Análisis Saints Row 2 (PlayStation 3)

 

 

Introducción 

Por todos es bien sabido que la imitación no está en absoluto bien vista en el mundo de los videojuegos. Aunque los desarrolladores siempre dirán que se sienten orgullosos de ser tomados como referencia, el público y la crítica siempre defenderán las ideas originales, y vapulearán (no en todos los casos, claro está) cualquier versión demasiado “basada” en una temática ya existente. Un ejemplo actual de ello es Dante’s Inferno. La obra de Visceral Games no esconde en ningún momento cual es su ejemplo a seguir, claramente el más famoso espartano de los videojuegos, Kratos, el protagonista de la saga de Sony Santa Mónica God of War.  

Como suele suceder, la aventura de Dante por el infierno fue recibida de manera dispar, algunos supieron apreciar su calidad como juego, pero otros no aceptaron su exagerado parecido con el Fantasma de Esparta, llevándose todo tipo de criticas, la mayor parte de ellas destructivas. Y esto sigue pasando, ya sea con el ya famoso PlayStation Move o el futuro Natal. ¿Pero qué sucede cuando la copia es superior a la obra original? ¿Cuando el “aprendiz no oficial”, por decirlo de alguna manera, es capaz de mejorar el contenido que ellos mismos no idearon? Éste es el caso, en mi opinión, de la creación de Volition, Saints Row 2. La primera entrega de Saints Row no fue mal recibida por la crítica, pero su enorme parecido con Grand Theft Auto no le pasó por alto a nadie, siendo duramente criticado y abucheado por los incondicionales de RockStar. Con le llegada de la segunda entrega, volvió de nuevo la polémica, sobretodo por la similitud de la fecha de salida de su gran rival, Grand Theft Auto IV.

  

Mientras que la última creación de RockStar arrasó allá por donde fue analizado (obtuvo un 10 y el calificativo de Obra Maestra en MeriStation), Saints Row 2 no obtuvo malas puntuaciones, pero en ningún momento superó con ellas a la mastodóntica monstruosidad digital protagonizada por Niko Bellic. Llegamos a éste punto, y tras haber superado los dos juegos en cuestión (que no la primera entrega de Saints Row), he de decir que me parece mucho mejor juego el creado por Volition. Me explico en los siguientes párrafos, en los cuales intentaré dar mi visión y mi crítica sobre éste juego, teniendo siempre presente GTAIV, a modo de comparativa.  

Historia 

La historia de Saints Row 2 es interesante y divertida. Somos “?????”. ¿Extraño, eh? No tanto si sabemos que somos nosotros mismos quienes creamos al físico de nuestro protagonista, que carecerá de nombre. En el primer Saints Row, el protagonista es traicionado y muere, al parecer, en una explosión sobre un Yate. De éste modo, los Saints, una de las bandas más importantes de la ciudad, cuyo líder somos nosotros, ve desaparecer a su jefazo. En ésta segunda parte despierta en el hospital de la prisión de alta seguridad de StillWater, la ciudad ficticia donde se sitúa la acción. Gracias a la ayuda de un preso fiel a la ya desaparecida banda Saints, consigue escapar de los guardias y regresar a la ciudad que antaño fue suya.  

Pero las cosas han cambiado mucho, y ya no queda nada de lo que fue su banda, salvo su gran amigo Johnny Gat y el recuerdo. Ahora los amos del barrio son las nuevas bandas; los Ronin, la Brotherhood, y los Sons of Samedi, que campan a sus anchas sin respeto alguno. De éste modo, el protagonista se dispondrá a retomar el poder que le ha sido arrebatado, formando de nuevo la banda Third Street Saints, alzándose como el líder y venciendo al resto de bandas. La historia de Saints Row 2 es entretenida, interesante y, lejos de lo que pueda parecer, querremos saber más y más. No seré más exacto en lo que sucede, pero si diré que habrá venganzas de todo tipo, sádicas pero merecidas, muertes sorprendentes, personajes característicos y divertidos, chulos hasta el extremo y algunos completamente disparatados.

