Volver a verte

 

Capítulo1: El sueño

Es precioso este paisaje, una puesta de sol de lo másbonito, sin calor ni gente, paseando mientras pienso cómo puede ser que algotan valioso como el agua la gente no lo valore. Esa brisa que me acaricia la piel y se me lleva este largo pelo, cierro losojos y disfruto del momento mágico, del único momento que me siento yo misma.El agua está algo fría, pero me gusta mientras ando descalza y notar que de vezen cuando el mar quiere jugar con mis pies y los tobillos.

Tengo los pies queni los noto, los tengo relajados y a la vez cansados de tanto andar, ya llevo ratocaminando, me siento en el suelo, sonrío al ver el horizonte pensando que lavida es maravillosa, relajarme escuchando las olas del mar es lo más parecido ami felicidad del día a día. Las gaviotas chillan enloquecidas al ver a su presasaltando entre olas pequeñas, unas se lanzan como flechas otras siguen dandovueltas contemplando a ver si encuentran algún pez más grande, otras navegantranquilamente dejándose guiar por las agua quietas de este mar. 

Echo los brazos hacia atrás con las piernasestiradas, da gusto estar así. Por alguna extraña razón siento que noto quealgo o alguien me está tocando, tal vez acariciándome la piel, ¿Quién o quéserá? Creía que no había nadie y que estaba totalmente sola, ¿qué hago me giroo no? El corazón me va a mil, casi se me sale del cuerpo,  me giro y me doy cuenta que es él.

-¿Cariño, qué haces aquí? Me has dado un susto demuerte.- mientras me levanto y el coge mi mano, me gustan esas manos suaves,este roce hace que me sonroje. No sé si habrá dado cuenta de ello…- Perdonacielo. Es que, estabas preciosa y tenía muchas ganas de atraparte entre misbrazos.- juega con un mechón de mi pelo. Me escabullo de sus brazos e intento levantarme y empezar a andar, peroél me lo impide, me coge de la muñeca acercándome hacia él, huele a rosasfrescas. Ahora que estoy con el oído en su pecho oigo como su corazón late confuerza, de tal manera que parece que se vaya a salir de su cuerpo.

-Leire, eres preciosa…- esta frase insignificante para algunos, pero  para mí  hace que micorazón acelere, que las ganas de estrecharme entre sus brazos y querer algomás, que me derrita…- te quiero.

Estas palabras, ese chico que me roba y  que se hace dueño de este corazón. Me quedosin saber que decir, sin respiración, lo miro con timidez; tal vez estasensación sea lo más normal, el hecho de quedarte sin palabras al oírlas.  Empieza a acercarme su cara poco a pocomirándome fijamente con sus ojos azules, esos que tanto me vuelven loca,únicamente los suyos; tan cristalinos como el agua. Siento que el corazónsaldrá del pecho de un momento u otro, tranquila… Respira fondo…

Piiiip piip pip!!! When loves takes oveeeeeeeeeer!!! … Yeaaaaaahhhh!- ahora no…ahora no. ¡ Maldito despertador! Estaba a punto de besarme, solo unos centímetros, qué digo, milímetros… ¡Vaya tela!

Juegos sucios