Análisis: Retro City Rampage.

Osom.
Retro City Rampage (RCR para ahorrar teclas a partir de ahora) es una de las mayores sorpresas descargables que he tenido el placer de jugar. Creado casi exclusivamente por alguien con un nombre tan jodidamente molon como Bryan Provinciano, RCR se proclama como el homenaje mas divertido que he probado en mucho tiempo.
¿Y a que homenajea?: Pues ufffff, empecemos con un poco de historia.
Estaría el señor Provinciano delante de su ordenador picando códigos y demás chuminadas técnicas cuando de repente se le ocurrió hacer una especie de demake del Grand Theft Auto III muy en plan de porque sí, porque los pixeles molan y todos tienen que saberlo. Seguiría picando códigos y de repente otra bombilla sale de la cabeza de este genio y se dice a si mismo:
-¿Por qué coño tengo que rendir tributo únicamente a GTA?
Y a partir de aquí surge la magia, surge la ilusión, surge Nintendo y otras cosas bonitas y es entonces cuando Provinciano decide homenajear a toda la cultura que de verdad importa desde los 80.
RCR es un Sand Box que no solo hace referencias a videojuegos viejunos, si no también a series, peliculas, libros y todo aderezado con un sentido del humor bastante directo.
Y ojo, no solo se limita a que salga un monigote que se parezca a Mario Bros si no que también emula la jugabilidad a su manera de muchos clásicos de la industria videojueguil. RCR por unos momentos es un shooter de coberturas cutrillos, luego se convierte en el frogger, después es un Smash TV, un Metal Gear, etc. y es que la campaña principal de RCR es variadisima con situaciones que incluso sirven como critica a los juegos de ahora como cierto momento en el que deberemos seguir a cierto tipo sin que nos descubran al éstilo de cualquier misión relleno de muchos Sand Box solo que aquí deberemos estar continuamente bebiendo cafe para no aburrirnos.
También tenemos en forma de secundarias los desafíos de arcadia que se presentan como masacres en las que habra que matar a civiles de formas tan awesomizantes como prenderte fuego e ir extendiendolo por la ciudad.
La ciudad de RCR es pequeña pero densa haciendo que ir de un punto a otro no se convierta en un suplicio pudiendo recurrir a vehículos o power ups como un traje de Tanuki (el mapache volador del Mario Bros) para desplazarse por ella visitando peluquerías, tiendas de sombreros, tuberías de fontanero que esconden secretillos curiosos o incluso unas recreativas con minijuegos protagonizados por Meat Boy o el bicho de Bit Trip Runner.
En general el juego no es ni muy largo ni muy corto pero es altamente rejugable gracias a la existencia del modo turbo (todo va a el doble de velocidad) o el modo libre en el que podemos sembrar el caos libremente por la ciudad con algunos personajes desbloqueables que seguramente ya conoscáis de otros juegos.
Gráficamente el juego tiene un éstilo basado en los pixelacos bien gordos como otros indies de estos, pero lo que hace grande a RCR es el ser un easter egg gigante. Es flipante ir conduciendo por la ciudad y reconocer muchas localizaciones como las colinas de Green Hill o carteles publicitarios en forma de parodia y lo mejor de todo es que probablemente moriréis sin pillar todas las referencias.
También es super personalizable pudiendo elegir filtros de color para que pase de verse como un juego de la game boy ladrillo a uno de la virtual boy aparte de los marcos que rodean la pantalla.
La música es bestial y te mete de lleno en la atmósfera clásica del juego existiendo radios que pasan de la música machacona a temas mas alegres y todos ellas suelen ser superpegadizas.
Pasando ya a las conclusiones simplemente quiero términar diciendo que RCR es la puta ostia en vinagre. Puede que haga trampa en el sentido de que se vale mucho del homenaje pero también es un juego supervariado y que no llega a cansar gracias al ritmo tan rápido que tiene y su sentido del humor simple pero efectivo. El juego derrocha cáriño por todos los pixeles y aunque la mayoría de elementos que coge son prestados es en las maneras de presentarlos donde RCR se gana su propia personalidad. 
Le voy a dar un señor:
8´5

Deus Ex: Human Revolution, The Missing Link

Antes de realizar este humilde análisis simplemente quería decir que a el tío de Meristation que tuvo los cojones de decir que se han añadido nuevos poderes en este DLC debería caerse la cara de la vergüenza ya que como podréis imaginaros no es así.
Una vez terminada la crítica (que no servirá de nada porque el análisis seguirá igual) me dispongo a comenzar.
The Missing Link (el eslabón pérdido para los que entendemos de esto) se puede resumir simplemente a un nivel mas de Deus Ex Human Revolution  y punto. No se han añadido nuevos poderes, armas ni nada por el éstilo. Simplemente es una oportunidad para seguir disfrutando de Deus Ex ya que encima no se mete dentro de la propia historia principal si no que es una especie de misión independiente a la que hay que acceder mediante el menu.
Los sucesos de este DLC cubren una parte de la historia original que quedo algo difusa y en ellos veremos como Adam Jensem acaba hecho una mierda sin aumentos ni nada dentro de un barco del amor petado de mercenarios. A partir de este punto de salida tendremos que tomar el control de un Jensem reseteado, averiguar que cojones esta pasando, y patear el culo al malo.
Al principio la cosa será como dijé: Adam sin aumentos teniendo que esquivar a todos los guardias como la opción mas recomendable pero no tardaremos demasiado en hacernos otra vez con nuestras mejoras y a partir de ahí la cosa ya será como siempre.
Los niveles están muy conseguidos y en general permiten que sea satisfactorio pasarte el juego de la forma que tu quieras aparte de un par de secundarias las cuales hay una que me encontre de pura casualidad pero estaba escondilla.
También vuelven las desiciones ni tan blancas ni tan negras aunque debido a la duración del DLC (4 a 8 horas dependiendo de tu forma de jugar) sus consecuencias son mas inmediatas y directas.
En general es un DLC bastante ameno y rejugable debido su corta duración pero formas de superarlo. Aporta información interesante sobre el jefe final del juego y de hecho al terminar el DLC da la sensación de que quieren abrir hueco para una secuela de Human Revolution por lo cualo si eres fan del juego lo recomiendo bastante.
Hasta otra corazones.