  

La presentación del juego es sin duda digna de una superproducción de cine, aunque en ocasiones baje el listón. Los vídeos con los que se nos muestra la historia son peliculeros, divertidos en ocasiones, disparatados en otras, emocionantes, llenos de acción y disparos a lo Bruce Willis… Habrá de todo tipo, y siempre sabrán sorprendernos y picarnos la curiosidad para hacer la siguiente misión y descubrir “qué fue de aquel”. Comparando ya con Grand Theft Auto IV, hay que decir que aún con lo entretenida que supone la historia de Saints Row 2, no llega a superar a la seria y negra aventura de Niko Bellic en GTAIV, cuyos diálogos serán más profundos y en general más adultos que los de SR2. Es importante decir que no haber jugado a la primera entrega no quiere decir que no podamos disfrutar de la historia de ésta segunda. Yo mismo no he probado el Saints Row I, y aún así (a pesar de preguntarme en ocasiones de qué demonios hablan los personajes) he podido enterarme bien de todo lo que sucede.  

También cabe destacar la opción de crear la cara, la raza y escoger la voz de nuestro personaje. Esto es vital, ya que la aventura principal puede llegar a cambiar mucho, no en contenido, pero si en “sensación”. Podemos crear el clásico negro rapero, con su voz profunda y su pronunciación descuidada, y los vídeos cambiarán mucho estéticamente de si, por ejemplo en mi caso, creamos a un personaje caucásico con voz fina y siempre ofensiva y chulesca. Es algo curioso que ayuda a la rejugabilidad futura, ya que aunque lo que juguemos sea lo mismo, la sensación es completamente diferente.

  

Gráficos 

Y entramos en el peor apartado de la obra de Volition. Gráficamente Saints Row 2 es deficiente y muy atrasado a los tiempos que corren, en todos los sentidos. La ciudad de Stillwater resultará monótona, y aunque no llegará nunca a ser fea, si que sufre de cierta “sosez”, impidiendo en muchas ocasiones relacionar un lugar o decir “estoy exactamente en ésta calle”, porque todas son muy parecidas entre sí. Las texturas son realmente simples, algunas paredes nos las quedaremos mirando fijamente, no por su belleza, sino por su desvergonzada sencillez, casi parecerán haber sido pintadas con el Paint, y no desarrolladas por un equipo como Volition, que crearía poco después buenos juegos gráficamente como Red Faction Guerrilla. Saints Row 2 pasaría por un juego de PlayStation 2 de no ser por las animaciones de los personajes y en general la cantidad de cosas que hay en pantalla al mismo tiempo. Como viene siendo habitual en un Sandbox, tenemos Popping, pero muy poco llamativo, perfecto para evitar bajadas en la tasa de Frames, aspecto dentro del cual el videojuego se desenvuelve con bastante dignidad, siendo estable y robusto. 

  

El diseño de los coches es agradable, y algunos serán realmente obras de arte, aunque los gráficos no acompañen. Coches tuneados de todas las maneras, vehículos pútridos y viejos, desvalijados, lentos y humeantes, verdaderas bestias de la velocidad, motos al estilo Harley, e incluso coches gigantes que aplastan otros coches. De todo tipo, y variados, será agradable hacerse con ellos y utilizarlos. Una vez más, las comparaciones son odiosas, y los coches de Saints Row 2 poco o nada tienen que ver con las bellezas que podemos conducir en Grand Theft Auto IV, como el Banshee o el Comet. Aún con todo, son coches agradables y bien diseñados, variados, que es lo importante. Más o menos igual que los personajes, al menos los importantes, serán muy característicos y están muy mejorados respecto a los de la primera parte (que no hay más que ver un vídeo para notarlo).

 

Sin duda alguna, lo mejor (por no decir lo único bueno) del apartado gráfico de Saints Row 2 son las animaciones de los personajes en los vídeos. Se moverán con soltura, y sobretodo, pondrán caras de circunstancias y moverán la boca al son de las palabras. A destacar la del protagonista, cómo no, cuyas muecas estarán a la altura de los más grandes y le darán fluidez y espectacularidad a las escenas de vídeo. Que las animaciones de los personajes sean buenas no quiere decir que sus texturas lo sean, ya que algunas caras serán realmente simples, nada que ver con obras de arte del diseño como Uncharted 2, Heavy Rain o Final Fantasy XIII. En definitiva a éste apartado, el peor del título, podemos decir que Saints Row 2 es decepcionante en su apartado gráfico, menos en los vídeos de la historia, donde las animaciones faciales y de movimiento de los personajes protagonistas ayudan a la inmersión y al interés que se crea alrededor de las desventuras del jugador.  

