*Entre páginas*

Se me escapan vagos recuerdos, de cuando medicen las amigas los problemas que tienen o la cantidad de cosas que pasa anuestra edad, los adultos creen que son tonterías, pero no siempre es así, yaunque a veces crean que no tenemos necesidades, no es así, tal vez no las quetengan ellos. Hay veces, por no decir siempre, que quieren hacernos creer algoque ellos ya han vivido y nos lo quieren evitar, esa parte es la peor; porquetodos en el fondo tenemos que darnos el gran golpe y darnos cuenta que ese noes el camino adecuado. Pero si ellos, ya deciden por nosotros ¿sirve dealgo?… pienso y creo que toda historia tiene su inicio y su fin, a veces seadelanta, otras buscamos la solución de matarnos,  de no dar otra oportunidad a esta vida únicay preciosa.

 

Yo también he tenido mis problemas, mishistorias, mis engaños como cualquier ser, y no porque sea adoptada me voy acomportar diferente, todo lo contrario, haré lo mismo o parecido a cualquieraotra persona nacida en este país; guste o no, pero es así; no quito importanciaal hecho que los padres sufren por nosotros, claro           que sí, pero así es la vida, cuanto más prohibiciones másnegaciones, más ganas tiene un adolescente en hacer aquello que tanto le dicenun no.

 

Hubo momentos de mi vida, que quería tantasrespuestas a mis porqués, pero a la gran parte de ellas no obtuve. Esa época enla que no sabía lo que quería, ni qué hacer, no sabía ni lo que quería de mi,llegué a pensar en tantas  cosas, sindecir que llegué a pensar tantas cosas malas de mi vida…Si realmente, hubierallegado a pensar en suicidarme, no hubiera vivido todas estas experiencias, sinadentrarme que la vida me ha dado mil y una oportunidades para darme cuenta;que solo nosotros decidimos lo que queremos, el modo y/o como la vivimos. Y esque, al fin y al cabo, cada uno de nosotros somos los protagonistas, guionistasde nuestra historia, de nuestro libro.

 

 //2.bp.blogspot.com/_AVMBNhJDbiE/TUAzN8d8HHI/AAAAAAAAACo/Tcqm1vEQQRs/s1600/reflexion.jpg