Continuará…

 

La verdad es que, con esa edad unono tiene dos dedos de frente, pues lo único que se piensa es pasárselo bien,ligar mucho y sin duda alguna, quererse creer que es mayor, empezar afumar,  “pillar” unas borracheras de lasmil para luego ir vomitando  por lacalle, mientras los demás se te quedan mirando con cara de pena, pensando dequé manera te estás destrozando los hígados, y tu vida. Pues con el tiempo,pasa factura si no llegas a dejarlo y/o controlar ese tema. Tal como habíamencionado anteriormente, son cosas que uno se da cuenta cuando ya ha pasadopor ello,  miras tu alrededor con otrosojos.

También es la edad en que, comotodos nosotros sabemos, están llenas de dudas, problemas, líos, etc. Respecto alos problemas, para los adultos son tonterías de críos, para ellos es un grantormento en el qué nadie les hace caso, pero… ¿Por qué os estoy dando estalata, por favor?  Todos leemos esasrevistas en las que nos explica, esa etapa de la vida, informándonos con pelosy señales, de qué se trata, el por qué y qué se debería de hacer en esasituación. Aunque, luego los personajes hacen lo que quieren, después de darlesla razón como a los tontos. Por ejemplo, cuando los adultos conversan entreamigos, familiares o conocidos de temas niños, se dan la razón entre sí y encuanto llegan a sus casas los ponen más verdes que un tomate en estado demadurez.

No defiendo la actitud que tienenlos críos de esa edad pero tampoco me pongo a favor de los adultos, ellos también han pasado por ello.

-¡Qué  paaaaaaaaaaaasaaaaaaaaaa neeeeeeeeng! Que te estánllamando nen, pillalo ¡neeeeeeeeeeen!- adiós al silencio de esta preciosa tarde,nunca me acuerdo de ponerlo en silencio para poder disfrutar tranquilamente deestos momentos de reflexión y filosofía.

 PD: A medida que vaya avanzando, los iré colgando aquí para que podais leerlos y opinar sobre ello, siempre va bien, opiniones de tod@s vosotr@s

¡ Un Saludo! 

By Priincesa