Jugabilidad 

Éste apartado es, por el contrario, la principal baza de Saints Row 2, y lo que hace de él un juego excelente y muy recomendable. El juego toma muchas ideas prestadas de la saga Grand theft Auto, sobretodo su estilo “Sandbox”, en el que podremos viajar libremente por la ciudad, obviar la misión principal y dedicarnos a hacer misiones secundarias. Para empezar, podremos diseñar por completo a nuestro protagonista, desde su pelo, a su color de piel, a su cara, sus ojos, su complexión, su forma de moverse, de caminar, de pelear e incluso su voz. Tenemos total elección ya que el juego dispone de un grandísimo editor al nivel de Oblivion o Fallout 3. A parte de esto, podemos comprar ropa en las numerosas tiendas que hay repartidas por Stillwater, creando conjuntos, guardándolos, poniéndonos joyas, grabándonos tatuajes en la piel… Y si en algún momento no nos gusta nuestro físico, podemos ir al primer Centro de Operación Dermoestética para operarnos y editar al personaje de nuevo. La cantidad de opciones de personalización que tenemos será cuanto menos divertida de explotar, algo que haremos continuamente, y por lo que además obtendremos beneficio en forma de “Puntos de Estilo”, que nos ayudará a conseguir más “Respeto”, un punto importante que se explicará más adelante.

 

 

Pero no es solo en el físico del personaje donde tendremos posibilidades de editar, sino también en todo lo que le rodea. Podremos, por poner un ejemplo, cambiar su estilo de combate (desbloqueando los estilos antes, claro), desde capoeira a Karate, o quizá algo más callejero o Westler. Como somos el líder absoluto de nuestra banda, los Third Street Saints, podremos manipular sus costumbres. Por ejemplo, podremos vestir a nuestros pandilleros de gángsters, de raperos e incluso de Ninjas. Podremos escoger qué coches conducirán nuestros seguidores o qué lema utilizarán. Además, podremos comprar todo tipo de casas, muchas más de las que hay en Grand Theft Auto IV, y lo mejor de todo es que podremos manipularlas y mejorarlas hasta transformarlas en verdaderos paraísos, lo que nos dará muchos puntos de Estilo. Y es que ver como compras una verdadera basura mugrienta de apartamento, y lo transformas en un Loft moderno con un televisor de nosecuantas pulgadas y una barra de Streaptease es bastante placentero.

  

 Lo mismo sucede con los coches que nos encontramos o adquirimos, que podremos mejorar en todos los sentidos, tanto su rendimiento como su aspecto. Si bien el editor de coches no es muy profundo, si que lo será suficiente como para notar los cambios en los coches que manipulemos, tanto en su funcionamiento como, sobretodo, en su aspecto exterior. Resulta realmente placentero encontrar un verdadero bólido de carreras conduciendo por la ciudad, obtenerlo, llevarlo al taller mecánico (donde se hacen las mejoras a cambio de un módico precio) y mejorar su velocidad aún más. Habrá ciertos vehículos cuya velocidad será tal que nos será casi imposible controlarlos eficientemente. Por fortuna para quien se gaste parte de su dinero en éstas pesquisas, pueden estar tranquilos con sus nuevas adquisiciones porque, al contrario de en GTAIV, si “extraviamos” un vehículo de nuestra propiedad ya sea hundiéndolo en el mar o a base de explosiones, no lo perderemos del todo. Volverá a aparecer en nuestro ilimitado garaje, donde podremos guardar sin límites todos los coches que queramos, y donde volverán a aparecer tras su destrucción. 

 

Esto que puede parecer un detalle sin importancia es realmente relevante en la jugabilidad. En GTAIV no podíamos utilizar nuestros coches favoritos porque perderlos sería perderlos para siempre, ya que no volvían a aparecer en nuestra plaza de aparcamiento. ¡Aún recuerdo ese bellísimo y veloz Infernus que te dan en la historia, y que perdí a los poco más de cinco minutos saliéndome de la carretera y cayendo al agua del mar! Eso no sucede en Saints Row 2, ya que hagamos lo que hagamos con nuestros vehículos, volverán a nuestro garaje siempre y cuando los hayamos guardado previamente en alguna ocasión.  

