Continuación de «Por vos mi bella dama!»

¡Cuán fue mi señora!

pues su amor es un vuelco en mi corazón 

su sonrisa, la esperanza de nuestro amor 

espararé la eternidad para volver a verla 

susurraré amaneceres y atardaceres a su oído 

dulces y sagradas palabras a la luz de las estrellas 

cúan saben si las oyeran los ángeles

pues de sus alas, una flácida y transparente pluma 

caería encima de vos 

vuestro corazón volcaría de amor y ternura

mas las tinieblas querrían volver a llevársela, 

pues su hermosura, es la tentación de cualquier pecador

necio, princio, caballero…

su pelo largo y negro como el cielo

bailaría al son del viento que acariciaría su piel dorada

mi señora… 

 

 

 

//media-cache-ec4.pinimg.com/192x/7b/ff/e0/7bffe02ddb39f4da921d21ad00b1a83a.jpg
By Priincesa