Capítulo 2: ¿Un día más o … diferente?

 

Capítulo 2: ¿Un día más o … diferente?

 Haciendo el menor ruido posible, me levanto de la cama,me voy medio dormida hacia al lavabo y de mal humor.  Madre mía, vaya cara que llevo, con un pocode agua fría y luego un vaso de leche caliente, y seré la reina del mundo,bueno a lo mejor tampoco tanto, pero sí seré y tendré esa filosofía de viviresta única y preciosa vida.  Cinco minutospara tomarme el vaso con calma, pensando en este día tan perfecto, con un solradiante, algo se me escapa pero no sé que es, seguro que en algún  momento lo sabré, nohay prisa.

Me doy cuenta que me tengo que espabilar o no me dará tiempo a hacer la cama y las cosas de casa, como por ejemplo: recojer la habitación, que la tengo patas arriba, dejarme las zapatillas de estar por casa en la entrada, también el bolso de esta tarde si salgo con las chicas o si me surje otra cosa, que no vaya con las prisas de siempre.  

Estoy lista para la aventura del día, esa de ir a clase, de ver a los compañeros, a las amigas, aprender más que nunca, pero supuestísimo, ver a la única persona que ha robado mi corazón : a Álvaro.

¡Ya es hora!

 – Mamá , me voy. Nos vemos esta noche. Acuérdate que hoy me voy con Gina y luego me iré a hacer un par de recados, tranquila que llevo dinero suficiente…- 

-¿Estás segura?- mi madre siempre igual de preucupada, no tiene remedio, hay cosas que no cambian…

Hablando de que hay cosas que no cambiarán, hoy veré aGina con un new look, no sé que se habrá hecho, pero siendo como es ella no mesorprenderá para nada, ¿qué, cómo es? Pues mira: alta, con un piercing en ellabio inferior, pelo rizado y largo, es muy guapa de cuerpo, esto último porqueme lo dijo hace un tiempo Federico quien está enamoradísimo de ella desde haceaño y medio. A ella también le gusta, pero no sé porque va con tantos rodeos enlugar de decirle lo que siente, supongo que será el miedo de que las cosascambien si no funciona, no puedo decir nada al respecto porque no he estado enese tipo de situaciones, al menos hasta ahora; no sé qué  haría yo en su lugar. Pero lo más seguro esque no haría sufrir a alguien de ese modo, sobre todo porque no se lo merece,no es un chico cualquiera, es nuestro mejor amigo; a quién lo conozco desde losocho años y ella lo conoce desde las trece o catorce no me acuerdo exactamente.

Se enamoró de ella a los pocos de conocerla, en menos dedos semanas estaba enamoradísimo, cuando me lo dijo me quedé de sin palabras,el hecho de que en tan poco tiempo sientas algo hacia otra persona sin apenasconocerla o haber hablado durante un período de tiempo corto es difícil decreérselo, ¿ pero porque no? Las puertas del corazón se habrán en el momentomenos inesperado y te hace ver ese paraíso, llenándote de vida,  dejando sin respiración tan solo verla. Oestar pensando cada instante de tu vida cuando estarás con él o ella, ése momentoque tiene que ser perfecto que nada haga perder esa magia que hay entrevosotros, que solo piensas que no sé termine nunca, que pides más y más,deseándolo al máximo; no como en mi sueño, que al final no nos pudimos besarporque el despertador sonó. Espero que al menos, que mis amigos no dejen laoportunidad de estar juntos, de compartir esa complicidad y química que hay;porque podría ser uno de los mayores errores que habrían hecho hasta ahora.