Vista la capacidad del juego de personalización, su punto fuerte, es hora de hablar de su aspecto más jugable. Saints Row 2 es un Sandbox libre, y por ello podremos optar por hacer las misiones principales o no hacerlas y dedicarnos a realizar las secundarias. Hacer unas u otras nos ayudará a obtener “respeto”, el eje principal de nuestra capacidad para acometer misiones. Cuanto más respeto tengamos, más misiones secundarias podremos hacer, más miembros se unirán a nuestra banda (pudiendo solicitar su ayuda en los tiroteos) y de más bonificaciones. El “estilo”, que se obtiene al comprar casas o ropa, nos otorgará un por ciento extra de puntos de “respeto”, algo realmente interesante.

Las misiones de Saints Row 2 giran entorno a los tiroteos, y también a la conducción. Cabe decir que es distinto en éste sentido de GTAIV, que se centra más en las persecuciones sobre vehículos, dejando un tanto apartado el tema de los tiroteos. Todo lo contrario que la obra de Volition, que nos pondrá en mil y una situaciones, desde entrar en establecimientos y acabar con todo ser vivo, a luchas con espadas samurai, e incluso lanzar fuegos artificiales a nuestros perseguidores. Lo absurdo y lo exagerado serán los protagonistas de todas y cada una de las misiones de la historia principal, que serán variadas en su mayoría y lo bastante divertidas como para querer más y más. Las misiones nos llevarán, casi siempre, a molestar a otras bandas con actos vandálicos y demás parafernalia malvada, y será siempre entretenido ver como nuestros rivales se desesperan cada vez más en las escenas.

 

 El juego está lleno de tiroteos, sobretodo en ciertas misiones semiprincipales en las que asaltaremos fortalezas de bandas enemigas, y que se resolverán en su mayoría con un multitudinario tiroteo contra decenas de enemigos. Esto sería repetitivo de no ser por la extensa variedad de armas que podemos utilizar, desde rifles francotirador, a pistolas dobles, escopetas, fusiles de asalto, lanzallamas, granadas, motosierras… Normalmente dispararemos desde “la cintura”, pero podremos situar la cámara tras el hombro como el Resident Evil 4 y 5 o Uncharted 2, algo que será útil para aumentar el espectáculo y ser más precisos en nuestras acometidas. Vistas las misiones principales, las secundarias merecen un párrafo aparte por lo imaginativas que son. Las habrá de muchos tipos, y todas serán exageradas y graciosas.  

Podremos ser, por ejemplo, un policía que golpea a los viandantes poco éticos para ser grabado para un programa de televisión, o recoger prostitutas a modo de “chulos”, autodañarnos para engañar al seguro, hacer carreras, manchar las calles de literal mierda utilizando un camión séptico… La más entretenida, a mi parecer, es el club de lucha al que tendremos acceso. El sistema de combate físico no es muy profundo, pero mucho más que en cualquier otro Sandbox que yo haya probado. Podremos golpear con los gatillos, uno por cada brazo, coger objetos tales como sillas o barras de hierro, y una vez tengamos al rival en el suelo, rematarlo rompiéndole el cuello por medio de un sencillo QTE. Como ya se ha dicho, podemos variar nuestro estilo de combate, karateka, callejero, lucha libre… En cada misión secundaria habrá seis niveles a superar, a cada cual más difícil y retante, cuyas recompensas aumentarán. Lo mismo que la dificultad, que en ocasiones será demasiado alta, y que nos obligará poco a poco a dejar de lado determinadas misiones. Una lástima, aunque no llega a se un problema grave, ya que podremos disfrutar de la mayoría de ellas bastante antes de alcanzar cuotas de dificultad poco recomendables. El juego cuenta con un multijugador online y la posibilidad de superar la historia principal en modo cooperativo con un compañero en línea. Divertido.

 

 

Comparativamente hablando con GTAIV, en éste sentido Saints Row 2 es muchísimo, pero muchísimo mejor que la obra de Rockstar. No solo es más variado, sino que además cuenta con más cosas que hacer a parte de la historia principal, y además mucho más divertidas. Las opciones de personalización de SR2 no están en GTAIV, tampoco podremos controlar aviones en la última entrega de la saga de sandbox más famosa del mundo. Es inevitable pensar qué sería de Saints Row 2 con un apartado gráfico a la altura del Grand Theft Auto IV, que personalmente creo que posee la mejor ciudad virtual de videojuegos que se ha creado jamás. Una unión de los dos produciría, sin duda alguna, el mejor videojuego criminal estilo libre que existe. Desgraciadamente esto no ha sucedido aún, y por el momento podemos escoger entre uno y otro dependiendo de lo que busquemos. Saints Row 2 es divertido, frenético, exagerado y desternillante, largo a más no poder (cuarenta horas la historia principal si vamos lentamente, como un juego de rol), con grandes dosis de personalización y muchas más opciones jugables. Grand Theft Auto IV, por otra parte, es más rígido en el apartado jugable, más limitado en personalización, pero infinitamente superior gráficamente, y también argumentalmente. Una de cal y otra de arena para los que aprecian ante todo la diversión, o por otro lado los que prefieren belleza gráfica.

