Advent Children, bonito por fuera, vacio por dentro

 

Por y para fans. Esta es la excusa para justificar una buena puntuación o una buena nota para el Advent Children. Porque digamos la verdad, muchos nos emocionamos con la idea de una película sobre final fantasy 7. Usando la palabra de moda últimamente, Advent Children provoco un Hype masivo en las masas. Y yo, fui uno de los afectados.

Pero bueno el mundo sigue. Y hay que dejarse de tonterías. Porque la gran idea que tuvo Square con el Final Fantasy Compilation al final ha sido un fracaso absoluto. Y la joya de la corona de tal fracaso es la película Advent Children.

Nos bombardearon con imágenes espectaculares. Con trailers que nos quitaban el hipo, especialmente uno de los primeros en los que había una pelea entre Cloud y Sephirot que no correspondía a la película. Nos poseyó la ilusión de poder ver a nuestros héroes con unos gráficos espectaculares. Peleas imposibles y coreografías que nos dejaran pasmados.

 

 

Y al final, todo se ha quedado en una película argumentalmente mala en la que hay peleas imposibles y coreografías. Poco importa que se hayan cargado completamente la incertidumbre y el ejercicio de imaginación que cada uno podía tener tras el final del juego. Del que por cierto creo que fue uno de los grandes aciertos que tuvieron.
 
No, mejor hacer una película que explique que paso, y que sirva de enlace para esa secuela inmunda que es Dirge Of Cerberus. Y si tienes que hacer una secuela, hazla bien. No esto. Porque si algo se tenia que esperar de esta película, era una historia de verdad. Haz algo que te mantenga interesado y que te haga preguntarte como demonios se va a solucionar. Haz algo que te mantenga en tensión.

Pero al igual que muchos juegos, aquí se han esforzado mas en que todo quede bonito que en una trama que te mantenga en vilo. Y preparaos porque ahora os destripo toda la película.

Porque nos encontramos de repente con una enfermedad llamada geoestigma, que no sabemos exactamente que hace ni de donde ha salido, pero que es mala como el diablo. Vemos como tres personajes atacan a Cloud mientras va con su moto, para delirio de los fans. Y podemos observar como estos tres tipejos, tienen rasgos en común con Sephirot, el verdadero enemigo que todos queríamos ver. Pero hay un problema con estos enemigos, y es que ni dan miedo, ni respeto ni nada que pueda transmitir peligro.
Así que tras una pequeñita escena de acción para comernos un autentico tostón de información inútil, sabemos unas cuantas cositas. Cloud esta depre porque no ha podido salvar a Aeris ni al mundo. Hasta ahí todo correcto, si no fuera porque el mundo se salvo.

 

 

 

 

Nuestra querida Tifa se encarga de un negocio de mensajera (Suponemos que Cloud será el mensajero) y de cuidar a Marlene. Hay que añadir que es a la que mejor le ha sentado el paso a este nuevo look y se ve muy bien agraciada. De Barret solo sabemos que esta en una mina, y de los demás integrantes del grupo mejor no preguntar.
Los turcos siguen por ahi haciendo de las suyas. Supuestamente deberíamos intrigarnos por lo que hacen pero poco importa. Al menos, Reno es un tipo simpaticón, y aunque se le vea un poco mas patoso que de costumbre, sus conversaciones con Rude son de lo mejorcito. Y los tres malos pues son tres seguidores se Sephirot (por decir algo) que buscan lo que queda de Jenova para volver ha hacer la "reunión".

 

Básicamente, para que os hagáis una idea de lo importantes que son todos los protagonistas, Cloud acapara un 70% de las intervenciones, Tifa un 10%, la pobre Aeris un 5%, y el resto del grupo a repartir con el 15% restante. Y aquí os vuelvo a recordar que la película es para los fans eh? Esta claro que esto es lo que queríamos.

La historia (je je je) va avanzando y vemos un combate de Tifa junto a uno de los clones, en la iglesia donde solía estar Aeris y donde ahora reside el apenado Cloud, enfermo del Geoestigma también. La pelea, que es gratuita no lleva a nada y aporta argumentalmente lo mismo que yo aporto a la asociación del rifle, nada. Pero ya que el tipejo esta ahí, se lleva a Marlene.

 

 

Y al volver Cloud, debe cumplir con su deber de héroe después de sufrir un poco por culpa de su Geoestigma. Asi que se dirige a la ciudad de los ancianos mientras vemos que el líder de los tres clones o seguidores hace que el  agua cambie de color. ¿La razón? Dominarlos, hipnotizarlos, dejarlos atontados… no importa porque solo es una forma de hacer tiempo para la siguiente escena, que es de una peleita del tigre de midgar contra los tres sectarios.

Así que después de un rescate por parte de Vincent, y de unas palabritas para que Cloud despierte de su aparente muerte emocional y mental, ya que hasta ahora parecía un robot, nos dirigimos a midgar para lo que Square quería mostrarnos en realidad. Porque todo esta preparado para este momento. Para la lucha contra Bahamut,por fin, con la ayuda de tus compañeros. Para la persecución con las motos y para el colofón final y clímax que debiera ser la lucha contra Sephirot.

 

 

 

Para eso podrían haber hecho algo mas sencillito digo yo. Algo que pudieran comprender mejor aquellos que no han jugado a este juego, porque hay que recordar que el mundo no empieza con Final Fantasy 7. Algo que podria ser algo mas agradable para los fans del juego también hubiera estado bien. Pero han fracasado intentando plasmar la grandeza del juego en la película con una subtrama bien flojita que en el juego aun podría haber dado juego. Ya que al final, el problema del Geoestigma se soluciona gracias a que… Bah, no queréis saberlo en realidad. Después de la pelea contra Sephirot no importa ya mucho la película. Entre otras porque tal y como aparece, básicamente por la cara, desaparece ( y con una ala )

 

 

Pero da igual, ya que lo importante es que esta hecha para los fans y los fans perdonamos todo. Pero yo como fan, me siento bastante estafado por esta película. Porque me cuesta creer que una compañía que suele hacer historias interesantes como mínimo, aquí se basa únicamente como medio para llegar a los enfrentamientos.

Y es que hay que tener en cuenta una cosa muy importante. Advent Children, como película no cumple. Ya no como adaptación o como historia para que los fans puedan especular sobre el cansino tema del remake, o incluso para saber que pasa. Como película para alguien que no tenga ni idea no cumple. Y para un fan, la verdad es que tampoco. La única diferencia son las sonrisillas que nos echamos al ver a los personajes otra vez. Pero eso no es suficiente.

¿Y que queda? Impresionantes imágenes en movimiento y recreaciones espectaculares para dejarnos con la boca abierta si que hay. Pero lo que es una historia, un autentico motor que nos enganche no. Y me extraña, que un juego como el final 7 que aun se mantiene como el mejor para mucha gente haya conseguido embaucar a tantos fans. O puede que precisamente ese sea el problema. Que los fans se comen lo que sea muchas veces y se dejan llevar por el querido Hype Continuous.

 

 

Por ello, la película puede gustar como puede llegar a gustarte una película típica de artes marciales con una historia que no vale un pimiento, pero que todos tienen asumido y bien claro que van a ver una película de ostias. Pero de ahí a decir que es una buena película o incluso ponerle un 10 hay un mundo. Y ese mundo es tan grande como el que crearon para el juego. Por eso no es una película buena.

Por eso mi nota como película es un 5.
Y mi nota como fan, sigue siendo un 5,5, porque las sonrisillas al ver a Cid y a los demás las tuve.