en construcción. Esa parte es, simplemente, exacta a la de la película, hasta en el más mínimo detalle. Jugablemente tiene una novedad respecto a Call of Duty, y es que cuando el jugador se cubre, la cámara pasa de primera persona a colocarse detrás del hombro, como en Uncharted, pudiendo ver el modelo de Daniel Craig al disparar y apuntar.  

Wanted: Weapons of Fate 

Éste juego llegó tiempo después de la película, y es una continuación directa de ésta. Es decir, comienza exactamente donde termina el film. Muchos le achacaron negativamente su corta duración, y eso es cierto, aunque a mí no me lo pareció porque lo superé en todos los modos de dificultad (de nombres excéntricos, Nenaza, Asesino y The Killer). La principal baza del juego es su sistema de combate y cobertura. Al poder disparar balas curvas, de un modo muy sencillo, y poder cubrirte y descubrirte con fluidez, el ritmo de juego aumenta una barbaridad, y si eres un verdadero experto llegarás a darte cuenta de que es un baile, una coreografía de muerte espectacular como pocas.

   

En Wanted hay tiempos bala a miles, de todo tipo, desde la ya clásica bala curva, a la bala curva con explosión, o a pasar una de una cobertura a otra a cámara lenta mientras llenamos de plomo al enemigo. Gráficamente, aunque no era un portento, podía llamársele notable, así como a su historia, que sigue el hilo que dejó la película y nos plantea una pequeña aventura con el padre del protagonista y con el propio protagonista, claro está. La duración es el único punto negro del título, aunque para mí no lo fue tanto. Son cuatro intensas horas de tiroteos, y si lo superas en los tres modos de dificultad tienes doce horas de juego, y si buscas todos los extras (como desbloquear personajes con los que jugar la historia) dale unas tres horas más. Acaba por no ser tan poco, ¿no?    

El Increíble Hulk (PlayStation 3) 

Siguiendo el ejemplo que dejó Ultimate Destruction, y junto a la superproducción del superhéroe verde, Sega creó éste juego que, si bien es inferior a lo visto en Ultimate Destruction, logra ser divertido e interesante. El planteamiento es el mismo: eres Hulk, un colosal monstruo verdoso con un poder inimaginable que puede destruir toda la ciudad, literalmente, con sus grandes músculos.

El juego sigue la trama de la película con vídeos a la altura y con ramas de historias alternativas. Por desgracia ésta historias suelen ser más importantes que la de la película misma, y de Abominación sabremos bien poco hasta casi el final. Pero para redimirse han metido enemigos clásicos del cómic, personajes como Rick Jones o enemigos colosamente enormes como el robot de un solo ojo. La principal virtud de éste juego es la posibilidad de destruir todo el escenario, desde el suelo a árboles, e incluso edificios enteros. Todos se destruye con realismo (y un poco de predefinición, todo sea dicho), y resulta muy divertido sembrar el caos sin descanso, haciendo uso de tus poderes y habilidades de destrucción. Gráficamente cumple bastante, aunque la ciudad no está para nada tan bien hecha como la del citado Spiderman, es una buena y gran sala de destrucción para el personaje, que está muy bien diseñado, muy parecido al de la película y sorprendente en muchas ocasiones. Por desgracia hay bastante Popping, aunque en las distancias cortas es cumplidor, de sobras. Además, se pueden desbloquear personajes para jugar, como la mismísima Abominación.  

Conclusión

 Los juegos sobre películas no siempre son mediocres, algunos de ellos pueden resultar extremadamente gratificantes si se les da una oportunidad que en la mayoría de los casos se les niega. Juegos como el de Lobezno, el nuevo de Avatar o el de King Kong son buenos ejemplos de que se puede crear algo muy divertido partiendo de una base ya creada, y que el jugador puede reconocer con facilidad si ha visto la película.  

Claro que, gastarse setenta euros en juegos como Wanted, que duran muy poco, puede resultar algo difícil para un jugador medio, pero algo bueno de los juegos de películas es que bajan de precio pronto, y bajan mucho. Por ejemplo, puede encontrarse al juego de Iron Man por diez euros actualmente, o el de Terminator Salvation por veinte. Creo que vale la pena echarles el guante, porque puede que sean grandes joyas que recordemos siempre, más allá de su calidad, si logran hacernos sentir como los protagonistas de aquella cinta que tanto nos gustó.