  Apartado Sonoro 

El sonido de Saints Row 2 es excelente. Como viene siendo habitual en los juegos del género, podemos escuchar la radio mientras estemos en el coche. Hay emisoras de todo tipo para complacer los gustos musicales de cada uno. No comenzaré a nombrar grupos y grupos, ya que hay muchas canciones, pero si es digna de comentar la opción que tenemos de crear nuestra propia emisora, comprando y colocando nuestras canciones preferidas en las tiendas de música de la ciudad. Por desgracia, y es algo que yo deseo fervientemente y que aún no ha podido implantarse, no tenemos la posibilidad de meter nuestras propias canciones dentro del juego, y crearnos nuestra emisora a gusto con la música que tengamos en nuestro ordenador. No ha habido juego aún que fuese capaz de lograr eso, y es una lástima porque escuchar justo la canción que quieres mientras conduces a toda velocidad por entre los coches es algo que no tendría precio.

 

 En cuanto a las voces, son excelentes, simplemente. Para el protagonista podemos escoger alguna de las que se nos ofrecen, y al menos ya que yo escogí cumplió con las expectativas. A destacar sobretodo la participación del actor Daniel Dae Kim (Jin, el personaje coreano de Perdidos), que le da voz a Johnny Gat, nuestro fiel compañero. Musicalmente hablando, el juego no cuenta prácticamente con pistas propias, lo que es algo normal en los sandbox al estilo Grand Theft Auto. 

Conclusiones 

Saints Row 2 es un juego excelente, acosado por su parecido con la saga Grand Theft Auto, pero que sabe hacer uso de sus ideas propias para darse personalidad. Es un juego de lo más extraño, que puede suponer una compra sin pretensiones y sin esperanzas, pero que gracias a ello logra convertirse en una obra excelente, agradable y a la que tomaremos cariño. No hay nada mejor en el mundo de los videojuegos que hacerse con uno a bajo precio, sin demasiadas esperanzas puestas en el, pero que resulta extremadamente divertido, largo y explosivo como acaba siendo éste Saints Row 2. Una compra completamente recomendada, y más al precio al que está en GAME (9,95 euros, aunque creo que descatalogado ya), que hará las delicias de los que probaron Grand Theft Auto IV y echaron a faltar un toque más “Gamberro”. Dicen que Saints Row 2 vivirá siempre a la sombra de la saga de Rockstar. Y yo digo, si la última entrega ha superado jugablemente a la última de GTA, ¿no será que la creación de Volition tiene alergia al sol y prefiere estar en la cómoda sombra de Grand Theft Auto?

 

 

 

 Lo Mejor 

-Historia interesante y muy cinematográfica en su presentación. 

 -Variado y extremadamente divertido, podremos hacer de todo y además servirá de algo, obtendremos bonificaciones por ello. 

 -Enormes posibilidades de personalización, tanto física como en lo referente a nuestra banda y a los coches. Saints Row 2 lo haces tú. 

 -Las misiones secundarias son alocadas, divertidísimas y algunas de ellas verdaderamente trabajadas, como las de combate.  

-El juego es largo. Superarlo (sin el 100%) puede llevarnos cuarenta horas. Tenerlo todo al máximo supondrá muchas más.  

-El apartado sonoro es excelente, con música variada  conocida, y con unas voces con talento, incluyendo la del famoso actor de Perdidos Daniel Dae Kim. 

 -¡Al fin un parking en el que no desaparecen los coches al ser destruidos! 

Lo Peor

 -Gráficamente es decepcionante y no cumple para nada con las expectativas de la Next-gen, aunque sus vídeos estén bien diseñados. 

-Aunque tiene ideas propias y supera a Grand Theft Auto IV, bien es cierto que no es muy original en su planteamiento.  

-La dificultad de algunas pruebas en sus niveles más altos puede ser desquiciante y nos llevará casi seguro a dejarlas de lago llegado el momento.