Desesperación

 

¡Cuánto tiempo! Hace un par de semanas que no he colgado nada, ya que he estado bastante liada con los estudios, la pareja y la familia. Me roban mucho el tiempo, disculpad mi ausencia durante este tiempo.

 Con este breve inicio os dejo aquí un pequeño relato, a ver que os parece:

   //4.bp.blogspot.com/-eDoKzgGh-II/TiwdsAM-lOI/AAAAAAAABHA/jsMjoYESVBc/s200/desesperacion.jpg

 Una familia de lo más corrient, padres y un par de hijos, una adolescente de 18 y el pequeño de 12 años, respectivamente. Todos creen que estar más unida que nunca, que no hay favoritismo, que hablan de todo delante de los cuatro sin temor a nada, pero ¿ realmente es así o la mera imagen que se muestra ante los demás? Tal vez hubo ese tiempo, en el que habían más grandes acontecimientos que actualmente y por alguna extraña razón se esfumó como la magia…

 La mayor de los dos hermanos, esta a punto de dejar la niñez, ese mundo en el que todo es tan fácil, en el que hacía aquello que sus padres le decían  y ella lo cumplía al pie de la letra, sin discutir ni rechistar, hasta que un año se revolucionó, nada le importaba ni los estudios, ni la familia ( con quién empezó a tener problemas por varias razones); comenzó su doble vida: amistades peligrosas,  padres estrictos ( más de la cuenta), amores que vienen y van, un mundo como cualquier otra chica de su edad, no había nadie más que le pudiera entender que sus amigas del alma, sus mejores amigas, sus hermanas; ellas que la ayudaban, la escuchaban en todo sus momentos; y aún así no era suficiente.

 Con el tiempo pudo arreglar y zanjar algún que otro tema gracias a su tozudez, de hablarles con firmez, aunque solo lo consiguió para ése verano maravilloso, lleno de grandes momentos; donde la sonrisa era su mejor aliado y secreto, el amor. 

Cada vez faltaba menos para su cumpleaños de los dieciocho, la rígidez,el carácter duro  y estricto de sus superiores aumentaban con frecuencia, ella una chica enamorada de la vida y de su chico, a quién le quería con locura, se sentía más presionera. Como un pájaro encerrado en una jaula enseñándole a volar, abriendo esas alas que ayudan a volar, a sentir el aire en cada parte y músculo del cuerpo, sin decir que sea libre. Quizás por miedo a perderla, temor  que pruebe esa tentación y no vuelva, quizás porque aún la ven como un bebé, esa niña pequeña indefensa…

Pero no entienden que estaban haciendo más daño que otra cosa, que en el momento menos inesperado desaparecerá y se den cuenta lo que han hecho hasta entonces.

 A solas con su corazón roto, llora por una nostalgia y una libertad que no tiene, esos fines de semana llenos de amor y cariño con su chico, de despertarse a su lado una mañana abrazada junto a él y verle la sonrisa que le conquistó un noche… Ahora, desolada en su habitación, rezando en busca de una solución a su laberinto de de la desesperación, escribe para desahogarse, a pesar del oficimiento de su novio, no quiere que él piense que es una chica llena de problemas familiares o ajenos, ¿ a qué tiene miedo?

¿Dónde esta esa chica que sonreía cada mañana, que por sus amigos y su familia hubiera echo cualquier cosa…? 

 //unajovenenapuros.files.wordpress.com/2010/01/desesperacion1.jpg